Serie Terminada: Elementary

Allá por 2012-2013 vimos el piloto de Elementary y la dejamos aparcada hasta que finalizó este verano pasado. La verdad es que no escribí sobre el piloto en su día porque aunque no me disgustó del todo, le faltaba algo. Hoy, años después, después de haber visionado sus 7 temporadas y 154 capítulos, me reafirmo en que no es que sea la peor serie de la historia, pero realmente tampoco aporta gran cosa.

La serie pretendía ser una adaptación de Sherlock Holmes a la época actual en la que el detective es un exadicto a la heroína que se ha fugado de un centro sanitario y cuyo padre le busca una asistente de abstinencia (Watson) para que sea su sombra durante 6 semanas y así asegurarse de que no tiene una recaída. Cuando Sherlock es requerido por la policía de Nueva York para ayudar en un caso complicado Joan se siente fascinada y comienza a colaborar con él.

La adaptación sobre el papel no suena mal. Da igual que Watson sea Joan y no John, que la acción se traslade de Londres a Nueva York, o que haya tecnología. El problema es que pretendía competir con el Sherlock de la BBC y, claro, las comparaciones son odiosas. Cuando la cadena británica se negó a una adaptación, los estadounidenses se podían haber conformado con emitir la versión británica, pero vieron más filón a grabar una propia por la que después obtener beneficios con la distribución. Así pues, sin los permisos oportunos Elementary no toma como referencia las historias originales de Conan Doyle (solo detalles de aquí y allá) sino que crea un procedimental más al estilo de Castle, Monk, Psych, El Mentalista, Instinct… Es decir, una serie convencional y ligera mucho menos interesante que la original en la que un civil un tanto excéntrico se incorpora a la plantilla de la policía y resuelve sus casos.

Sherlock y Elementary se mueven en dos registros diferentes, pero es que además la británica es infinitamente superior en todos los aspectos que se pueda comparar. Cada capítulo es casi una película (90 minutos) con una fotografía más propia del cine, diálogos ágiles y brillantes, un ritmo muy medido y unos actores que lo bordan (tanto Cumberbatch como Freeman). La versión americana sin embargo tiene temporadas de 24 episodios (frente a los 3 de la europea) de 40 minutos de duración. Así pues, no da tiempo a ahondar tanto en cada uno de los casos. Además, los guiones están bastante mascados y gusta de explicar referencias incluso dentro del mismo capítulo, como si el espectador fuera imbécil.

Por otro lado, entiendo el cambio de escenario, sustituyendo Londres por un territorio estadounidense, sin embargo, Nueva York ya está muy trillada en cuanto a series de policías que necesitan asesores. Quizá podrían haber buscado un Boston, un Chicago, un Seattle…

Jonny Lee Miller y Lucy Lui no cuajan como Holmes y Watson. Al menos se han esforzado en buscar un actor inglés, pero no tiene carisma. Lui por su parte, tiene un registro limitado y parece un palo recitando un guion.

En cuanto a sus personajes, el Holmes de Elementary más que un brillante detective que no encaja en las convicciones sociales resulta arrogante y desagradable con su actitud de atormentado. Su Watson no está lo suficientemente desarrollada como para ser el contrapunto perfecto del protagonista. No tiene sentido que haya dejado su carrera como cirujana porque se le muriera un paciente, como si fuera algo que no ocurriera nunca. Además, la química entre ambos brilla por su ausencia. Quizá también por eso nos hemos librado de la famosa tensión sexual no resuelta metida con calzador tan típica en cualquier serie.

Tampoco tienen nada reseñable los personajes secundarios. Ni los que salen durante todos los capítulos – esos policías que se supone que son los que llevan los casos y piden ayuda en caso de que la se estanquen, pero que en realidad están de comparsa – ni los que aparecen puntualmente a lo largo de las temporadas como el padre de Sherlock, su hermano o Moriarty, también convertida en mujer y además examante del detective.

Lo único quizá destacable es la cabecera. Su cabecera y banda sonora sí que nos recuerdan a un clásico Sherlock.

En definitiva, si tomamos Elementary como una serie de Sherlock, no merece la pena tragarse las 7 temporadas, mejor sentarse a ver la británica, que si conserva la esencia. Por el contrario, si la consideramos como un procedimental más obviando las referencias literarias, entonces resultará entretenida como cualquier otra serie de detectives con caso semanal y arco argumental temporal. Entretenida, sí; memorable, no. Podría llamarse Las aventuras de un detective en Nueva York y habría sido la misma serie sin tener que faltarle el honor a Sherlock. Eso sí, no habría tenido tanta publicidad para atraer a la audiencia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .