Berlín VI. Día 2 IV: De la Berliner Dom a la Gendarmenmarkt

Tras la visita a los patios continuamos nuestro paseo hacia la Isla de los Museos. Tomamos la calle Vera Brittain-Uber, que sigue el curso del Spree y permite ver parte de dicha isla. A la altura de la catedral nos encontramos el conjunto de esculturas de Wilfried Fitzenreiter conocido como Drei Mädchen und ein Knabe (3 muchachas y un muchacho).

Estas esculturas de bronce se colocaron en 1988 frente al Hotel Palast, sin embargo en 2007 fueron movidas a esta ubicación a orillas del Spree, junto a las escaleras que llevan al Museo de la DDR.

Nos dirigimos al Friedrichsbrücke para cruzar a la Museuminseln, donde se encuentran los cinco museos más importantes de la ciudad. Este puente, que sustituye al Pomerantzenbrücke que separaba en su día las poblaciones de Berlín y Cölln, nos da una buena vista del lateral de la catedral.

En el otro extremo del puente, además de con este templo, vamos viendo cómo aparecen ante nosotros los diferentes museos.

El primero de ellos en ser inaugurado fue el Altes Museum (el Museo Antiguo), en 1830, lo cual supuso que el arte ya no solo fuera accesible a las clases altas. Después le siguió el Neues Museum (el Museo Nuevo), conocido en su inauguración como Museo Real Prusiano.

En 1876 abrió las puertas la Nationalgalerie  – hoy Alte Nationalgalerie – (la Antigua Galería Nacional) y finalmente a principios del siglo XX lo hicieron el Museo del Emperador Federico (hoy Bode-Museum) y el Pergamonmuseum (el Museo de Pérgamo), cuya apertura coincidió con el centenario de la inauguración del primero.

Con la II Guerra Mundial quedaron en ruinas y aunque fueron parcialmente renovados en la época de la RDA, la mayor restauración se llevó a cabo a partir de 1999, cuando se llevó a cabo un plan en el que todos los museos quedaran conectados bajo tierra a través del Paseo Arqueológico.

Junto al Lustgarten, y a un lateral del Altes Museum, se erige la Berliner Dom, la catedral de Berlín, cuya cúpula es fácilmente divisible desde varios puntos de la ciudad.

El edificio se halla donde anteriormente se encontraba una catedral barroca de 1747 que fue renovada en 1822 en estilo neoclásico. Sin embargo, el diseño de Karl Friedrich Schinkel le pareció muy sencillo al emperador Guillermo II y ordenó que se demoliera y se construyera una más majestuosa que mostrara el poderío de los Hohenzollern. Ansiaba una nueva más grande y ostentosa que hiciera sombra a la Catedral de San Pedro en Roma y a la de San Pablo en Londres.

Así, entre 1895 y 1905, se levantó una en estilo neobarroco diseñada por Julius Raschdorff con unas dimensiones de 114 metros de largo, 73 de ancho y 116 de alto y que se ha convertido en el edificio religioso más importante de Berlín. Y lo curioso es que, a pesar de su nombre, nunca ha sido realmente una catedral, pues no ha alojado a ningún obispo católico, sino que es de culto protestante.

Quedo severamente dañada con la II Guerra Mundial como consecuencia de una bomba que cayó sobre su cúpula en 1944. La RDA sin embargo no se dio prisa en restaurarla, ya que había otras prioridades en cuanto a presupuestos se refiere. Así pues, se colocó un techo provisional para protegerla y los trabajos de recuperación se llevaron a cabo entre 1975 y 1993. Recientemente, en 2008, se inauguró la nueva cruz que corona la cúpula. De hecho, en las fotos de nuestro último viaje se ve cómo aún estaba cubierta.

En este caso nos encontramos con que estaban restaurando una de las torres.

En el interior destaca el altar (construido con mármol blanco y ónix amarillo), la cúpula de 85 metros de altura, sus capillas y la cripta – la Hohenzollerngruft – que alberga las tumbas de los miembros de la dinastía de los Hohenzollern fallecidos desde finales del siglo XVI hasta principios del siglo XX.

Además, 270 escalones llevan a la monumental cúpula, desde donde se obtiene una magnífica panorámica 360º de la ciudad.

Frente a la catedral se ubica el Berliner Stadtschloss, el Palacio Imperial, que se encontraba aún en reconstrucción.

Este palacio fue el edificio más importante de la administración prusiana y la principal residencia de los Hohenzollern desde el siglo XVIII hasta la caída del Imperio Alemán, al final de la I Guerra Mundial. Se construyó para unir a Berlín y Cölln y se convirtió en el centro de la nueva ciudad. Fue en 1701 con la coronación de Federico I de Prusia cuando pasó a ser residencia real.

Quedó gravemente dañado en la II Guerra Mundial, y fue reducido a un solar en 1950, ya que para la RDA simbolizaba el absolutismo prusiano. En una parte del terreno se erigió entonces el Palacio de la República, un edificio moderno que fue sede del Parlamento de la RDA además de darle otros usos administrativos y culturales.

