Berlín XVI. Día 5 III: Visita a la Cúpula del Reichstag y al Neues Museum

Llegamos al Reichstag unos minutos antes de nuestra visita programada. En la caseta de entrada enseñamos nuestra confirmación de solicitud (aquí expliqué como reservar) y nos hicieron pasar a otra sala en la que un señor nos pidió tanto dicha confirmación como nuestros pasaportes para confirmar nuestras identidades. Para ser funcionario de un edificio gubernamental y alemán, la verdad es que el hombre fue muy simpático y amable. Nos marcó en su lista y nos hizo pasar al siguiente paso: el arco. Allí tuvimos que quitarnos chaqueta y mochilas para pasarlas por el detector de metales y seguidamente nos hicieron esperar en otra sala.

Cuando hubieron formado un grupo medianamente grande, nos condujeron a un ascensor que nos subió hasta la planta cuarta. Allí había un mostrador en el que se nos facilitó una audioguía gratuita y muy moderna que se activa por sensor según te vas moviendo. Así, reproduce una pista u otra sin tener que pulsar ningún número. Las hay disponibles alemán, inglés, español, francés, italiano, portugués, polaco, ruso, turco y holandés. Además hay una especial para ciegos (solo en alemán) y una videoguía para sordos. Con el auricular en la oreja, comenzamos nuestra visita por la rampa, donde automáticamente se inicia el relato.

El edificio del Reichstag fue construido entre 1884 y 1894 en estilo neo-renacentista según el diseño de Paul Wallot. Nació con la mente puesta hacia una supuesta monarquía parlamentaria, aunque a Guillermo II no le hizo mucha gracia que la cúpula superara a la del Palacio Real. Tampoco le gustó la inscripción de “Dem Deutschen Volke” (“Al pueblo alemán”) que hoy figura en el pórtico de la fachada principal. Prohibió su instalación y no fue colocada hasta 1916.

El 9 de noviembre de 1918 el diputado socialdemócrata Philipp Scheidemann proclamó la república desde una ventana. La Asamblea Nacional se reunió en Weimar y el 31 de julio de 1919 se aprobó la Constitución de la primera democracia parlamentaria alemana. Recogía derechos civiles básicos y libertades así como el principio de igualdad ante la ley, libertad de reunión, de credo y conciencia. Incorporaba además el sufragio universal para mayores de 20 años.

El NSDAP llegó a la bancada parlamentaria a principios de 1930 y el 30 de enero de 1933 Hitler sería proclamado Canciller.  Un incendio de causas desconocidas la noche del 27 de febrero le sirvió como pretexto para perseguir a los enemigos políticos. En realidad, aunque acusó a un joven comunista holandés, todo apunta a que fue provocado por los propios nazis para declarar el estado de emergencia y cercenar los derechos y libertades de la Constitución de Weimar.

Durante la dictadura Nazi el Reichstag perdió su significado y quedó abandonado. El terreno alrededor se convirtió en huerto de patatas y vegetales. Después, durante la II Guerra Mundial sufrió importantes daños, perdiendo incluso la cúpula. Permaneció en ruinas hasta 1961, cuando se comenzó una renovación parcial (aunque sin cúpula). Se convertiría entonces en lugar de exposiciones sobre la historia del país.

En 1991, tras la reunificación, se decidió que el parlamento abandonara Bonn y volviera al edificio del Reichstag en Berlín. Se llevaron entonces importantes tareas de restauración entre 1995 y 1999 bajo las órdenes de Norman Foster, quien incorporó esta famosa cúpula de cristal que se puede recorrer y ofrece unas magníficas vistas panorámicas de la ciudad.

Con 23 metros de altura, la cúpula de acero y vidrio se sitúa justo encima de la sala plenaria como símbolo de que el pueblo, desde la parte superior, quien controla a sus representantes políticos. Gracias a un cono cubierto de espejos como eje central, se renueva el aire de sala y se refleja la luz hacia el interior del edificio.

Alrededor de este cono hay unos paneles que hacen un recorrido por la historia de Alemania y su democracia.

La cúpula está abierta al exterior, lo que permite recoger el agua de lluvia para ser después reutilizada. Y lo cual significa que si hace frío en la calle, también lo hace dentro de la cúpula.

El recorrido comienza por la rampa de la derecha, y lo primero que vamos viendo es el Spree y los edificios federales próximos al Reichstag. Sin embargo, con las torres del propio edificio, apenas se intuyen los tejados. A lo lejos vemos cómo sobresalen varias iglesias y la cúpula dorada de la sinagoga.

Más sencilla de ver es la Torre de la Televisión y la cercana cúpula de la Catedral.

Casi completando la vuelta podemos apreciar realmente cerca la Puerta de Brandeburgo desde su parte trasera y si afinamos la vista detrás de la torre del Reichstag vemos asomar la parte superior de la Ballena de Gehry en el DZ Bank.

A medida que vamos subiendo se obtiene una mejor perspectiva de los alrededores, aunque seguimos teniendo la cristalera delante. En nuestro caso además con gotas de lluvia.

Por fin en la terraza exterior podemos dar una vuelta 360º alrededor de la cúpula y ver la ciudad sin impedimentos. No obstante, el edificio no es lo suficientemente alto como para tener una gran perspectiva.

En cualquier caso, a pesar de que no son las mejores vistas, la visita merece sin duda la pena. No hay límite de tiempo una vez dentro, por lo que puedes disfrutar de la visita tranquilamente. Cuando te cansas, entregas la audioguía y esperas a que se forme un grupo para bajar en ascensor. A nosotros nos dio tiempo a hacer el recorrido completo, salir al exterior, bajar y leer los paneles antes de que comenzara a anochecer.

Con las luces de los edificios comenzando a encenderse pusimos rumbo a la Isla de los Museos para seguir aprovechando la tarde. Junto al Reichstag nos encontramos un memorial a aquellos que murieron intentando abandonar la RDA. Se trata de una serie de cruces con los nombres y las fechas de cada una de las víctimas.

Y mirando hacia la carretera descubrimos la marca de baldosas que recuerdan por dónde pasaba el muro.

Nuestro museo elegido para este día fue el Neues Museum, el Museo Nuevo. Construido en el siglo XIX en estilo neoclásico, fue concebido como una extensión del Altes Museum, para que acogiera colecciones que no podían ser exhibidas en este como las de objetos del Antiguo Egipto, las históricas y prehistóricas, la de obras bizantinas, las realizadas en yeso moldeado de esculturas griegas y romanas de la antigüedad, la de obras del Renacimiento y de arte clásico, la de arte gótico, la etnográfica, la de acuarelas y grabados o la de cerámica y vidrio.

Cerrado al público durante la II Guerra Mundial y quedando seriamente dañado, no fue reabierto hasta más de medio siglo después. Tras serios trabajos de reconstrucción, la reinauguración fue en 2009.

El Museo Nuevo es uno de los más espectaculares del mundo, tanto por la grandiosidad de su edificio como por las colecciones que alberga. Cada sala es diferente y podemos encontrar distintas exposiciones a lo largo y ancho de sus tres plantas. Principalmente alberga tres colecciones: la del Museo de Egipto y de Papiros, la del Museo de Prehistoria y Protohistoria y la Colección de Antigüedades, siendo seguramente la de Egipto la más importante del museo.

Se pueden ver auténticas momias, figuras funerarias utilizadas para los rituales de enterramiento y un sinfín de objetos.

Eso sí, dentro de Egipto, su joya sin duda es el busto de la reina Nefertiti que conserva su pintura original después de 3000 años. Por eso se halla en una vitrina y las fotos solo se pueden hacer desde fuera de la sala, a una distancia prudencial.

En la misma sala hay expuesto además un segundo busto, una reconstrucción para ciegos que se puede tocar.

Otra de sus piezas estrella es la Cabeza Verde de Berlín, un busto realizado en pizarra sobre el 350 a.C. y considerada una de las obras más relevantes del arte egipcio .

En la tercera planta se encuentra la exhibición centrada en la Edad de Piedra, de Bronce y de Hierro, donde destaca el famoso Sombrero de Oro de Berlín, de unos 3000 años de antigüedad capaz de predecir los eclipses lunares.

Nos faltaba por ver aún el de Pérgamo, pero desde luego el Neues Museum había puesto el nivel muy alto.

Eran casi las seis de la tarde cuando terminamos y nos volvimos tranquilamente paseando hasta la Alex para coger el metro como venía siendo habitual. Aunque hicimos una parada en la tienda de Ampelmann para comprar unos recuerdos. Cuando ya tienes unos imanes de un viaje anterior y todo te parece caro, siempre es una buena idea una bolsa de tela, que cuesta 1€.

Y con esto dimos por concluido nuestro cuarto día en Berlín. Aún nos quedaba día y medio y mucho por ver.

11 comentarios en “Berlín XVI. Día 5 III: Visita a la Cúpula del Reichstag y al Neues Museum

  1. Pingback: Crucero Capitales Bálticas. Etapa VI: Wismar | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos de una escapada a Berlín | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Berlín II. Datos sobre Alemania | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Berlín XIV. Día 5: Desde el Charlottenburgschloss hasta la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Berlín XI. Día 4: Excursión a Sachsenhausen | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Berlín XV. Día 5 II: Desde la Siegensäule hasta el Monumento al Holocausto | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Berlín VI. Día 2 IV: De la Berliner Dom a la Gendarmenmarkt | Una cosa te voy a decir
  8. Pingback: Berlín XIX. Día 6 III Parte: Museo de Pérgamo y Museo de Historia Natural | Una cosa te voy a decir
  9. Pingback: Berlín XII. Día 4 II: Altes Museum | Una cosa te voy a decir
  10. Pingback: Berlín XXI. Día 7 II Parte: Galerías Lafayette, Mercadillo Navideño de Gendarmenmarkt y Ferhsehturm | Una cosa te voy a decir
  11. Pingback: Conclusiones de nuestro viaje a Berlín | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .