Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10: Montreal: Quartier Latin, Vieux Port, Place Jacques Cartier y Place d’Armes

Tras la rutina habitual, comenzamos un nuevo día, el último en Canadá, y por ende en Montreal. Nos dirigimos al metro y esta vez sacamos un billete diario, para aprovechar al máximo el tiempo.

Comenzamos en el Quartier Latin o Barrio Latino, donde se halla la Universidad de Quebec en Montreal (también conocida como UQAM) y el Cegep del Viejo Montreal, dos reconocidas instituciones académicas. El barrio recibe este nombre copiando el homónimo de París, donde en el siglo XVIII residían los estudiantes universitarios. Había ajetreo en sus calles, aunque realmente el ambiente se vive sobre todo por la noche, gracias a su oferta cultural y de ocio.

Destaca el edificio de la BAnQ Grande Bibliothèque, con su fachada cubierta de láminas de vidrio escarchado. Cuenta con 33.000 metros cuadrados distribuidos en 6 niveles en los que alberga una colección de más de 4 millones de documentos entre libros y contenido audiovisual.

El nivel -1 está dedicado a niños y jóvenes con eventos, exposiciones y bibliografía infantil; el nivel 0 es el área de actualidad y novedades con periódicos y revistas recientes y en el nivel 1 se puede encontrar una extensa colección de comics de los superhéroes más conocidos. El nivel 2 alberga temáticas más serias como economía, negocios, ciencia y tecnología y el 3 historia, ciencias humanas y sociales. Finalmente el 4 está destinado a música y películas. Cada semana la Grande Bibliothèque Montreal ofrece un buen calendario de eventos culturales, exposiciones, conferencias, talleres, lecturas públicas y espectáculos.

Dejamos atrás el barrio universitario y pusimos rumbo a la parte más antigua de la ciudad, al Vieux Montreal, situado a orillas del río Sant Laurent. En la Rue Saint Antoine nos encontramos con la Gare Viger, que recuerda bastante al Château Frontenac y a la Gare du Palais en Quebec.

En 1896 la antigua estación de Dalhousie se había quedado pequeña, por lo que se empezó a construir una nueva cerca de lo que entonces era el centro de Montreal (cerca del distrito financiero, del ayuntamiento, del puerto y del juzgado). Fue diseñada por Bruce Price para la Canadian Pacific Railway en estilo castillo. El alcalde de aquel momento pretendía que hubiera un lugar de referencia para las élites francocanadienses que rivalizara con el Hotel Windsor, donde se alojaban los angloparlantes. Así, en los niveles inferiores se proyectó la estación, mientras que los pisos superiores quedaban reservados para un lujoso hotel. Fue inaugurada en 1897 y comenzó a funcionar un año más tarde.

Cuando en la década de los años 30 llegó la depresión económica y además el núcleo comercial de Montreal se mudó al noroeste, el hotel acabó cerrando. Fue alquilado por el gobierno de Canadá desde 1939 hasta 1950. Un año más tarde la estación de tren también cerró y el edificio al completo se vendió a la ciudad de Montreal, quien lo reformó como espacio de oficinas, convirtiéndose en el Édifice Jacques-Viger, en honor al primer alcalde de la ciudad. En 2005 pasó a manos privadas.

Seguimos nuestra ruta hasta dar con agua. A lo largo de 2 kilómetros se extiende el Vieux Port, uno de los puertos antiguos mejor valorados del mundo.

Fue construido en el siglo XVIII y alcanzó su apogeo en el XIX gracias a la Revolución Industrial. Antes de que se construyeran los puentes de la autopista, los pescadores y granjeros tenían que transportar sus mercancías en barco. Llegaban al Muelle Victoria (ahora conocido como Muelle de la Torre del Reloj) donde plantaban sus puestos y vendían sus productos en los mercados públicos. A medida que las actividades portuarias se trasladaron al nuevo puerto, este cayó en declive. No obstante, se conservó como lugar histórico y turístico.

Hoy es una zona de ocio que recibe más de 6 millones de visitantes al año. En ella se puede pasear, montar en bici, comer algo en un puesto callejero o food truck, subir a la noria, tirarse en tirolina…

Hay actividades en cualquier estación del año. Nosotros sin embargo nos lo encontramos muy tranquilo porque aún era muy pronto.

La entrada al puerto queda enmarcada por un campanario de 45 metros de alto, la Torre del Reloj, erigida en 1922 en memoria de los marineros canadienses que murieron en la I Guerra Mundial. El reloj es una réplica del del Big Ben.

Restaurada en 1984, abre en primavera y verano y permite una panorámica del río y del parque de atracciones próximo.

Frente al puerto se erige la Notre-Dame-de-Bon-Secours, una de las iglesias más antiguas de Montreal. Data de 1771 y fue construida sobre las ruinas de una capilla anterior.

Fue fundada por Marguerite-Bourgeoys, la primera maestra en la colonia de Ville-Marie y fundadora de la Congregación de Notre Dame. En la actualidad la iglesia alberga un museo dedicado a esta mujer santificada en 1982. Sus restos mortales también descansan en su interior.

Dada su ubicación no es de extrañar que en el siglo XIX se convirtiera en lugar de peregrinación para los marineros que llegaban al puerto y que sea conocida como la Iglesia de los Marineros. La estatua de la virgen que corona la iglesia mira al agua y recibe a los recién llegados con los brazos alzados.

La Rue Bonsecours separa la iglesia del Marché Bonsecours.

Este edificio neoclásico inspirado en la Aduana de Dublín y coronado con una cúpula plateada fue construido entre 1844 y 1847, y aunque se inauguró en 1847, realmente los trabajos en el interior no se completaron hasta 1852. Desde sus inicios fue concebido como mercado local, aunque excepcionalmente acogió sesión plenaria en 1849 cuando el Parlamento fue incendiado. Además, desde 1852 hasta 1878 cuando se construyó el Ayuntamiento en la calle Notre Dame, el mercado albergó la alcaldía de Montreal.

Hasta 1963 funcionó como mercado local, momento en que se planteó su demolición. Sin embargo, consiguió replantearse y fue convertido en un espacio polivalente. Hoy alberga un mercado distribuido en cuatro niveles en los que podemos encontrar tiendas con productos locales, todo hecho por artesanos de Montreal, tanto las joyas, como la ropa y la artesanía. También alberga dos galerías de arte, salas para eventos y restaurantes.

Abre a las 10 y cuando llegamos, estaban aún abriendo los cierres, por lo que no había mucho movimiento y pudimos dar un paseo tranquilamente observando artesanía canadiense.

Aunque había objetos muy interesantes, al final salimos con las manos vacías y seguimos con nuestro paseo por el casco histórico de la ciudad. La Rue Saint Paul es la principal arteria y nos conduce a una de las plazas más importantes de Montreal, la Place Jacques Cartier.

Es el auténtico centro del viejo Montreal. Fue aquí donde en 1723 Philippe de Rigaud, Marqués de Vaudreuil, se construyó un palacio. Este se incendió en 1803 y fue entonces cuando se decidió convertir el espacio en plaza pública. En aquel momento se conocía como la Plaza del Nuevo Mercado; no sería hasta 1847 cuando se le cambió el nombre por el explorador Cartier.

En el centro destaca la columna en honor a Horatio Nelson, erigida en 1809. En el momento en que se colocó, este emplazamiento era uno de los lugares civiles más importantes de Montreal. Consiste en una base cuadrangular desde la que se levanta una columna de estilo dórico. Inspirada en la columna de Trajano en Roma, en las caras de la base están representadas las batallas y hazañas del almirante. Queda coronada por la figura de Nelson vestido con su uniforme y todas las insignias con las que fue condecorado.

Este monumento de 35 metros de alto no solo fue colocada 33 años antes que la londinense, sino que además ostenta el título de monumento público más antiguo de Montreal. No obstante, la que vemos hoy en día es una copia, pues la original se retiró en 1997 para evitar que se deteriorara por el clima. Imagino que con la nieve la piedra acabará erosionándose bastante.

Otra estatua, más reciente, pues es de este siglo, es la de Jean Drapeau, abogado y político. Fue alcalde de Montreal entre 1954 y 1957. Tras formar en 1960 el Partido Cívico, fue reelegido y se mantuvo en el cargo hasta 1986. Drapeau modernizó la administración municipal, mejoró las infraestructuras, gestionó la Expo de 1967 y los Juegos Olímpicos de 1976. Y endeudó a la ciudad

La estatua simboliza al alcalde dirigiéndose a los electores con los brazos y manos acompañando el discurso.

La plaza Jacques Cartier tiene mucha vida. En verano se vuelve peatonal y en invierno se llena de árboles iluminados. Pero en cualquier época se puede disfrutar de una parada en los restaurantes ubicados en edificios de piedra de clara influencia europea. Algunos de ellos conservan incluso publicidad de tiempos pasados.

Pero sin duda, el edificio más importante de la plaza es el Hôtel de Ville.

De estilo Segundo Imperio (aunque con restauraciones de estilo Beaux Arts), fue proyectado por los arquitectos Henri-Maurice Perrault y Alexander Cowper Hutchison. En su interior alberga exposiciones temporales relacionadas con la historia y la sociedad de la ciudad. Fue desde el balcón donde gritó en 1967 Charles de Gaulle “Viva Quebec libre”.

Frente al ayuntamiento se halla el Château Ramezay, construido en 1705 como residencia del entonces gobernador de Montreal, Claude de Ramezay. Entre 1745 y 1764 pasó a la Compañía de las Indias Occidentales, que lo reconstruyó y amplió en 1756.

Entre 1764 y 1849 fue la residencia oficial del Gobernador General de Canadá, aunque durante un pequeño período (1775-1776) fue ocupado por la armada estadounidense. Entre 1838 y 1841 acogió además el Consejo Ejecutivo y después de 1849 varias oficinas gubernamentales, juzgados, escuelas y facultades. En 1895 se convirtió en la sede y museo de la Sociedad de Arqueología y Numismática de Montreal.

Fue el primer edificio proclamado como Monumento Histórico de Quebec y es el Museo de Historia privado más antiguo de la provincia.

Continuamos por la Rue Notre Dame dejando a nuestra derecha otro edificio perteneciente al ayuntamiento delante del cual encontramos un monumento – fuente a Marguerite-Bourgeoys.

Y siguiendo la calle, llegamos hasta la Place d’Armes, la segunda plaza importante del viejo Montreal. Inaugurada en 1693 como Place de la Fabrique, nació como patio de la antigua iglesia de los Sulpicianos. Tras varios acontecimientos militares en 1721 cambió su nombre por el actual.

Entre 1781 y 1813 se convirtió en plaza de mercado y lugar de reunión.

Queda flanqueada al sur por la Basílica Notre-Dame al sur; al norte por la sede social del Banco de Montreal; y al este por el Hotel Place d’Armes, el New York Life y el Alfred Building.

Tras haber finalizado la construcción de la basílica y con la primera iglesia demolida, en 1836 los Sulpicianos vendieron la plaza a la ciudad, quien la adornó con un jardín victoriano en su perímetro. En 1895 se inauguró en el centro de la plaza estatua del misionero Paul de Chomedey, militar y explorador francés que fundó Montreal, para conmemorar la defensa del primer asentamiento francés del ataque de los iroqueses.

El diseño actual de la plaza es el que tenía en la década de 1960, aunque fue restaurada entre 2009 y 2011.

La Basílica de Notre Dame es sin duda uno de los más valorados patrimonios religiosos de la provincia. En 1672 el Superior de los Sulpicianos se encargó de los planos de la primera iglesia parroquial. Poco después, en 1708, fue ampliada. En 1824, al sur de esta iglesia, se comienza a construir la basílica en estilo neogótico e inspirada en la Sainte Chapelle de París. Fue inaugurada en 1829 y un año más tarde se demolió la primera iglesa, por lo que dejó espacio en la plaza.

Su fachada cuenta con dos torres idénticas de 69 metros de altura añadidas entre 1841 y 1843. La oeste se llama La Persévérance y alberga una gran campana de 11 Toneladas, conocida como Jean-Baptiste. La este por su parte, bautizada como La Tempérance tiene 10 campanas mucho más pequeñas.

Su interior destaca por una gran bóveda azul decorada con estrellas doradas y vidrieras que representan escenas de la vida religiosa y social de Ville Marie. Cuenta además con otros tesoros históricos como tallas de madera, pinturas, esculturas, una colección notable de arte sacro del siglo XVII al siglo XX y un órgano de tracción mecánica de 7.000 tubos.

La entrada cuesta $6 y la visita dura 20 minutos.

En el extremo opuesto de la plaza se erige la sede del Banco de Montreal, con una fachada similar al Panteón de Roma y una estructura circular. Fue construido en 1817, lo que lo convierte en el banco canadiense más antiguo.

Sirvió como Banco Central de Canadá hasta que se fundó el Bank of Canada en 1935. Hoy la sede social del banco sigue en Montreal, pero prácticamente todas sus actividades se gestionan desde 1977 en Toronto.

En el lado derecho se alzan varios edificios históricos. Por un lado el New York Life, que se convirtió en el primer rascacielos de la ciudad en su inauguración en 1889 gracias a sus casi 47 metros.

La empresa eligió esta ubicación por su proximidad al centro comercial de la ciudad. Para su construcción hubo que demoler el Hotel Compain y otro edificio anexo. A las primeras ocho plantas pronto se mudaron los mejores abogados y financieros de la ciudad. Al añadirse la torre del reloj, se ubicó en los pisos noveno y décimo la biblioteca legal más grande de Canadá. Inspirado en los edificios italianos de Nueva York, los arquitectos olvidaron la típica piedra gris local y lo construyeron en piedra arenisca roja antigua de Escocia. El Banco de Quebec lo compró en 1909 y se ubicó en su planta baja hasta que fue absorbido por el Royal Bank of Canada en 1917. No obstante, aún se conserva el nombre del banco tallado en la entrada a pesar de haber cambiado varias veces de mano.

Al lado se erige el Edificio Alfred, que data de 1931 y con su estilo Art Decó se parece al Empire State de Nueva York, que también fue completado el mismo año.

Construido en piedra caliza de Indiana, mide 96 metros y consta de 23 pisos, aunque en un principio estaba proyectado para 12, porque la altura estaba limitada a 40 metros. Sin embargo, se cambió la normativa municipal y se amplió. Su forma permite que la luz entre entre los pisos 8, 13 y 16.

Incluía diversos servicios vanguardistas para su época. Por ejemplo, incorporaba aire acondicionado en sótano y los primeros nueve pisos; contaba con incinerador, empacadora de papel y una máquina de ozono en la cocina para eliminar los olores; todos los pisos tenían la instalación de conductos para cables eléctricos y telefónicos; y además los seis ascensores instalados por Otis eran los más modernos del momento.

Frente a estos dos edificios está el monumento El caniche francés y el carlino inglés, de Marc A. J. Fortier. Se trata de dos estatuas colocadas en extremos opuestos de un edificio. Por un lado tenemos a un caballero anglófono con un carlino y por otro a una mujer francófona con un caniche.

Por un lado el señor mira con desprecio a la catedral, símbolo de la influencia religiosa en los francocanadienses. A 65 metros de distancia, la mujer, vestida con un traje de estilo Chanel mira ofendida al banco, símbolo del poder inglés. Por su parte, los perros se miran entre sí.

Inspirado por la Commedia dell’arte y la novela Two Solitudes de Hugh MacLennan, simbolizan irónicamente la distancia cultural entre los francocanadienses y los anglocanadienses. Los perros por su parte son una metáfora de un futuro unidos.

Abandonamos la plaza pasando por delante del Antiguo Seminario de San Sulpicio, construido en 1685. Tan solo existe un ala, pues la otra desapareció en 1850.

Es la residencia de los Padres Sulpicianos residentes y hasta 2008 también era el hogar del cura de Notre Dame. Además, es la sede de la Administración provincial de San Sulpicio, de los Archivos de la Provincia y cuenta con servicio de salud y enfermería.

4 comentarios en “Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10: Montreal: Quartier Latin, Vieux Port, Place Jacques Cartier y Place d’Armes

  1. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 8 II: Rumbo a Montreal | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos para un Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá: Itinerario y Vuelos | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10 II: Montreal: Quartier International | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10 V: Montreal: Quartier des Spectacles y Chinatown | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.