Esta construcción fue demolida en 2006 y en su lugar se ha proyectado el Humboldt Forum, que recupera el edificio original además de incorporar una biblioteca, salas para exposiciones temporales de los museos de Berlín e incluso una estación de metro en su interior. Esta parte más moderna, la que vemos en la foto superior, había sido abierta en agosto. Para el resto del edificio habría que esperar al 14 de Septiembre de 2019, el 250 aniversario del nacimiento de Alexander von Humboldt.

Dado que pretendíamos visitar los museos por las tardes, cuando ya no hubiera luz, dejamos atrás la Isla de los Museos y seguimos con nuestro paseo hacia la avenida Unter den Linden, una de las principales arterias de la ciudad.

En ella se encuentra la Neue Wache, un monumento conmemorativo de las víctimas de la guerra y de la tiranía. En su puerta encontramos una placa que reza:

“Conmemoramos a los pueblos que sufrieron por la guerra. Conmemoramos a sus ciudadanos que fueron perseguidos y perdieron la vida. Conmemoramos a los caídos de las guerras mundiales. Conmemoramos a los inocentes que perdieron la vida a causa de la guerra y de las consecuencias de la guerra en la patria, en el cautiverio y en el destierro. 

Conmemoramos a los millones de judíos asesinados. Conmemoramos a los Sinti y Toma asesinados. Conmemoramos a todos aquellos que fueron asesinados por su origen, por su homosexualidad, por estar enfermos o ser débiles. Conmemoramos a todas las víctimas a las que se le negó el derecho a la vida.

Conmemoramos a todos los seres humanos que tuvieron que morir a causa de las convicciones religiosas o políticas. Conmemoramos a todos los que fueron víctimas de la tiranía y murieron siendo inocentes.

Conmemoramos a las mujeres y los hombres que sacrificaron su vida en la resistencia contra la tiranía. Rendimos homenaje a todos los que eligieron la muerte para no doblegar su conciencia.

Conmemoramos a las mujeres y los hombres que fueron perseguidos y asesinados porque se opusieron al régimen totalitario de la dictadura después de 1945″.

El edificio de estilo neoclásico fue construido entre 1816 y 1818 para el rey de Prusia Federico Guillermo III y desde su inauguración hasta 1918 albergó a la Guardia Real. Sin embargo, en 1931 el Gobierno Prusiano ordenó reformarla y crear un lugar conmemorativo para los caídos en la I Guerra Mundial. Por aquel entonces en el centro del recinto había un bloque de granito con una corona de roble en hierro plateado.

Con la II Guerra Mundial quedó seriamente dañado y la RDA lo reconstruyó como Monumento de Conmemoración a las víctimas del fascismo y del militarismo. En 1969 se le añadió una llama eterna en el centro del recinto y se enterraron un soldado y un preso desconocidos en tierra traída de los campos de batalla de la guerra y de los campos de concentración. Desde 1993 es el principal monumento conmemorativo del país.

En el interior bajo un agujero que permite la entrada cenital de luz natural se encuentra la escultura de Käthe Kollwitz “Madre con su hijo muerto”.

En la acera opuesta se erige la Berliner Staatsoper, el edificio de una de las tres óperas de Berlín. Las otras dos son la Deutsche Oper Berlin y la Komische Oper.

Fue encargada por Federico II de Prusia y construida entre 1741 y 1743 como Ópera Real. Desde entonces ha sido reconstruida en diversas ocasiones. La primera de ellas como consecuencia de un incendio en 1843 y, por supuesto, un siglo después tras la II Guerra Mundial. Además, ha sido restaurada entre 1983 y 1986 y recientemente entre 2010 y 2017 llevando a cabo importantes modernizaciones para mejorar la visibilidad de todas las butacas así como la acústica.

Uno de los laterales del edificio de la Ópera da a la Bebelplatz, tristemente conocida por ser la plaza donde en 1933 la Liga Estudiantil Alemana Nazi quemó los libros que consideraban inapropiados. Básicamente todos aquellos que no comulgaban con sus ideas. Como recuerdo hay escavada una biblioteca que tiene las estanterías vacías como símbolo de todos aquellos libros que ardieron.

Junto a esta biblioteca subterránea se halla una placa con una frase del escritor Heinrich Heine: “Ahí donde se queman libros se acaba quemando personas”. Lo paradógico es que lo dijo bastantes años antes (murió en 1856).

La plaza queda flanqueada además de por la Ópera, por un edificio de la Universidad de Humboldt y por la pequeña Sankt-Hedwigs-Kathedrale (Catedral de Santa Eduvigis), la iglesia católica romana más antigua de la ciudad y la única hasta mediados del siglo XIX.

Fue ordenada construir en el siglo XVIII por el emperador prusiano Federico II el Grande. De estilo neoclásico e intentando emular el Panteón Agripa, fue dedicada a la santa patrona de Silesia y Brandeburgo, Santa Eduvigis de Andechs, y conmemora la llegada de los inmigrantes silesios católicos a Brandeburgo y Berlín. Tras quedar destruida en la II Guerra Mundial, fue reconstruida entre 1952 y 1963.

La bordeamos y, tomando la Marktgrafenstraße, llegamos a la Gendarmenmarkt, una de las plazas más bonitas arquitectónicamente hablando de todo Berlín.

Apenas se podía apreciar por el mercadillo navideño pero forma un conjunto armónico con las dos catedrales (la alemana al sur y la francesa al norte), y el Konzerthaus. La estatua de Schiller domina la plaza que ha cambiado varias veces de nombre desde su construcción en 1688. En su inauguración fue Linden Markt, después ha sido Friedrichstädtischer Markt y Neuer Markt antes de tomar Gendarmenmarkt a finales del siglo XVIII tras haber sido usada por el regimiento de caballería “gens d’arms”. Volvió a ser renombrada como Platz der Akademie en 1950 con motivo del 250 aniversario de la Academia de las Ciencias, pero tras la reunificación, en 1991 retomó el de Gendarmenmarkt, que conserva hasta la actualidad.

Los tres edificios forman una U, quedando las dos catedrales gemelas enfrentadas y el Konzerthaus en el centro. En realidad, la Französischer Dom, la Catedral Francesa, es más que una iglesia, ya que, aunque alberga la Französische Friedrichstadtkirche, también acoge el Hugenottenmuseum (El Museo Hugonote) y un mirador. 

La iglesia fue construida entre 1701 y 1705 para la comunidad francesa protestante, los hugonotes, que buscó refugio en Prusia gracias al Edicto de Potsdam concedido por Federico Guillermo.

Quedó dañada con la II Guerra Mundial al igual que el resto de edificios de la plaza y no se reconstruyeron hasta 1981. La torre con el mirador abrió seis años más tarde, en el 750 aniversario de Berlín. Se pueden obtener unas buenas vistas de la plaza y alrededores subiendo los 284 escalones que suben hasta dicho mirador. Esta vez no los subimos, pero en nuestra primera visita a la ciudad sí, y desde luego que merece la pena el esfuerzo.

La Deuscher Dom fue construida prácticamente a la par, entre 1701 y 1708, aunque no añadió la cúpula hasta 1785.

En 1943 fue reducida a cenizas y los trabajos de reconstrucción no comenzaron hasta 1982. Y aún así, llevó unos 14 años concluirlos. Hoy tampoco es una iglesia, sino que ahora pertenece al gobierno alemán y desde 1996 acoge el Museo del Bundestag donde se puede hacer un seguimiento del sistema parlamentario alemán desde 1848 hasta la actualidad gracias a la exposición Wege – Irrwege – Umwege (Hitos – Retrocesos – Desvíos).

En medio de ambas se halla el Konzerthaus, diseñado por Karl Friedrich Schinkel. Erigido en 1821 como Schauspielhaus Berlin (Teatro de Berlín), acogía las representaciones del Teatro Real. Después de la I Guerra Mundial, con la caída de la monarquía prusiana, el teatro cambió su nombre a Preußisches Staatstheater (Teatro Estatal Prusiano).

Tras la II Guerra Mundial tuvo que ser reconstruido y dado que en Berlín Oriental no había una gran sala de conciertos y sí muchos teatros de renombre, se decidió convertirlo en un gran auditorio reconfigurando totalmente el espacio interior. Hoy en día alberga un auditorio principal (großer Konzertsaal), que cuenta con 1600 butacas y otro más pequeño (kleiner Konzertsaal), con capacidad para 400 personas. Además, el edificio tiene un club de música, la sala de ensayos para la orquesta y, desde 2003, la sala Werner Otto (Werner-Otto-Saal).

Dimos una vuelta a la plaza por el exterior, ya que el mercadillo ocupaba el espacio central y por la tarde era de pago. Decidimos que volveríamos otra mañana antes de las 14h que es cuando la entrada era libre y tendríamos mejor luz. Y es que eran las 15:30 y estaba comenzando a atardecer. Era el momento oportuno para meternos en algún museo y aprovechar el resto de la tarde. El elegido para aquel día fue el DDR Museum, así que hacia allí que nos dirigimos.

6 comentarios en “Berlín VI. Día 2 IV: De la Berliner Dom a la Gendarmenmarkt

  1. Pingback: Berlín V. Día 2 III: De Nikolaiviertel a Die Hackeschen Höfe | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Berlín VII. Día 2 V: Visita al DDR Museum – Museo de la RDA | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Berlín XIV. Día 5: Desde el Charlottenburgschloss hasta la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Berlín XIX. Día 6 III Parte: Museo de Pérgamo y Museo de Historia Natural | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Berlín XXI. Día 7 II Parte: Galerías Lafayette, Mercadillo Navideño de Gendarmenmarkt y Ferhsehturm | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Conclusiones de nuestro viaje a Berlín | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .