Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10 IV: Montreal: Mille Carré Doré

Nos bajamos en la parada de metro de Guy-Concordia para seguir nuestro recorrido por Montreal, esta vez la parte oeste de la Rue Sherbrooke, un área también conocida como la Mille Carré Doré. Ya sabiendo que es la milla cuadrada dorada podemos hacernos una idea del nivel adquisitivo que nos vamos a encontrar. También es conocido como el barrio de los museos, por la alta presencia de galerías de arte y del Museo de Bellas Artes.

Comenzamos por el Grand Séminaire De Montréal, el centro de enseñanza sacerdotal de la diócesis de la ciudad.

Fue fundado en 1840 por los Sulpicianos y construido entre 1854 y 1857 en el antiguo Fort de la Montagne, del cual solo se conservan dos torres. Se expandió hacia el este entre 1867 y 1871 para albergar al Collège de Montréal. Desde 1878 acogió la Facultad de Teología, adscrita a la Universidad Laval. Sin embargo, en 1967 estos estudios fueron transferidos a la Universidad de Montreal.

Debía ser la hora de salida del colegio, pues hordas de chavales uniformados se dirigían a las paradas del transporte. La escuela, que en 2017 celebró su 250 aniversario, presume de tener un programa educativo innovador en el que el deporte tiene una gran presencia, pero en el que también impulsan las nuevas tecnologías. Suena a colegio elitista, vaya.

Un poco más adelante, en el cruce con la calle Saint Marc se halla el Masonic Memorial Temple, que fue concebido como lugar de reunión de los masones y monumento conmemorativo de los que dieron sus vidas durante la I Guerra Mundial. Su construcción comenzó en 1929, así pues, finalmente no solo se dedicó a los caídos en la Gran Guerra, sino también en la II Guerra Mundial y la Guerra de Corea.

Diseñado por el arquitecto de Inverness, John Smith Archibald, el edificio está dividido en una parte baja más austera y una superior que llama la atención por el templo de inspiración clásica.

Caminando por la calle Sherbrooke nos encontramos con altas construcciones, pero también con algunos edificios algo más bajos, de carácter histórico y en cuyos bajos se ubican boutiques, restaurantes, salones de peluquería o tiendas de joyas.

La intersección con la calle Guy marca el pie de la carretera Côte des Neiges, una de las primeras rutas que dio acceso al Monte Royal. En la esquina noroeste se halla una oficina del Banco de Montreal, el primer banco de Canadá. Fue construida en 1928 en estilo Art Deco. Frente a él se encuentra la casa de Robert Stanley Bagg, un edificio de piedra arenisca roja completada en 1892 para un importante hombre de negocios. Hoy acoge en sus bajos tiendas y locales selectos.

En la acera opuesta se halla el Edificio de Artes Médicas, el primer edificio de oficinas construido específicamente con tal propósito en todo el país. Completado en 1923 en estilo renacentista se convirtió en una de las construcciones más altas de la ciudad con más de 45 metros. Como otros rascacielos de la época, está dividido en tres partes según el tipo de materiales utilizados. Su estructura es de acero y su fachada es principalmente de ladrillo y piedra caliza.

En el cuadrante de la Rue Redpath nos encontramos con la Iglesia de San Andrés y San Pablo, de rito presbiteriano y a la que acude el The Black Watch, un regimiento de las Highlands. De estilo neogótico, está realizada en acero y hormigón armado, aunque su interior es de piedra. Cuenta con una única torre de 41 metros de altura.

En realidad esta iglesia es el resultado de la unión de dos congregaciones. San Andrés se formó en 1802 y construyó un templo en la calle San Pedro. A mediados de siglo se mudaron a la esquina de la calle De la Gauchetière, y aunque en 1869 la nueva iglesia sufrió un incendio, fue reconstruida enseguida. Por su parte, San Pablo se formó en 1832 y dos años más tarde erigieron una iglesia en la calle Sainte-Hélène. Esta sería demolida en 1868, pues un año antes se mudaron al lugar que hoy ocupan la Estación Central y la Place Ville Marie. Ambas congregaciones se fusionaron en 1918 y San Pablo dejó su iglesia que acabó convirtiéndose en el Museo de Artes y Oficios de Quebec tras ser salvada de la demolición.

Siguiendo por la Rue Sherbrooke entre la calle Bishop y la Crescent, dos animadas arterias en las que predominan pubs, bares, discotecas y restaurantes, se halla el Museo de Bellas Artes, uno de los 100 museos más visitados del mundo.

Fue fundado en 1860, lo que lo convierte en la institución artística más antigua de Canadá. Es además el museo más grande de Montreal. Alberga 43.000 obras desde la Antigüedad al presente divididas en seis grandes colecciones. Podemos encontrar pintura, escultura, obras gráficas, fotografías y objetos de arte decorativos en sus cuatro pabellones (el Jean-Noel Desmarais dedicado a arte internacional, el Michal et Renata Hornstein a las culturas del mundo, el Liliane et David Stewart a artes decorativas y diseño y el Claire et Marc Bourgie centrado en arte de canadiense y de la provincia de Quebec). En aquel momento había una exposición sobre Picasso.

Frente a su fachada de estilo clásico destaca un tótem similar a los que habíamos visto en el museo de Ottawa.

Frente al pabellón Michal et Renata Hornstein se encuentra una escultura de dos corazones, obra del estadounidense Jim Dine.

Un poco más adelante, en la acera opuesta nos encontramos con Erskine y la Iglesia Unida Estadounidense que, aunque era un templo presbiteriano, ahora pertenece al museo.

Esta iglesia de estilo renacentista románico fue construida entre 1893 y 1894 para servir de lugar de culto a la congregación presbiteriana de secesionistas escoceses. Realizada en piedra, alberga 18 vidrieras de Tiffany, la mayor colección religiosa en Canadá, de hecho. Fue reformada entre 1938 y 1939, momento en que se reconfiguró el interior con un plan de anfiteatro, centrado en la mesa de la comunión. Además, se rediseñó con un estilo binzantino.

El número de fieles cayó significativamente en la década de 1970 y al final en 2004 la congregación se fusionó con otras y la iglesia se cerró. Pasó entonces al museo y ahora bajo el nombre de Salle Bourgie sirve como sala de conciertos y en ocasiones también acoge exposiciones temporales.

El barrio nació a mediados del siglo XIX, cuando la burguesía anglófona comenzó a mudarse a esta zona de la ciudad. Sobre todo se trataba de una comunidad formada por hombres de negocios provenientes de las Highlands. A principios del siglo XX aproximadamente el 70% de toda la riqueza de Canadá pertenecía a estos empresarios. Algunos de ellos son James McGill, William McGillivray (comerciante de pieles), Sir George Simpson (Gobernador en Jefe de la Compañía de la Bahía de Hudson), John Redpath (empresario especializado en azúcar), George Stephen (pionero del transporte ferroviario), Sir William Christopher Macdonald (tabaco) o Sir Frederick Williams-Taylor (director general del Banco de Montreal).

Tras la depresión de los años 30 llegaron los rascacielos y aunque el barrio fue perdiendo su esencia con la demolición de muchas casas y la construcción de nuevos edificios, las que han sobrevivido permanecen como testimonio de aquel pasado glorioso. Se pueden leer placas a lo largo del recorrido recordando su legado.

El edificio que asoma a la derecha de la antigua iglesia es un complejo residencial de 136 apartamentos llamado Le Château. Su construcción comenzó en 1925 e influyó en el desarrollo de la calle Sherbrooke como una arteria prestigiosa. Fue reconocido como el edificio residencial más insigne de la ciudad, una reputación que mantiene el la actualidad.

Con una estructura de acero, está cubierto por piedra caliza de Manitoba. Su tejado es de cobre, siguiendo el estilo de los grandes hoteles ferroviarios de Canadá. Su entrada principal da acceso a las tres alas de las que consta gracias a unos selectivos ascensores.

Frente a estos apartamentos se alza la cadena de grandes almacenes Holt Renfrew. Especializada en marcas de lujo y boutiques de diseñadores es el equivalente canadiense de la estadounidense Barneys y Saks Fifth Avenue. Fundada en 1837 en la ciudad de Quebec bajo el nombre de William Ashton & Co, originalmente era una tienda de pieles especializada en sombreros y gorras. El negocio creció y en 1847 se mudaron de tienda, renombrándola como William S. Henderson & Co. Durante muchos años cambió de dueños, lo que hizo que fuera rebautizada en varias ocasiones. En 1889 la empresa se expandió estableciendo su primera tienda fuera de la ciudad, en Toronto. En 1900 John Henderson Holt, que había empezado como empleado, fue nombrado presidente y la empresa se hizo conocida como Holt, Renfrew & Co.

Con la II Guerra Mundial sufrió el racionamiento de textiles y otros materiales, no obstante, el problema se solventó acortando mangas y dobladillos. Tras la contienda, renació como el mayor minorista de moda y peletería del país. Ganó más renombre aún en 1947 cuando el gobierno canadiense le encargó el regalo de bodas oficial para el enlace de la Princesa Isabel y el Príncipe Felipe. En aquel año además se firmó un acuerdo con Dior para comercializar su alta costura, un contrato que se acabaría convirtiendo en uno exclusivo. A este le seguiría otro en 1962 con Yves Saint Laurent. En 1975 se inauguró la primera tienda en la Costa Oeste en el nuevo Pacific Center, Vancouver. La compañía siguió expandiéndose, incluso con cambios de presidente, accionariado y nuevos formatos de venta. En la década de 1990 se asoció con Chanel.

En 2004 nombró a su primera presidenta, Caryn Lerner, quien venía de Barneys New York, Bloomingdale’s y Escada. Y un año más tarde se llevó a cabo una importante renovación de la marca. Se rediseñó el logo, se incorporó ropa de niños y se amplió el espacio dedicado al calzado.

Pero no solo hay marcas exclusivas como Chanel, Dior o Burberry en Holt Renfrew, justo cruzando la acera se halla la joyería Tiffany’s.

Se ubica en los bajos del Hotel Ritz-Carlton Montreal, inaugurado en 1912 ante unas grandes expectativas.

Durante la I Guerra Mundial los estándares de un hotel de tal nivel fueron complicados de mantener pero sirvió como alojamiento de ricos huéspedes y como lugar de reuniones de la Asociación de Banqueros de Estados Unidos. También allí tenía encuentros con sus amigos el Príncipe de Gales en sus visitas a la ciudad. Y no fue el único personaje de la realeza que lo visitó, ya que en la década de los años veinte fueron invitados la Reina María de Rumanía , el Príncipe Félix de Luxemburgo y el Príncipe Jorge, Duque de Kent.

Se vio afectado por la Gran Depresión y la II Guerra Mundial y vio cómo las estadías de sus huéspedes eran más cortas. En cierta manera, lo compensó con los residentes, ya que había gente que vivía de continuo en el hotel. A ellos se unieron otros temporales, sobre todo viudas y residentes de la zona mientras las obras de reducción de sus mansiones. No obstante, esto no era suficiente, y se redujeron las condiciones protocolarias para acceder al restaurante, lo que hizo que tuvieran más clientela y consiguieran mayores ganancias.

En 1947 fue comprado por François Dupré, el dueño del Hotel George V y del Plaza Athénée en París. Diez años más tarde el hotel fue ampliado con una nueva que añadía 67 habitaciones y suites. En 1964 Elizabeth Taylor se casó con Richard Burton, lo que le dio muchísima publicidad. Aún así, en las décadas posteriores tuvo que ser renovado, ya que se estaba quedando atrasado para las nuevas épocas. En 1992 fue vendido al grupo Kempinski y pasó por nuevas renovaciones diez años más tarde.

Frente al hotel se erige otro edificio histórico, los Apartamentos Acadia.

Construido en 1925 en el lugar en que se ubicaba la residencia de la familia Orr Lewis en el siglo XIX, fue el primero que se aprovechó de la nueva ley municipal que permitía superar las 10 alturas. Con doce plantas, se construyó siguiendo el estilo y los estándares de los complejos de apartamento que se estaban levantando en aquel momento en Nueva York.

Al otro lado de la calle Drummon se conserva la Maison Reid Wilson, un buen ejemplo de las casas que se construían en el último cuarto del siglo XIX. Terminada en 1883, fue renovada en 1901 por el arquitecto Richard A. Waite, quien reconfiguró la planta y la fachada. Movió la puerta principal a la derecha del edificio usando una de las columnas góticas originales en el nuevo pórtico. Siguiendo el método de los arquitectos del último período victoriano, incorporó elementos eclécticos de varios estilos. En 1951 fue vendido a Corby Distilleries Limited, quien la restauró y renovó. Desde 1974 está reconocida como monumento histórico por el Gobierno de Quebec.

Al lado se conserva la antigua residencia de Louis-Joseh Forget, que se convertiría en la sede del United Services Club en 1927, un club fundado en 1922 por veteranos de la I Guerra Mundial y que después admite a veteranos de las fuerzas armadas. En 1975 el edificio fue comprado por la Fundación Macdonald Stewart, que ahora ocupa la planta principal. Es una de las pocas residencias que se conservan de la última parte del siglo XIX. Al igual que su vecina, fue reconocida como monumento histórico en 1974.

La tercera casa en esta línea es el Club Mount Royal, construida en 1906 en la antigua ubicación de la casa de Sir John Abbott, el tercer Primer Ministro de Canadá.

El estilo de su fachada en piedra caliza recuerda a los palacios renacentistas italianos. También es monumento histórico desde 1975.

Finalizamos nuestro paseo por esta renombrada calle en el cruce con la Peel, donde se encuentra la escultura de Paul Lancz llamada Sensibilidad, representada por una madre y su hijo en mármol blanco de Carrara.

Muy cerca teníamos la estación de metro Peel, así que allí nos dirigimos para no cubrir a pie la distancia que nos separaba de la Plaza de las Artes, nuestro destino.

3 comentarios en “Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10 IV: Montreal: Mille Carré Doré

  1. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10 III: Montreal: Centre-Ville | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos para un Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá: Itinerario y Vuelos | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá. Día 10 V: Montreal: Quartier des Spectacles y Chinatown | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .