Berlín XIX. Día 6 III Parte: Museo de Pérgamo y Museo de Historia Natural

Con el estómago lleno nos dirigimos como ya era costumbre a la Isla de los Museos. Para nuestro penúltimo día tocaba visita al Museo de Pérgamo, el más visitado de Berlín. Comenzó a construirse en 1910 en un espacio en el que hasta entonces se hallaba un edificio en el que se almacenaban objetos de excavaciones arqueológicas. Fue concebido para dar cabida a construcciones monumentales de conjuntos arqueológicos. Así, al contrario de lo habitual, primero llegaron las obras de arte y después se erigió el edificio en torno a estas. Inaugurado en 1930, consta de tres alas que albergan sendas colecciones permanentes: la Colección de antigüedades clásicas, el Museo del Antiguo Oriente Próximo y el Museo de Arte Islámico. Podríamos decir que se trata de tres museos en uno. Además, está en obras para incorporar una cuarta con fachadas de cristal que mostrará la Puerta de Kalabsha, la columnata procesional del faraón Sahure y la fachada de Tell Halaf.

La primera de las salas acoge el Altar de Zeus, la gran estrella del museo y la que le da nombre. Esta construcción, realizada para agradecer a los dioses las bendiciones concedidas, data del siglo II a.C. y estaba enterrada en la acrópolis de la ciudad griega de Pérgamo (hoy Turquía). Fue descubierta en 1871 por un ingeniero alemán y poco después trasladada a Berlín, donde se ha exhibido desde entonces. Tan solo abandonó la capital germana entre 1945 y 1959, pues fue tomada como botín de guerra por los soviéticos. Hoy Turquía intenta que vuelva a su territorio, pero no parece que Alemania esté muy por la labor.

Es una de las obras maestras de la escultura helenística y está considerada como la octava maravilla del mundo antiguo. Lamentablemente, lleva en obras desde 2014, por lo que no pudimos verla.

Otra de las grandes estructuras que podemos encontrar en nuestra visita es la Puerta del Mercado romano de Mileto (hoy también Turquía), una de las obras mejor conservadas del museo. Construida hacia el año 120 d.C. en tiempos del emperador romano Adriano, se correspondía con la entrada sur del mercado.

Cuando siglos más tarde Justiniano mandó construir una muralla alrededor de la ciudad y esta puerta de 17 metros de altura y 30 de ancho pasó a formar parte de la fortificación. Un terremoto la dejó sepultada hasta que un grupo de arqueólogos alemanes la encontró y decidió, como en el caso del altar, llevársela a Berlín, donde fue restaurada.

En el último siglo ha pasado por una nueva restauración ya que quedó dañada durante la II Guerra Mundial.

Al otro lado de la puerta entramos en el Museo del Antiguo Oriente Próximo, donde se exponen más de 270.000 objetos provenientes de las grandes excavaciones realizadas por arqueólogos alemanes en los antiguos territorios de Mesopotamia, Siria y Anatolia (hoy Irak, Siria y Turquía). Así por ejemplo encontramos la Puerta de Ishtar de Babilonia, la Vía Procesional, un modelo de la Torre de Babel y una copia del código de Hammurabi.

La Puerta de Ishtar fue una de las ocho monumentales de la muralla interior de Babilonia. Con unas dimensiones de 14 metros de alto y 10 de ancho, daba acceso al Templo de Marduk. En realidad, se trata de dos puertas, pero la segunda no se ha podido exhibir por falta de espacio.

Fue mandada construir en el 575 a. C. por Nabucodonosor II y está decorada con leones y dragones, los símbolos de Ishtar (la diosa babilónica del amor y la guerra) y Marduk.

Al igual que en los casos anteriores, está en Alemania porque la excavación arqueológica fue dirigida por un equipo germano y del mismo modo el país de origen – en este caso Irak – no está muy contento con la circunstancia. Aunque quizás gracias al expolio aún podemos observar el azul lapislázuli sus ladrillos, quién sabe si habría acabado reducido a cenizas con la guerra.

El código de Hammurabi fue muy importante en su época (1750 a. C.), ya que sirvió para unificar y plasmar por escrito todas las leyes del imperio babilónico. Recibe el nombre del rey que la mandó esculpir y aunque se suele conocer por la popular Ley de Talión (ojo por ojo y diente por diente), fue el primer código en recoger la presunción de inocencia. El que se puede ver en el museo es una copia. El original está en el Louvre.

En la planta superior se halla el Museo de Arte Islámico, que recoge artesanía de los países islámicos desde el siglo VIII al XIX. La mayoría de sus obras proceden de las excavaciones en el Imperio Otomano realizadas por los alemanes en la ciudad de Samarra.

Destaca el Salón de Alepo, una sala realizada en madera pintada y muros decorados por cerámicas. Resulta impresionante ver el grado de detalle, pero bueno, en la línea de lo que habíamos visto en los palacios de Marrakech.

Otros elementos llamativos son el Nicho de Damasco (siglo XV) o el Mihrad de la Mezquita de Maidám en Kashan. Esta última data de 1226 y con sus 2,80 metros de altura consta de un triple nicho con dos semicolumnas y seis franjas caligráficas con versos del Corán.

A mí personalmente me encantó el Mihrad de la Mezquita de Beyhekim (Turquía), con su decoración azul turquesa.

Una de las joyas de esta colección islámica es la Fachada de Mushatta. Con 33 metros de ancho por 5 de altura, formaba parte del Palacio de Qusair Mushatta en Amán (Jordania). Data del siglo VIII y llegó a Berlín en 1903 cuando se lo regaló el sultán osmanlí Abdul Hamid II al Kaiser Guillermo II.

Aunque los bombardeos de la II Guerra Mundial la dejaron dañada, hoy se conservan dos de las bases de las torres (el palacio tenía 23) y aún se puede ver la magnífica decoración en altorrelieve con rosetas y detalles vegetales, animales y fantásticos.

El arte islámico de la Península Ibérica también está representado. De hecho, nos llamó la atención descubrir una cúpula del siglo XIV procedente del Palacio del Partal de la Alhambra, concretamente de la Torre de las Damas.

Está realizada en madera de cedro y chopo tallada y posteriormente pintada.

Además de elementos arquitectónicos destaca la colección de alfombras orientales.

El Museo de Pérgamo es sin duda el más impresionante de todos los museos de Berlín. Posee una gran cantidad de construcciones de valor incalculable para la humanidad. Seguir la audioguía, leer todos los textos y contemplar las obras llevaría mucho tiempo, seguramente toda una jornada, pero aunque no se disponga de tanto tiempo, sin duda es una visita imprescindible, aunque sea haciendo una selección de las obras más importantes.

Nosotros lo recorrimos sin audioguía y centrándonos en lo que más nos interesaba, por lo que pudimos optimizar el tiempo y así aprovechar la última hora de la tarde para visitar también el Museum für Naturkunde, esto es, el Museo de Historia Natural. Fue fundado en 1810 en colaboración con la Universidad de Berlín para albergar una amplia selección de minerales, pero pronto comenzaron a llegar otras colecciones de otras disciplinas y el espacio se quedó pequeño. Así pues, se construyó un nuevo edificio en la calle Invalidenstraße que fue inaugurado en 1889 por el Kaiser Guillermo II y que aún hoy sigue siendo su sede. Se halla a un par de kilómetros de la isla junto a la parada Naturkundemuseum de la U6.

Quedó gravemente dañado durante la II Guerra Mundial y lamentablemente algunas colecciones se perdieron prácticamente en su totalidad. Sin embargo, el edificio pudo reconstruirse rápidamente y fue el primer museo en reabrir sus puertas (16 de septiembre de 1945).

No es un museo muy grande, pero sí muy completo. Con más de 25 millones de objetos expuestos, alberga las colecciones más grandes de Alemania en sus tres áreas: mineralogía, paleontología y zoología.

Nada más entrar nos llama la atrapa la impresionante exposición de dinosaurios. Además de quedarnos con la boca abierta con la inmensidad de los esqueletos, podemos completar la información gracias a apoyo multimedia en torno a ellos.

Destacan el Brachiosaurus brancai, que con sus más de 13 metros de altura es el esqueleto de dinosaurio más grande expuesto en todo el mundo y el fósil del ave primitiva Archaeopteryx.

Pero por encima de todos, la joya de la corona es Tristan Otto, un esqueleto original de Tyrannosaurus rex que, con sus 12 metros de largo y 4 de alto, es el único esqueleto de un T-Rex en Europa hasta la fecha y uno de los mejor conservados del mundo.

Fue encontrado en 2010 por el paleontólogo Craig Pfister en el Arroyo del Infierno, una formación geológica que discurre a través de Montana y las dos Dakotas (Estados Unidos). Es un lugar que se formó hace 67 millones de años y alberga bastantes restos de dinosaurios así como de otros animales y plantas, por lo que se pudo determinar que Tristan Otto vivió en una época húmeda, cálida y templada.

Su cráneo, de metro y medio, resulta impresionante. Y más aún viendo su dentadura.

Podemos conocer más sobre los animales y como surgen nuevas especies en la Pared de la Diversidad, donde se presentan unas 3000.

En el Ala Este sorprende la sala acristalada de las colecciones húmedas, un espacio de 12,6 kilómetros de estanterías en el que que se exponen unos 276.000 frascos que contienen peces, arañas, anfibios, cangrejos y mamíferos conservados en formol. Es un poco tétrico, la verdad.

Además, hay una parte dedicada a las técnicas de disecación de los animales y podemos ver ejemplares de lo más diversos.

Los minerales por su parte se encuentran en la sala original del siglo XIX, que alberga incluso algunos de la colección de Alexander von Humboldt.

El museo además tiene amplias exposiciones permanentes muy didácticas sobre el Sistema Solar, la creación del Cosmos y la Tierra y la evolución de los saurios.

Sin duda un museo muy interesante, más aún si se visita con niños.

Para finalizar el día esta vez no nos fuimos en busca de un mercadillo navideño, sino que pensamos aprovechar el abono transporte y tomar algún bus para ver el Berlín más simbólico de noche. No estoy hablando de los típicos buses rojos de Hop on y Hop off, sino de líneas regulares. Se trata de la 100 y la 200.

El 100 fue el primer bus que se creó tras la reunificación y conecta el Zoologischer Garten en el Oeste con la Alexander Platz en el corazón del antiguo Berlín Este. En su recorrido de apenas media hora entre ambas estaciones pasa por numerosos lugares de interés de la ciudad como el distrito de Charlottenburg y la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, por el Tiergarten y la rotonda de la Siegensäule, por el Schloss Bellevue, por el Reichstag, por la Puerta de Brandeburgo y la Avenida Unter den Linden, por el Lustgarten y la Berliner Dom y por la Marienkirche.

El 200 por su parte, aunque inicia también la ruta en la Zoologischer Garten y sigue hasta la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, después se desvía por la parte sur de los parques de Berlín Mitte. Pasa por el zoo y continúa hasta Potsdamer Platz para tomar después la Avenida Unter den Linden compartiendo de nuevo recorrido con el 100. Sin embargo, mientras que este acaba en la Alex, el 200 sigue hasta el barrio de moda de Prenzlauer Berg.

Como teníamos tiempo de sobra, tomamos el 200 desde el museo hasta Zoologischer Garten y allí esperamos a un 100 de doble piso para hacer el camino inverso hasta la Alex, donde tomamos el metro hasta el apartamento.

Tocaba dejar preparado el equipaje, pues al día siguiente volvíamos a Madrid. Aunque aún nos quedaba toda una mañana por Berlín.

5 comentarios en “Berlín XIX. Día 6 III Parte: Museo de Pérgamo y Museo de Historia Natural

  1. Pingback: Berlín XVIII. Día 6 II Parte: Berlin Wall Memorial | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Berlín XVI. Día 5 III: Visita a la Cúpula del Reichstag y al Neues Museum | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Berlín XII. Día 4 II: Altes Museum | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Berlín VI. Día 2 IV: De la Berliner Dom a la Gendarmenmarkt | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Conclusiones de nuestro viaje a Berlín | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .