Berlín XXI. Día 7 II Parte: Galerías Lafayette, Mercadillo Navideño de Gendarmenmarkt y Ferhsehturm

Dejando atrás el Checkpoint Charlie y siguiendo por la Friedrichstraß, llegamos a las Galerías Lafayette, los grandes almacenes que ya habíamos visto en París. Llegaron a Berlín en 1996 y es la única tienda que tiene la marca fuera de Francia.

El edificio, que por fuera es completamente de cristal, alberga en su interior sobre todo marcas internacionales de moda, accesorios y cosmética. También cuenta con un departamento gastronómico, el Lafayette Gourmet, en el que se pueden encontrar especialidades francesas. No tiene tanto glamour como la tienda de París, ni siquiera su gran cúpula, versión moderna de la que corona los almacenes de la capital francesa, impone tanto.

Detrás de los grandes almacenes se encuentra la Gendarmenmarkt, nuestro siguiente destino. Dado que hasta las 14h la entrada en la plaza era gratuita, decidimos que era un buen momento para pasear por los puestos del mercado navideño y quizá picar algo.

Para comer no teníamos mucha variedad. O bien algo dulce como frutos secos garrapiñados o corazones de mazapán y chocolate; o bien algo salado como salchichas. Además, para beber predominaba, como es habitual en estos mercadillos navideños, el Glühwein, un vino caliente especiado.

A mí no es una bebida que me apasione especialmente, de hecho el olor tan pesado y frecuente que envuelve el país por esas fechas me revuelve un poco el estómago. Sin embargo, mi prima quería probarlo, así que pedimos una taza (normalmente te cobran un depósito que te devuelven cuando la entregas).

Para no beberlo a palo seco, compramos unas salchichas y nos dimos un paseo por el mercadillo.

Desde Gendarmenmarkt tomamos la U2 hasta Alexanderplatz para subir a la Fernsehturm. Esperábamos encontrar cola para subir a la torre, ya que suele ser uno de los lugares más turísticos de la ciudad; sin embargo, tuvimos suerte y apenas tuvimos que esperar ni para sacar las entradas ni para subir en el ascensor.

Construida en los años 60 por la RDA, con sus 368 metros de altura ofrece unas vistas 360º de la ciudad. Es el monumento más alto de la ciudad y la tercera torre de la televisión más alta de toda Europa.

Cuenta con un restaurante giratorio que permite desayunar, comer o cenar mientras disfrutas de las vistas 360 sin tener que moverte de la silla, no obstante no es barato. Intentamos reservar para desayunar un día, pero se nos iba de presupuesto y los horarios eran muy tardíos para nosotros. Así pues, nos conformamos con la visita tradicional.

Desde el mirador a 203 metros de altura podemos ver el plano de la ciudad, así como los edificios más importantes (el Ayuntamiento, el Reichstag, la Puerta de Brandeburgo, la Catedral, los museos, la Potsdamer Platz…). Aunque para algunos hay que afinar la vista, ya que se pierden entre tanto edificio.

Y por supuesto tenemos una buena perspectiva de la Alexanderplatz.

Claro, que todo depende de lo despejado que esté el día y de lo limpios que estén los cristales. También de dónde esté el sol, pues puede reflejar en las ventanas y cegar.

La visita no lleva mucho tiempo, entre media hora y una hora. Todo depende de la cantidad de gente que haya (por aquello de poder asomarse) y del tiempo que empleemos en leer los carteles que nos indican qué tenemos ante nuestros ojos.

Tras la visita comimos en el McDonald’s de la plaza antes de recoger el equipaje en la estación y dirigirnos, ya de noche, a la parada del autobús que nos llevaría a Tegel. Nos fuimos con tiempo suficiente aunque tampoco demasiado, ya que no hay mucho que hacer en el anticuado aeropuerto.

En 2006 la Corte Federal Administrativa autorizó la expansión del aeropuerto de Berlín-Schönefeld y un par de años después se cerró el de Tempelhof (reconvirtiéndose en un parque). Por tanto, Berlín hoy en día cuenta con Schönenfeld a las afueras y con Berlín-Tegel Otto Lilienthal. Este último se encuentra en la ciudad y tiene un plano hexagonal que fue revolucionario en los 60 pero que ha impedido que pueda ser ampliado. Así pues, dado que se ha quedado obsoleto y saturado, la idea era que cerrara cuando se inaugurara el de Berlin-Brandeburgo Willy Brandt. No obstante, esta reapertura planeada para junio de 2012 se ha retrasado varias veces (parece que la definitiva es en octubre de 2020) por tramas de corrupción, por lo que limita el número de rutas nuevas a y desde Berlín y encarece los billetes. Quizá para la próxima vez que vayamos a la capital alemana tengamos suerte y ya esté en pleno funcionamiento.

En cualquier caso, en este caso tocó Tegel y desde allí volvimos a Madrid, dando por finalizado nuestro viaje. Y también el 2018.

7 comentarios en “Berlín XXI. Día 7 II Parte: Galerías Lafayette, Mercadillo Navideño de Gendarmenmarkt y Ferhsehturm

  1. Pingback: Día 8. París. Montmartre, Galerías Lafayette y Palais Garnier | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Berlín VI. Día 2 IV: De la Berliner Dom a la Gendarmenmarkt | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Berlín XIX. Día 6 III Parte: Museo de Pérgamo y Museo de Historia Natural | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Berlín XIV. Día 5: Desde el Charlottenburgschloss hasta la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche | Una cosa te voy a decir
  5. Pingback: Interrail. Viajando por Benelux día 3. Rotterdam – Amberes – Bruselas | Una cosa te voy a decir
  6. Pingback: Berlín IV. Día 2 II: De Alexanderplatz al Rotes Rathaus | Una cosa te voy a decir
  7. Pingback: Preparativos de una escapada a Berlín | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .