Road Trip por Islandia XII: Día 5 III Parte. De Akureyri al Lago Mývatn

Abandonamos Akureyri y continuamos nuestro camino hacia el este bordeando el Eyjafjörður. Cuando hubimos cruzado al lado opuesto nos encontramos con el recién inaugurado peaje, el único en Islandia. Se trataba del túnel Vaðlaheiðargöng que acorta en 16 kilómetros la distancia que hay entre Akureyri y Húsavik y que permite evitar el Puerto de Vikurskard.

Valoramos la opción de cruzarlo, porque daba que pensar que si estos islandeses habían decidido construir un túnel en esa zona, debía ser porque el puerto quizá era peligroso. Así pues, hicimos una parada en el mirador para documentarnos y concluir si merecía la pena, porque lo cierto es que barato no era. Costaba unos 10€ el trayecto y se podía pagar online bien antes de entrar, o bien hasta 3 horas después de haberlo cruzado (más caro). No había barreras de control, sino cámaras que registraban las matrículas de los coches.

Después de consultar en el gps nos quedó claro que no era necesario cruzarlo, ya que lo que ahora eran las carreteras 83 y 84, antes era la Ring Road, por tanto estaba bien asfaltada. Quizá en invierno sí que merezca la pena evitar el puerto, pero desde luego en nuestras fechas vimos innecesario pagar por ahorrarnos 15 minutos. Preferimos ir por el exterior y disfrutar de las vistas.

Una hora más tarde llegamos a Goðafoss, la cascada de los dioses. Recibe este nombre porque, según la historia, cuando el lagman (hombre de leyes) Þorgeir tuvo que decidir si el pueblo islandés adoptaba la fe cristiana, hizo oficial su resolución arrojando a la cascada sus estatuas de dioses paganos. Hay una placa que recuerda este paso al cristianismo.

Dejamos el coche en el aparcamiento y tomamos el camino marcado a través de la lava cubierta de musgo hasta que llegamos a un acantilado y se nos va mostrando parte de la cascada. Ya mucho antes se oye el estruendoso sonido del agua.

Pero no es hasta que no nos acercamos más que no sentimos el vértigo de la impresión. Fuimos un poco arriesgados y nos asomamos a una piedra suspendida sobre el río, lo que nos permitió verla en todo su esplendor.

El agua proviene del río Skjálfandafljót (el cuarto más largo del país con 180 kilómetros) y se precipita unos 12 metros por el barranco formado por la lava que llegó desde el Valle Barðardalur hace tiempo. La lava ocupa casi la misma extensión que el río, originándose en las Tierras Altas cayendo por el borde del mayor glaciar de Islandia.

La cascada de 30 metros de ancho tiene forma de herradura y queda dividida en dos por una gran roca desde la que cae otro pequeño salto de agua. Sentarse en frente resulta hipnotizador tanto por el sonido como por la magnitud. El poder acercarse de aquella manera además, la convierte en una de mis favoritas.

Pero es que, gracias a un puente, podemos incluso verla desde la orilla opuesta, a nivel del río.

Sin duda una estupenda manera de acabar el día. por todo lo alto.

Ya atardeciendo, volvimos a la Ring Road y nos desviamos en la 848 hasta llegar a nuestro alojamiento durante los próximos días, el Hotel Gígur by Keahotels.

El hotel no era muy grande, pero estaba muy bien situado a los pies del Lago Mývatn, por lo que nos resultaba conveniente para explorar la zona durante los próximos días.

La habitación era sencilla.. Contaba con dos camas (que juntamos), un perchero con un asiento, espejo y escritorio. Para no saturar el espacio, dejamos la comida que no fuéramos a utilizar fuera en el coche, ya que con la temperatura exterior se iba a conservar mejor, y solo nos dejamos dentro las maletas.

El baño también era pequeño, con una ducha, un lavabo y el inodoro.

Como siempre, lo justo para nuestra estancia, ya que teníamos intención de aprovechar los días al máximo desde que saliera el sol hasta que se ocultase. Así pues, teniendo cama y baño, prácticamente estábamos satisfechos. Quizá lo único que echamos en falta fue un calentador de agua.

Como ya eran las 20:30 de la tarde, y habíamos tenido un día completo en el que habíamos recorrido 315 kilómetros, solo nos apetecía darnos una ducha y cenar. Lo malo es que volvíamos al olor a huevo podrido, así que, una ducha rápida e improvisamos unos wraps con unas tortillas, una bolsa de ensalada y una lata de sardinas. De postre, skyr. Y tras revisar la ruta del día siguiente, pusimos el despertador y a dormir.

2 comentarios en “Road Trip por Islandia XII: Día 5 III Parte. De Akureyri al Lago Mývatn

  1. Pingback: Road Trip por Islandia XIII: Día 6. Húsavík, Cañón de Ásbyrgi, Hafragilfoss y Dettifoss | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos para un Road Trip por Islandia II: Itinerario y Alojamiento | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .