Berlín III. Día 2: East Side Gallery

Nos levantamos a las 8 de la mañana para aprovechar bien el día. Había amanecido lluvioso y frío, nada raro un 7 de diciembre, así que nos abrigamos bien y nos pusimos en marcha. Como habíamos llegado tan tarde no teníamos nada que desayunar, así que lo haríamos en marcha. De camino al S-Bahn el olor nos llevó a una Bäckerei (panadería) donde compramos unos bollos recién hechos. En la pequeña estación de Schönhauser Alle, justo antes de bajar al andén, completamos el desayuno con unas bebidas calientes.

Nuestra primera parada del día era la East Side Gallery, por lo que nos bajamos en Westkreuz, pero antes de recorrer el resto del muro, nos acercamos a una terraza sobre el Spree para fotografiar el Oberbaumbrücke, el puente más atractivo de la ciudad. 

Su aspecto recuerda a las puertas amuralladas de estilo gótico báltico, de hecho, el arquitecto Otto Stahn se basó el la Mitteltorturm de ciudad de Prenzlau. Pero este diseño data de finales del XIX, el puente original, construido en 1724, no era más que una barrera de tronco de árbol que servía como puesto de aduanas. De ahí el nombre Oberbaum (árbol río arriba). Río abajo había otro control, el Unterbaum.

Tras la caída del muro fue renovado recuperando su diseño, aunque Santiago Calatrava le añadió una sección central de acero.

Desde sus orígenes ha servido de límite fronterizo. Lo era como control aduanero, después en 1920 como delimitación entre los distritos de Friedrichshain y Kreuzberg y con la construcción del muro como frontera entre Berlín Este y Berlín Oeste. Perdió esta característica en 2001, cuando se creó el distrito de Friedrichshain-Kreuzberg. Hoy en día tiene un carácter más festivo y suele acoger actividades culturales  y artísticas.

Dando la espalda al puente tomamos la Mühlenstraße, donde se conserva la mayor parte del muro de Berlín que queda en pie. Recordemos que fue erigido el 13 de agosto de 1961 y cayó el 9 de noviembre de 1989. El muro se levantó en una noche y, con una longitud de 45 kilómetros, dividía en dos la ciudad de Berlín. Además, unos 115 kilómetros adicionales rodeaban el oeste aislando así la República Federal de la Democrática. Desde la RDA se le dio el nombre de Barrera de protección antifascista ya que la intención era protegerse contra “la inmigración, la infiltración, el espionaje, el sabotaje, el contrabando, las ventas y la agresión de los occidentales”.

Se sellaron los accesos y se cancelaron los medios de transporte que comunicaban ambos lados (el S-Bahn y el U-Bahn sí que circulaban del Oeste al Este, pero no paraban). En el oeste había dos puntos de control (Helmstedt y Dreilinden) y en el este uno (en la Friedrichstraße), cada uno de ellos renombrado siguiendo el alfabeto radiofónico: Alfa, Bravo, Charlie. Hoy queda en pie el tercero (una copia), que visitaríamos otro día.

Además, las casas cercanas al muro se vaciaron para poder crear un perímetro limpio.

El muro se renovó en 1975, erigiendo uno nuevo de hormigón armado con una altura de 3,6 metros de altura y más de 120 kilómetros de longitud. Además, la frontera se reforzó con una valla de tela metálica con tendido de alambre de espino, una alarma que detectaba el contacto con el suelo, pistas de control para recoger las huellas de los fugitivos, fosos, barreras antivehículos y antitanques, más de 300 torres de vigilancia equipadas con proyectores de búsqueda y treinta búnkeres.

Y si el muro se levantó de la noche a la mañana (aunque se llevaba tiempo gestando), podríamos decir que cayó de la misma manera. Un poco antes de las 7 de la tarde del 9 de noviembre de 1989 Günter Schabowski anunció en una conferencia de prensa sobre la Ley de Viajes que se habían retirado todas las restricciones y que la gente podría moverse libremente simplemente con su identificación. Cuando fue preguntado por la entrada en vigor de la medida respondió “desde ya” y la lió, porque quienes estaban siguiendo la retransmisión en directo se lo tomaron al pie de la letra y se echaron a la calle. Es lo que tiene el alemán, que es muy preciso, y si usas ab sofort y no otros términos similares estás expresando una connotación de inmediatez innegable.

Los guardias fronterizos, que aún no habían recibido notificación alguna, se vieron sobrepasados ante la llegada de tantas personas y no se atrevieron a disparar. Al final acabaron abriendo los puntos de acceso tanto a un lado del muro como al otro.

En las horas siguientes hubo quienes (sobre todo desde el lado occidental) se presentaron con hachas, picos y otro tipo de herramientas dispuestos a derrumbar el muro y al artista alemán Bodo Sperling se le ocurrió la idea de salvar al menos un trozo para crear una galería de arte urbano al aire libre. Fue así como nació la East Side Gallery, un tramo de 1,3 kilómetros que sería pintado en desde febrero a septiembre de 1990 por 118 artistas internacionales.

He recorrido tres veces este tramo (una de ellas en coche) y las pinturas han cambiado. Y esto es porque hay muchas que han sido grafiteadas encima y en 2009 se llevó a cabo una renovación. Y aún así, hay algunas que se ven como recién hechas, mientras que otras no han sido respetadas y de nuevo tienen pintadas encima.

Viendo las fotos de 2007 y las de 2018 hay muchas que han sido sustituidas, sin embargo, otras más conocidas se mantienen. Sin duda es el caso de el Bruderkuss entre Brezhnev y Honecker, una de las obras más fotografiadas.

También se mantiene la del Trabant atravesando el muro.

En general la mayoría de las pinturas están relacionadas bien con la época de la Alemania dividida o bien con las guerras, la paz o los muros que se construyen en todo el mundo (erigidos por países no comunistas – hola, España-  y con más muertes anuales que en todo el tiempo que estuvo en pie el de Berlín).

Cuando llegamos al otro extremos del muro nos dirigimos a Ostbahnhof donde tomamos el S-Bahn hasta la estación Alexanderplatz, una de las más importantes y también de las más usadas de Berlín.

4 comentarios en “Berlín III. Día 2: East Side Gallery

  1. Pingback: Berlín II. Datos sobre Alemania | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Berlín I. Día 1: Vuelo y llegada a Berlín | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Berlín IV. Día 2 II: De Alexanderplatz al Rotes Rathaus | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Berlín VII. Día 2 V: Visita al DDR Museum – Museo de la RDA | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .