Escape Room: El asesino del Zodiaco, Fox in a Box

En el mes de junio, por cuadre de agendas, no hicimos ninguna sala de escape, sin embargo, este primer fin de semana de julio, aprovechando que además estaba mi hermano por aquí, reservamos para el Asesino del Zodiaco, en Fox in a box, una empresa que ya conocíamos. De hecho, el Búnker fue nuestra primera vez en este mundillo. El año pasado además repetimos en Sarajevo.

Nada más llegar, lo primero fue pagar, guardar nuestras cosas en la taquilla y rellenar la hoja de protección de datos. La sala de espera de Fox in a Box está estructurada en diferentes mesas, de forma que según la sala que vayas a jugar te mandan a una u otra y así no se solapan los Game Masters con sus explicaciones. La nuestra, Ana, fue muy maja. Una chica muy risueña y vivaz que tras saber que teníamos experiencia, se saltó la introducción y pasó a las recomendaciones, forma de pedir pistas y normas. En realidad, nada fuera de lo habitual: no usar la fuerza bruta, nada por encima del techo ni debajo la moqueta…

Y con los aspectos prácticos claros, comenzamos nuestra visita. Porque como suele ocurrir en Fox in a Box, hay una introducción teatralizada. En esta ocasión, Ana era nuestra guía en el tour “En la piel del asesino”, una atracción turística que nos lleva por diferentes localizaciones relacionadas con los asesinos más famosos de la historia para aproximarnos de alguna manera a entender cómo funcionaban sus mentes. La primera parada fue en San Francisco, en la casa de Zodiac, un asesino en serie del que aún se desconoce su identidad y que confesó haber matado a 37 personas en la década de los 60 del siglo pasado (en realidad la policía solo confirmó 7 víctimas, 2 de las cuales consiguieron sobrevivir). Todo parece ir bien durante la visita guiada, pero algo se tuerce y tenemos 60 minutos para conseguir escapar.

Aunque no puedo revelar gran cosa para no reventar la sala, he de señalar que el comienzo engancha desde un primer momento, pues tiene una presentación muy original y divertida.

Al buen fondo (una buena historia real) y a una magnífica introducción se une un tercer factor: una cuidada ambientación. La sala no es muy grande, pero tiene una atmósfera un tanto sórdida y lúgubre tal y como se espera de la temática que nos ocupa. La ambientación está muy cuidada con muebles y elementos de decoración típicos de la época en que nos situamos. Además, la luz tenue, los efectos de sonido y las intervenciones de la Game Master contribuyen sin duda a una completa inmersión en el juego.

El comienzo, aunque no era novedoso para nosotros, sí que nos descolocó un poco y nos costó arrancar. Nos enredamos con varias cosas y finalmente Ana tuvo que guiarnos un poco porque vio que se nos estaba yendo el tiempo y nos estábamos complicando demasiado. Al final, como siempre, todo es más sencillo de lo que parece. A partir de ahí la cosa fue algo más rodada y comenzamos a rebuscar y remover todo buscando en cada rincón, resolvimos enigmas, abrimos candados y entramos en una buena dinámica siguiendo el hilo conductor de la historia. En general, es un juego no lineal en el que predominan las pruebas mecánicas y electrónicas y apenas hay un par de candados. Únicamente nos atascamos con una clave y pedimos una pista.

En esta ocasión el sistema de pistas funcionaba por medio de un interruptor, y tras pulsarlo, nuestra Game Master nos mostró una imagen en pantalla. En realidad esta ayuda no nos sirvió de mucho, pues ya habíamos asociado bien la idea para resolver la prueba. Sin embargo, le dimos una vuelta y descubrimos que estábamos bailando un par de números. A partir de ahí, seguimos jugando.

Cabe remarcar que este sistema de pistas está limitado a 10 minutos, por lo que después de pedir una, habría que esperar ese tiempo para solicitar una nueva. En nuestro caso, afortunadamente, no nos supuso un problema pues volvimos a meternos de lleno en la historia.

Esta vez éramos cinco integrantes y en este primer tramo del juego nos compenetramos bastante bien rastreando, visualizando las soluciones e intuyendo para qué iban a servir las piezas de puzles que íbamos encontrando. Para cuando llevábamos 30 minutos de juego pasamos a la siguiente fase. Aunque casi nos quedamos esperando a que alguien se decidiera a activar el mecanismo…

En esta segunda parte íbamos un poco acelerados, pues nos daba la sensación de que íbamos muy mal de tiempo. Sin embargo, seguimos con un buen ritmo y solo tuvimos que pedir otra nueva pista ya casi hacia el final porque habíamos encontrado unos objetos que no sabíamos muy bien qué hacer con ellos y nos impedía avanzar. Con la ayuda de Ana de nuevo encauzamos y casi sin darnos cuenta estábamos fuera con un tiempo de 41:24 y cierto bajón. Y es que pensábamos que nos quedaría al menos otra sala.

La sensación general una vez fuera fue buena. Nos había gustado la historia, la introducción tan entusiasta, la ambientación, el tipo de pruebas, los elementos sorpresa, la tensión, cómo está hilado todo, la participación equilibrada de todos los participantes (a veces hay quien sale con la sensación de no haber aportado al equipo), la percepción de que la Game Master estaba continuamente pendiente… Sin embargo, había un poso de decepción al fondo por la duración. Sin duda se nos hizo muy corto.

El tipo de enigmas hace que la dificultad sea intermedia y adecuada para un grupo de 4-5 personas. Quizá con 6 no haya pruebas para todos.

En cuanto a lo que se podría mejorar, yo diría que todo nos funcionó correctamente y había un buen mantenimiento de los elementos del juego. No obstante, dejando a un lado la cuestión de la ausencia de una tercera sala, diría que tendrían que revisar el hecho de que una de las pistas sea obtenida de una grabación en inglés. En primer lugar porque este idioma no es un requisito para participar, y segundo porque la calidad del audio era lamentable y no era fácil de oír (cuanto menos de descifrar). Por lo demás, como digo, todo bien cuidado, hilado y teniendo cierto sentido.

Volveremos, aunque antes probaremos más salas de otras empresas, que hay mucho donde elegir.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.