Conclusiones del Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá

Y tras concluir el viaje toca volver la vista atrás y hacer un repaso no solo para recordar lo bueno, sino también para tomar nota de lo que se puede mejorar en futuras planificaciones. No era nuestra primera vez haciendo este tipo de viaje por Norteamérica, pero cada una de ellas es diferente. Sí que es cierto que la experiencia de 2012 nos facilitó la organización en cuanto a la hora de contratar seguro, de reservar un coche (teníamos una idea de qué tipo de vehículo necesitábamos para cuatro personas – y su equipaje-), de elegir alojamiento (muy a favor de las habitaciones cuádruples) o de saber cómo organizarnos con las compras o comidas; sin embargo, esta vez teníamos algunas novedades, como el paso de la frontera (dos veces). No obstante, al final fue todo más o menos rodado desde principio a fin.

Nos salió bien la elección de vuelo, pues nos ahorró bastante tiempo a la llegada. Ya que haces escala, mejor que sea productiva y poder pasar el preclearance. Además, no se forman tantas colas en el control de inmigración como directamente en suelo estadounidense (físicamente hablando).

En cuanto al vehículo, habíamos pedido un Ford Edge, y sin embargo nos dieron un Explorer, que es un poco más grande. Cuando nos lo entregaron en Chicago nos parecía enorme y pensábamos que iba a ser demasiado, puesto que quedaba bastante espacio libre de maletero. Sin embargo, a medida que avanzaba nuestro viaje e íbamos separando ropa sucia de limpia y comprando comida o ropa, se fue llenando y llegamos a Boston con cada hueco ocupado, por lo que al final agradecimos el cambio.

Cierto es que a mayor vehículo, mayor consumo, porque otra cosa no, pero en Estados Unidos los coches consumen una barbaridad (el nuestro estaba en una media de 16,8 millas por galón – unos 14 litros a los 100 -). También es verdad que el combustible es algo más barato (unos $3 por galón – a Euro el litro), pero con la tontería vas sumando.

Nosotros acabamos haciendo 1820 millas (unos 2930 kilómetros), que no es moco de pavo, sobre todo si tenemos en cuenta lo aburridas que son las carreteras por aquellos lares (salvo si es entrada o salida de una gran ciudad, que se vuelve algo más estresante). Algo que ya habíamos vivido en el viaje anterior es que las normas de tráfico en Estados Unidos son un tanto diferentes con respecto a nuestro país. Cierto es que podemos conducir con nuestro carnet internacional, pero nos encontraremos con normativas que difieren así como señales que son desconocidas para nosotros (lo cual no nos exime de su cumplimiento). No obstante, en general tanto la normativa como los paneles informativos y el sistema de carreteras siguen una lógica bastante sencilla. No hay que olvidar que estamos en un país en el que usan coches automáticos. Por cierto, conviene recordar a qué corresponde cada letra: P (parking) para aparcar, R (reverse) para marcha atrás, N (neutral) es punto muerto y D (drive) para conducir.

Así, las carreteras están organizadas de la siguiente manera: mientras que las impares discurren de norte a sur (desde la I-5 que va a lo largo de la costa del Pacífico hasta la I-95 en la costa del Atlántico), las pares atraviesan el país de este a oeste o viceversa (comenzando en la I-8 cerca de la frontera con México hasta la I-94 cerca de Canadá).

Pero además, para saber si nos estamos incorporando en el sentido correcto, se indica el punto cardinal. Mucho más sencillo que si apareciera únicamente el nombre de una ciudad que no sabemos ni ubicar en un mapa.

Y es que aunque hay señales con simbología, en Estados Unidos predominan los carteles con escritura. Es común encontrarse con paneles de Right lane must turn rightExit only, Yield, No passing zone, One Way o U Turn, así como ver la normativa escrita cuando cambiamos de un estado a otro para recordar el uso del cinturón, la prohibición de conducir bajo los efectos del alcohol o las velocidades máximas.

Hay que recordar que no en todos los estados tienen los mismos límites de velocidad. Suele oscilar entre las 65, 70 o 75 millas por hora. Y tampoco es igual para todos los tipos de vehículos.

En ciudades baja a 25 mph y en zona residencial a 15. Eso sí, los radares fijos no son comunes, suelen ser móviles, o lo que viene a ser lo mismo un coche de la Highway Patrol o State Patrol escondido entre los arbustos. Por suerte no nos pararon, aunque sí que vimos alguno en nuestro viaje.

No obstante, conducir por autopistas en general no tiene mayor complicación. Las carreteras están bien peraltadas, suelen tener pocas curvas y los carriles son bastante amplios. Puede sorprendernos ver megacamiones adelantando a otros megacamiones o coches que remolcan a otros. En ocasiones son pickups o furgonetas las que tiran, pero hemos llegado a ver vehículos más pequeños, como un simple sedán.

En ciudad la cosa cambia algo más con respecto a nuestro país. Al igual que en carretera es más fácil orientarse, ya que en las grandes avenidas se le añade el punto cardinal. Pero es que además los letreros están bien visibles antes de girar (cerca de un semáforo o señal), con lo que puedes seguir las indicaciones del GPS aunque no conozcas los nombres de las calles.

Además, los semáforos también se hacen notar, quedando ubicados al otro lado del cruce en que nos paramos.

De esta forma no solo quedan visibles para los que lo tienen en su sentido de marcha, sino para los que también están en los laterales, ya que en Estados Unidos está permitido girar a derecha o izquierda cuando tu semáforo está en rojo, pero está en verde para la dirección a la que te quieres incorporar. Siempre que no te vayas a estampar con nadie y que no haya una señal expresa de No turn on red, claro. En Europa para regular este tipo de movimientos recurrimos a las rotondas, pero allí no triunfan mucho. De hecho, la única vez que nos encontramos un flujo circular se había montado un buen atasco porque no parecían saber incorporarse e incluso se paraban dentro de la glorieta para dejar pasar a los demás. Tienen otro estilo de conducción sin duda. En el viaje anterior llegamos incluso a incorporarnos a la autopista por semáforos intermitentes que daban paso a cada uno de los tres carriles alternativamente. Una forma de hacer cremallera, pero totalmente regulada.

Cuando no hay semáforo también están permitidos este tipo de giros y, en caso de que haya un stop y lleguen varios vehículos a la vez, todos hacen su parada reglamentaria y después continúan la marcha según el orden de llegada. Y aquí no vale picaresca, por lo que hemos visto, lo cumplen. Un FIFO en toda regla. Si hay duda, tiene prioridad el de la derecha.

Para el tema del aparcamiento hay que leer también, ya que suele haber bastantes señales de prohibido estacionar según los días o las estaciones del año (sobre todo por la nieve, que debe pasar el camión de limpieza). Y ojo con los parquímetros. Conviene llevar monedas de 25 centavos a mano (los famosos quarters), que es con lo que funcionan, aunque ya hay ciudades como Boston que se han adaptado a las nuevas tecnologías.

En Canadá el asunto cambia un poco. Para empezar, nada más cruzar la frontera nos encontramos con que volvemos a los km/h y a la gasolina por litros y no por galones, lo cual es de agradecer. Las señales tampoco son iguales. Las que más llaman la atención son las coronadas. Al igual que las estadounidenses suelen indicar el punto cardinal y, en zonas fronterizas entre provincias anglófonas y francófonas (o la capital) están en bilingüe.

También comparten con el país vecino las señales con escritura, aunque vimos algo más de simbología.

Canadá cuenta con más de 5.500 km de carreteras en línea recta de este a oeste y 4.600 km de norte a sur. Su vía principal es la Transcanadiense (Trans-Canada Highway / Route Transcanadienne), una autopista que atraviesa todo el país de forma similar a la Ruta 66 estadounidense. En sus dos rutas (norte y sur) enlaza las diez provincias. Cada una de las ellas cuenta con sus propias normal locales, por lo que los límites de velocidad pueden variar (generalmente entre los 100 y 110 km/h en las autopistas, 90 km/h en las carreteras nacionales y 50 en ciudad). Además, es un país con bastantes radares y una estricta legislación en cuanto al consumo de alcohol (nunca superior a 0.08%).

También cuenta con una normativa concreta sobre el uso de neumáticos en los meses de invierno. Lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta las temperaturas que suelen tener con nevadas sobre nevadas. Pero por lo que pudimos transitar, las carreteras canadienses estaban en mejor estado que en los tramos de Chicago a la frontera y desde Quebec a Boston. Y es que Estados Unidos una vez que sales de las grandes ciudades, el resto está un poco olvidado.

En el ámbito urbano, la señalización y normativa es similar en ambos países y tenemos tanto los letreros como los semáforos bien visibles.

Del mismo modo hay que leer detenidamente a la hora de aparcar, sobre todo en Montreal, donde los carteles son una auténtica locura porque no solo está prohibido o permitido según el día, sino también por franja horaria. Y claro, los parquímetros también tienen su aquel.

No obstante, nosotros recurríamos al coche para movernos de una ciudad a otra. Una vez que llegábamos a nuestra parada, intentábamos dejarlo estacionado en el alojamiento y recurrir al transporte público.

En Chicago se agradece, ya que es una ciudad que aunque el centro se articula en torno al Loop, lo cierto es que hay también barrios por ver fuera de esa zona, y más si tienes el alojamiento algo apartado. Nosotros nos sacamos la Ventra Card, que se puede recargar con billetes, pases o con dinero. Puede incluir hasta 7 personas, así que con una estábamos cubiertos los 4. La emisión cuesta $5, pero son integrados en el saldo al registrarla en la web. Es muy fácil conseguirla:

Aunque nos hubiéramos movido poco en transporte público, lo cierto es que casi con el trayecto desde el aeropuerto hasta el apartamento nos habría salido rentable. Pero en cualquier caso, quedó bien amortizada pues tomamos tanto metro como buses.

Además, Chicago se puede descubrir a dos ruedas, ya que tiene un sistema de préstamo de bicicletas de un llamativo color azul.

En Toronto, a pesar de que es la metrópolis más grande de Canadá, recorrimos casi todo a pie. También es verdad que recurrimos al metro para lugares más alejados como Casa Loma y en una ocasión para el tranvía. Para estos casos sacamos billetes sencillos, que funcionan con unas pequeñas fichas de aluminio, los tokens.

Se venden en múltiplos de tres (algo muy peculiar) por $9 y no tienen fecha de vencimiento. En lugar de pasar por los tornos, has de pasar al lado de la ventanilla, ya que es ahí donde tienen una especie urna de metracrilato y donde hay que depositarlos.

La línea amarilla de metro es quizá la más útil para el visitante, ya que conecta el norte de la ciudad con el centro con paradas en la mayoría de los puntos de interés de la ciudad: CN Tower, el Rogers Centre y el Ripley’s Aquarium, el St. Lawrence Market y el Hockey Hall of Fame, Dundas Square, CF Toronto Eaton Centre, City Hall y Nathan Phillips Square, el Royal Ontario Museum o, como decía, la Casa Loma.

Y si Chicago tiene su préstamo de bicicletas, una ciudad tan verde como Toronto no podía ser menos.

Ottawa es tan pequeña que no hay ninguna duda al respecto. Nuestro Explorer se quedó en el hotel de CSI y nosotros caminamos tanto a la zona del Parlamento como al animado barrio del Byward Market.

En Montreal tuvimos claro que nos moveríamos en transporte público por los complejos criterios de aparcamiento. Ya nos encontramos con el problema nada más llegar a la zona olímpica. Así que como lo demás quedaba en un área más o menos asequible a pie, no volvimos a mover el coche. Para lo que nos quedaba más alejado: metro o bus.

Su red de metro (prácticamente subterránea en su totalidad por una cuestión climatológica) cuenta con 68 estaciones, cada una de ellas convertida en galería de arte gracias a que fueron diseñadas por arquitectos distintos, que intentaron reflejar el espíritu del barrio en que se localiza.

Además en la Plaza Victoria podemos encontrar uno de los pórticos originales del arquitecto francés Héctor Guimard.

Para usar el transporte público nos hicimos con unas tarjetas contactless conocidas como VIVE y que pueden ser pases diarios, semanales o por franjas horarias, como el Unlimited Evening.

Y sí, Montreal también tiene bicicletas de alquiler.

En Quebec se repitió prácticamente la situación de Ottawa, solo que incluso es más favorable al peatón, ya que su origen europeo se ve reflejado en calles estrechas y adoquinadas por las que no pasan coches, o tan solo residentes.

Aunque si hay un medio de transporte que caracteriza a la ciudad es el histórico funicular de 1879 que une la ciudad alta con la baja.

En Boston ya no nos quedaba otra, pues al igual que en Chicago, no teníamos coche. Algo totalmente premeditado, pues para conocer una ciudad con tanta relevancia histórica, hay que patearla a fondo. Prueba de ello son el Black Heritage Trail y el Freedom Trail. No obstante, dado que teníamos el apartamento fuera del centro y que también fuera de la ciudad se encuentra Harvard, sabíamos que íbamos a acabar echando mano del transporte público, sobre todo del metro.

No tiene el reconocimiento artístico como el de Montreal, sin embargo sus estaciones destacan por contar con imágenes de la historia de la ciudad relacionadas con cada parada.

Echamos cuentas de los viajes que preveíamos que íbamos a hacer y concluimos que la mejor opción era sacarnos las CharlieCards, que se pueden recargar tanto con saldo (y el metro (o el bus) lo descuenta en función del trayecto) como con pases (ya sean diarios, semanales o mensuales).

Aunque su metro es uno de los que más volumen de pasajeros mueve en todo Estados Unidos, Boston es apodada con frecuencia como “The Walking City”, ya que en comparación con otras ciudades del país, su población se mueve bastante a pie. En ello influye claramente el factor estudiantil y su centro compacto. Y por supuesto, en una ciudad con tanto centro académico sería impensable que no hubiera también sistema de préstamo de bicicletas.

Así, el coche quedaba como medio de transporte entre una ciudad y otra. De esta forma teníamos la movilidad de poder configurar un itinerario a nuestro antojo. Y es que además de tener que superar importantes distancias entre un núcleo urbano y otro, la mayoría de los ciudadanos de Norteamérica usan el automóvil como su principal medio de transporte. Es decir, moverse en tren o bus es realmente complicado. Por la experiencia anterior sabíamos que teníamos que intentar planificar etapas no muy largas de conducción para que no fuera tedioso. Así, intentamos que cada día hiciéramos como mucho unas 4 horas de carretera, lo que supuso que hubiera un par de días de parada técnica en medio de la nada, por así decirlo. Y fue precisamente esos días en los que los que recurrimos a hoteles.

Nuestra idea original en cuanto a alojamientos era buscar habitaciones cuádruples en hoteles, pero en las grandes ciudades fue realmente complicado encontrar algo que se adaptara a nuestro presupuesto, por lo que tuvimos que elegir apartamentos. Así, acabamos alternando hoteles con apartamentos en función del precio y la disponibilidad. Los hoteles se quedaron para las etapas de tránsito, como London, Ottawa o Merrimack. En general eran cómodos, limpios y estaban bien situados. Además, incluían desayuno. Sí que es verdad que no eran muy variados, pero solían tener algo salado, algo dulce (esas máquinas de gofres) y algo (poco de fruta) además de las bebidas calientes y los zumos o yogures. Por lo que es una comida menos de la que te tienes que preocupar.

La única pega de las habitaciones cuádruples es que hay que ser organizados con el equipaje para que la estancia no se convierta en un caos, así como establecer turnos para la ducha. Pero funcionó bastante bien.

El único que quizá desentonó fue el de Ottawa, que parecía un motel en el que grabar un capítulo de CSI. Pero bueno, solo era una noche y nos lo tomamos como una anécdota que recordar. Tampoco es que la ciudad nos marcara mucho.

Los apartamentos eran todos tal y como se mostraba en las fotos de los anuncios. En la mayoría no conocimos a nuestros anfitriones, sino que teníamos o códigos para abrir la puerta o bien algún candado en el que encontrábamos la llave. Afortunadamente no tuvimos ninguna incidencia reseñable (salvo en Montreal con la cisterna). También es verdad que no pasamos mucho tiempo en ellos, por lo que aunque algunos tenían cocina pequeña (Chicago) o falta de salón (Toronto), cumplieron con su función.

Y es que a lo que íbamos era a estar en la calle, a palpar el ritmo de las ciudades. Porque a diferencia del viaje por la Costa Este, en esta ocasión era casi todo el itinerario de estilo urbanita. Tan solo se salvaba la parada en las Cataratas del Niágara, y quizá fue la más corta de todas, pues la climatología nos trastocó los planes. No obstante, a pesar de tener que reajustar e improvisar en algunas ocasiones, en general podemos decir que cumplimos con nuestras intenciones. Aunque he de reconocer que en algunos casos fuimos algo a la carrera. Normalmente tenemos un ritmo bastante bueno y es fácil que en un día pateando la ciudad nos hagamos unos 21 kilómetros; sin embargo, el llevar la cámara reflex conlleva alguna parada más y un ritmo algo más pausado y observador. Además, los días acaban pesando, y no es lo mismo un viaje de cinco días que tienes la energía al máximo, que cuando ya vas por los diez u once. Así que, es algo a tener en cuenta para la próxima vez que hagamos un viaje similar (parece que apunta a 2023).

Otro aprendizaje que nos llevamos es el de paso de frontera, que no fue tan complicado como pensábamos. Yo me imaginaba un control fronterizo en el que tuviéramos que aparcar el coche y dejarle las llaves al funcionario de turno para que lo revisara y/o vaciara. Sin embargo, fue mucho más sencillo sin tener que rellenar ningún tipo de documentación. Tanto a la entrada de Canadá, como a la de Estados Unidos, solamente tuvimos que responder preguntas rutinarias similares a las del aeropuerto. Quizá es porque nuestra piel es lo suficiente blanca y más o menos nos defendemos con inglés. Imagino que si no sabes responder o tu aspecto les parece “sospechoso”, el asunto irá más lento y exhaustivo. En nuestro caso ni siquiera obtuvimos el sello de Canadá en nuestro pasaporte.

Aunque supongo que es lo mejor que nos puede pasar en un paso de fronteras, que resultemos tan insignificantes. Afortunadamente tampoco tuvimos ningún percance en carretera y no tuvimos que recurrir al seguro de viaje. No obstante, mejor no escatimar en este aspecto para evitar enfrentarse después a la sanidad norteamericana. En Estados Unidos el traslado en ambulancia puede rondar los $500, pero además te cobran la gasolina y si te han tenido que poner oxígeno o algún medicamento. Si además precisas de hospitalización la factura sube y sube. Y eso con un simple accidente o intoxicación. Si ya nos vamos a una intervención como una apendicitis el importe puede ascender a los 40.000 dólares.

Así, un buen número de estadounidenses no pueden permitirse acudir al médico, mucho menos pedir una ambulancia. Ni siquiera pueden pagarse un seguro que puede llegar a una mensualidad de $300. Y eso en caso de que las compañías les acepten como asegurados, ya que con los niveles de obesidad del país (aproximadamente un tercio de la población adulta es obesa y otro tercio tiene sobrepeso), muchos son rechazados porque son vistos como potenciales enfermos. En el 2010 la reforma conocida como Obamacare impuso cambios en el sistema, no obstante, con la llegada de Trump todos los avances se han revertido.

Por su parte, la sanidad en Canadá se rige por los principios de que sea administrado por entidades públicas sin interés particular; de que sea accesible para todos los ciudadanos; de que cubra a todos aquellos que médicamente lo necesiten; de que sea universal para todos los ciudadanos canadienses, por el mero hecho de serlo; y la de la garantía de que serán atendidos en otra provincia que no sea la de origen. Este sistema quizá nos hace pensar que se asemeja al español por aquello de público, gratuito y universal; sin embargo, en realidad la sanidad canadiense está reservada únicamente a los residentes legales que además cumplan determinados criterios.

Así pues, como visitante no tenemos derecho a la misma atención y nos tocaría pagar por todo. Por ejemplo, simplemente acudir a consulta puede salir por unos $150. Si vamos a urgencias siendo no residentes el inicio puede estar en los $1.000. Ojo: solo por la atención, después del diagnóstico la factura sube. Pero es que si los traslados de Estados Unidos nos parecían una barbaridad, hay que tener en cuenta las distancias en Canadá (y la época del año en que viajemos), así como que puede que estemos en una población en la que no haya hospital. En casos así es probable que el trayecto tenga que ser hecho en avioneta, lo cual puede hacer que la factura alcance los $60.000. Por lo que, como decía unas líneas arriba, mejor viajar con una buena cobertura médica.

En nuestra planificación también habíamos previsto la necesidad de llevar una tarjeta de teléfono. No fue especialmente barata, ya que nos costó 40€ para 15 días (ni siquiera para todos los días del viaje), pero era la mejor opción de todas las que barajamos y nos incluía llamadas y SMS ilimitados además de datos ilimitados en EEUU y 5Gb de Roaming en Canadá.

El único problema que nos encontramos fue un tema de terminales, ya que una vez que llegamos a la Costa Este el único teléfono que nos servía fue uno americano (que había comprado mi hermano un par de años antes en un viaje a Nueva York porque le había ocurrido algo similar). Así que algo más que tendremos en cuenta para un futuro es comprobar las bandas de frecuencia del lugar al que viajamos y de las que dispone nuestro teléfono. Si no, habrá que hacerse con un móvil básico para estas ocasiones.

Por otro lado, acertamos con las tarjetas monedero, aunque nos dieron algunos problemas puntuales. El primero en la frente, de hecho. Cuando fuimos a comprar la ventra no nos quedó otra que usar la American Express porque no aceptaba ni la Revolut, ni la Bnext ni la de Monzo. Debía ser un tema de la máquina, porque por lo demás, pagamos en gasolineras, en supermercados, en tiendas más pequeñas, sacamos efectivo…  y sin incidencia.

Fueron todo un descubrimiento y se han convertido en imprescindibles en nuestros viajes. Merecen un post aparte.

Y, para concluir, quiero acabar con un resumen de gastos por persona:

Así pues, dejando fuera los gastos individuales en ropa, calzado o recuerdos, la suma hace un total de 1.773,01€, una cifra prácticamente calcada (44€ de diferencia) a los 1.817,11€ que gastamos en nuestro viaje a la Costa Este. Pensé que se nos iba a disparar un poco más por el cambio de los Dólares con respecto al Euro, menos favorable que en 2012. Además, el coche también nos salía algo más caro y esta vez no nos íbamos a alojar en casa de familiares. Sin embargo, parece que hemos hecho buenas elecciones y nos hemos sabido ajustar al presupuesto. Aunque en realidad tiene más que ver con la inercia y la costumbre que con andar contando los céntimos.

Es verdad que nos han fallado un par de atracciones (menos mal que no sacamos las entradas por internet esta vez) y eso que nos hemos ahorrado, pero mucho tiene que ver el gasto en comida. Son países en los que, en general, sirven demasiada cantidad por menú, aunque también hemos hecho compra en supermercados aprovechando los envases de tamaño familiar (tanto para lo sano, como para lo que no).

Después de un largo día visitando una ciudad, acompañábamos la cena con una cerveza bien fresca. De esta forma no había problema en tener que coger el coche o el transporte público de vuelta a casa.

Y con este resumen nos despedimos de Norteamérica, aunque, como ya digo, ya nos ronda para 2023, año en que los puentes de mayo vuelven a ser rentables.

4 comentarios en “Conclusiones del Road Trip por la Costa Este de Estados Unidos y Canadá

  1. Pingback: Trucos Viajeros: Consejos para hacer un Road Trip | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos de nuestro viaje a los Balcanes | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Balcanes I. Día 1: Vuelo y llegada a Zagreb | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Trucos viajeros: Elegir Mochila | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.