Trucos Viajeros: Alquilar un vehículo

Los Road Trips tienen algo de especial, pues tienen un toque de aventura. De echarse a la carretera y vivir todo tipo de experiencias. Vale, quizá influye en nuestro imaginario haber visto demasiadas películas y series americanas en las que los protagonistas recorren punta a punta del país pasando por lugares inhóspitos. Y claro, no en todos sitios es así.

Lo que es innegable es que el coche ofrece la libertad de moverse a placer, de crear tu propio itinerario. Pero además, incluso con una ruta prefijada si en el camino hay algo que te llama la atención, puedes pararte. Esto por ejemplo no lo tenemos con el tren o el bus. Aparte de que hay lugares a los que no llega el transporte público. Además, viajar en coche puede suponer un ahorro cuando vamos en grupo, ya que los gastos del alquiler y gasolina se dividen y a veces es más barato que la suma de los billetes sencillos de tren, bus o incluso avión.

Así, nos da una gran autonomía para configurar un viaje. Nosotros decidimos la ruta, el ritmo, la música… El coche se convierte en una segunda casa y el tiempo que pasamos en él nos proporciona un gran número de anécdotas.

Puede ser que el coche sea nuestro, pero en caso de que viajemos al extranjero, lo más lógico y común es que sea de alquiler. Y hay una oferta de empresas tan amplia, que hay que tener varias consideraciones en cuenta.

En primer lugar habría que tener claro qué coche vamos a elegir. Para ello hay que saber el número de personas que van a viajar así como sus bultos, pues no es lo mismo 4 personas con dos mochilas y dos maletas de mano, que 4 personas con maleta grande y maleta de cabina. Por ejemplo, el primer caso lo vivimos en Seychelles, donde elegimos la gama más baja y cabía lo justo, llegando a tener que usar incluso la parte trasera porque el maletero era escaso.

Por otro lado, en nuestro Road Trip por Estados Unidos y Canadá, siendo las mismas personas, elegimos un modelo bien diferente porque cargábamos con mucho más equipaje y ya teníamos experiencia de un viaje similar en que habíamos ido justos… Además, un exceso de peso en el coche hace que el consumo de gasolina suba (cierto es que si subimos de categoría de vehículo, también gastará más), y que también sufran los neumáticos. Y no queremos sorpresas con reventones.

También influye el tipo de viaje y la orografía, pues no es lo mismo recorrer una isla pequeña durante un día, que Escocia con esas curvas y passing places o las carreteras de Norteamérica durante 17 días.

Las características de la conducción son importantes. No hay que olvidar que en unos países conducen por la izquierda (con el volante a la derecha) y otros por la derecha (con el volante a la izquierda), por lo que quizá sea interesante elegir uno automático cuando nos vamos a encontrar con lo opuesto a lo que estamos acostumbrados. Aunque los pedales y mandos no suelen cambiar.

Los modelos de coche no son iguales en todos los países, claro. A veces ocurre que es solo que la marca se llama diferente, como Opel en Reino Unido que es Vauxhall; pero otras es simplemente que el modelo que se lanza en un país, no se comercializa en otro. Por ejemplo los coches estadounidenses, que en muchos casos son tanques que no cabrían por calles estrechas europeas.

En cualquier caso, lo importante es definir plazas, maletero, si tiene aire acondicionado, si es manual o automático, si es diésel o gasolina… El resto de equipamiento, seguramente sea el de base, sin ningún tipo de extras estéticos.

Con la gama clara, lo siguiente es comparar por internet en diferentes empresas. Bien con agencias internacionales, con mayoristas, con buscadores o con empresas locales. Incluso las aerolíneas ofrecen opción de Vuelo + Coche porque tienen acuerdos con partners. Como norma general, las empresas de alquiler internacionales suelen tener una flota que se renueva con frecuencia, aunque sus precios quizá son un poco más elevados. Por su parte, las locales tienen menos variedad de modelos y menos rotación, pero también las tarifas son algo inferiores. Los comparadores de coches de alquiler mezclan un poco de ambas partes y puedes contrastar, aunque también puede que de esta forma no te puedas beneficiar de alguna oferta.

En nuestro caso para Seychelles, Sicilia y Escocia reservamos directamente con empresas locales. Sin embargo, en el Road Trip por la Costa Oeste de Estados Unidos lo hicimos con un buscador. En este último sin embargo fue con una empresa internacional (Avis) porque tenían una oferta con un partner (British Airways).

Lo importante es hacerlo cuanto antes, sobre todo si el viaje es en una fecha muy solicitada.

Para poder alquilar un coche vamos a necesitar el carnet de conducir en regla, lógicamente. Pero además, si se trata del extranjero, en algunas ocasiones necesitaremos el Permiso de Conducción Internacional. Según la DGT es necesario para poder conducir temporalmente por el territorio de países que no sean miembros de la Unión Europea o el Espacio Económico Europeo (que incluye Islandia, Liechtenstein y Noruega) y que no hayan adoptado el modelo de permiso previsto en los Convenios de Ginebra o Viena o no tengan un tratado internacional recíproco con España (como Andorra o Suiza).

El trámite es bastante sencillo y no merece la pena arriesgarse. Hay que pedir cita en una Jefatura de Tráfico (esto es lo más difícil de todo, pues están saturados) y acudir con el carnet de conducir, una fotografía actualizada, de 32 x 26 mm. en color, completar un formulario y pagar 10,20€. Sales con el libro ya puesto. En caso de mandar a un autorizado, este ha de acudir con un documento oficial (DNI, carnet de conducir, pasaporte, o fotocopia de alguno de ellos compulsada) además de la fotografía y el formulario. Y pagar, claro. Que por cierto, solo se puede abonar por tarjeta o previamente por la web.

Es un libro con los datos personales del titular así como los permisos que posee pero con la información repetida en diferentes idiomas (español, alemán, inglés, francés, italiano, portugués, árabe y ruso). Tiene un año de validez desde la expedición y no se puede usar en España.

Además, la compañía de alquiler exige que el conductor tenga una tarjeta de crédito a su nombre. No vale de débito, ya que se usa como garantía en caso de que tengan que realizar un cargo posterior (por ejemplo multas o posibles daños). Por eso suelen cargar un depósito. En algunos casos es imprescindible incluso que la tarjeta tenga los números en relieve pues son más complicadas de falsificar. Normalmente el pago se realiza una vez se recoge el coche, aunque a veces puede que lo carguen en el momento de la reserva. En cualquier caso, puede haber cargos adicionales, sobre todo si se contrata algún extra, seguro o franquicia.

El seguro que suelen ofrecer en el contrato por defecto es el seguro a terceros, aunque no en todos los países es obligatorio, así que conviene leerlo bien para saber si conviene añadir uno complementario que cubra el robo, bajos y lunas, o contratar un seguro a todo riesgo (con o sin franquicia). Eso sí, todo suma, así que a veces un alquiler que a priori parece barato, puede duplicarse porque viene con lo básico. Es el tema más peliagudo y conviene dedicarle tiempo a leer todas las cláusulas bien.

La edad mínima para alquilar un coche varía. A veces es a los 18 años, pero en algunos casos a los 21. Y siempre que el conductor sea menor de 25 años, se aplicará un recargo.

Otro extra es el conductor adicional. Aunque a veces viene incluido por contrato. Por ejemplo, así fue en Escocia y también en nuestro viaje por la Costa Oeste de Estados Unidos. En el primer lugar era por la compañía, en el segundo porque lo alquilamos en California, donde no cobran por conductores adicionales. En Illinois por ejemplo puede conducir el cónyuge o compañero sin tener que pagar una tarifa adicional.

Conviene informarse antes al respecto para no tener luego problemas, ya que si hay un accidente y quien iba al volante no estaba incluido en el alquiler, el seguro quedaría invalidado. En cualquier caso, en un viaje largo llevar varios conductores autorizados es más que recomendable. No solo para poder turnarse, sino porque si al principal le ocurriera algo que le incapacitara para la conducción, no quedaría chafado el viaje.

Los conductores adicionales deberán cumplir con los mismos requisitos que el principal, es decir, tener el carnet de conducir en vigor y, en caso necesario, aportar el permiso internacional de conducción.

Es importante tener en cuenta asimismo si podemos sacar el coche del Estado o país. En Estados Unidos no tienen problema con Canadá, no ocurre lo mismo con México, que lo tienen vetado. En cualquier caso, suelen exigir que se devuelva en el país de recogida.

Por cierto, que devolver en una oficina distinta de la de recogida suele incluir recargo, pues luego tienen que mover el vehículo a la original. En California no tuvimos problema (de San Francisco a Los Ángeles), pero en este último (de Chicago a Boston) suponía un extra de $300. Casi duplicaba la tarifa.

Otros extras pueden ser el GPS (a veces hay suerte y viene integrado), cadenas o sillitas para niños.

Antes de proceder a la recogida del vehículo, el agente de la oficina de alquiler se dará una vuelta por el coche y anotará los posibles desperfectos para después comparar a la entrega. Es el momento de asegurarse de que todos los detalles constan en el parte para que luego no nos carguen nada que no nos corresponda. Incluso no cortarse y hacer fotos por si acaso.

Es también la oportunidad de hacer todas las preguntas pertinentes relacionadas con el manejo del vehículo. Podemos tener mucha experiencia a nuestras espaldas, pero con los coches modernos nunca se sabe, pues cada vez incluyen más electrónica y pueden variar con respecto a nuestro coche habitual. Asimismo conviene consultar si tienen algún folleto sobre las normas de conducción, ya que suelen cambiar de un país a otro (y en Estados Unidos en cada Estado es diferente).

No hay que olvidar tampoco enterarse de cómo se abre el depósito y qué combustible usa. Así como la política de devolución. Cada empresa tiene su método y, mientras que unas entregan el coche lleno y así esperan que se devuelva (si no se hace, cobrarán un depósito completo al precio que les parezca a la entrega); otras te entregan vacío, con lo justo para llegar a la gasolinera más próxima.

El precio de la gasolina durante nuestro viaje puede oscilar notablemente si recorremos grandes distancias. Hoy en día hay Apps para todo y se puede averiguar dónde se encuentra la próxima gasolinera y cuál nos va a salir mejor. En cualquier caso, la experiencia me dice que mejor ir llenando de poco a poco para tener siempre el depósito lleno y no quedarnos tirados, como casi nos pasó de camino a Las Vegas (mea culpa).

Para Escocia aprendí y cada mañana a la que comprábamos provisiones en el Tesco, también echábamos unos litros, aunque fueran £5-10. Y es que hay zonas donde puedes conducir kilómetros y kilómetros sin ver ni una población, cuanto menos una estación de servicio. Esto es también importante con respecto a la comida. En un viaje por carretera conviene llevar unos sándwiches, bebidas, algo de fruta, algún snack

Otro gasto en movimiento pueden ser los peajes, y a veces suponen un gran pico. Hay compañías que ofrecen un Vía T (o e-Toll). A veces cobran una tarifa plana y otras te cargan a posteriori los movimientos que hayas realizado. Lo malo es que no siempre se puede elegir y que el dispositivo quizá solo sirva para los peajes del lugar donde alquilas en coche. En nuestro último viaje solo funcionaba en Illinois, una vez fuera del Estado, nos tocó pagar.

También es verdad que a veces es preferible evitar los peajes para tomar una ruta alternativa. Sí, quizá sea más lenta, pero en ocasiones también es más interesante paisajísticamente. Incluso puede que esté menos transitada.

A la hora de devolver el vehículo conviene no apurar la entrega, no sea que nos encontremos con tráfico, lleguemos tarde y nos carguen un día más. Si no se sabe si va a ser muy justa, es mejor añadir un día más a la hora de reservar y curarse en salud. Y es que a veces sale igual, o hay muy poca diferencia. Por ejemplo suele ocurrir con alquileres de 6 días, que apenas varía con respecto a una semana.

Tampoco hay que apurar si después tenemos coger un medio de transporte, no sea que con el papeleo nos retrasen y nos quedemos en tierra. Aunque puede ocurrirnos como en LAX que el agente ni lo revisó. Tan solo anotó las millas y el estado del depósito de gasolina. Nos dio un recibo y listo… Ahí quizá pecamos de confiados, pues lo suyo habría sido pedirle que revisara, anotara y nos diera copia del parte. Y además, hacer fotos nosotros como prueba. Pero no, solo revisamos los asientos, maletero, puertas y guantera para asegurarnos de no dejarnos nada personal. Afortunadamente no nos cargaron nada a posteriori, pero podríamos habernos encontrado con un cargo en nuestra tarjeta días después y, sin pruebas, poco podríamos haber hecho para reclamar. Y más desde otro país.

En caso de tener que interponer una queja en España existen las Juntas Arbitrales de Transporte en cada Comunidad Autónoma. En Europa se puede recurrir al Centro Europeo del Consumidor (CEC), quien se encarga de dar información, asesoramiento y asistencia gratuita. Si ha ocurrido con una compañía extracomunitaria, existe una Red Internacional de Protección al Consumidor y Aplicación de la Ley, pero funciona como AESA, que solo informa, no interviene, por lo que habría que recurrir a alguna empresa privada encargada en reclamaciones.

En fin, muchas consideraciones, pero que tenemos que tener en cuenta para saber cuáles son nuestros deberes y derechos como consumidores. Y para disfrutar de nuestro viaje con el menor número de percances posibles.

Un comentario en “Trucos Viajeros: Alquilar un vehículo

  1. Pingback: Trucos Viajeros: Consejos para hacer un Road Trip | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.