Road Trip por Islandia XIII: Día 6. Húsavík, Cañón de Ásbyrgi, Hafragilfoss y Dettifoss

El sexto día de nuestro viaje madrugamos bastante, y es que habíamos contratado una excursión para ver ballenas a las 8:30 en Húsavík. En este alojamiento teníamos incluido el desayuno, pero empezaba a las 7 y teníamos unos 60 kilómetros hasta Húsavík, así que contábamos con que íbamos a tener que tomarnos algo rápido y salir pitando.

El buffet constaba de bebidas calientes, zumos, leche, cereales, bollería, algo de embutido, yogur, huevos en diferentes formas… No era muy extenso, pero sí tenía cierta variedad. Dado que no teníamos mucho tiempo, nos tomamos el café/té y una tostada y volvimos a la habitación a terminar de prepararnos y coger las mochilas.

A las 7:30 ya estábamos en la carretera y apenas 40 minutos aparcábamos frente a  Gentle Giants, la empresa con la que habíamos reservado. La cuestión era que no sabíamos qué iba a pasar con nuestra excursión, ya que de camino a Húsavík recibí un correo electrónico en el que me comunicaban que el capitán había cancelado las salidas para ese día por estar el mar muy revuelto. Así pues, nos presentamos en el mostrador para preguntar qué opciones nos quedaban. La chica nos explicó que parecía que al día siguiente la cosa se iba a calmar un poco y que, si queríamos, nos podía trasladar la reserva para entonces. Sin embargo, dado que al día siguiente teníamos programada la excursión a Askja, decidimos moverla para dos días después, que la previsión meteorológica parecía indicar que el fuerte viento ya habría desaparecido.

Como íbamos a tener que volver al pueblo, no nos entretuvimos más y tras repostar volvimos a la carretera para intentar aprovechar el día al máximo ya que habíamos madrugado tanto. Al fin y al cabo tan solo eran las 9 de la mañana. Tomamos la 85 dirección este, una ruta que lleva por un circuito algo menos conocido que el Círculo Dorado, pero que también tiene diferentes puntos de interés. Conocido como el Círculo de Diamante, esconde lugares como el Cañón de Ásbyrgi, la cascada de Dettifoss, los Acantilados de los Murmullos (Hljóðaklettar) y el Lago Mývatn.

Nuestra primera parada fue a unos 60 kilómetros de Húsavik, en el Cañón de Ásbyrgi, formado como consecuencia de la erosión provocada por las inundaciones y derrumbamientos ocurridas tras varias explosiones volcánicas. Diversos estudios parecen indicar que el río glaciar Jökulsá discurría a través del cañón, pues se han encontrado en el sur restos fósiles de hace más de 2500 años. Hay muchas leyendas populares sobre gente escondida viviendo en acantilados, una de ellas cuenta cómo un hada prometió ayudar al hijo de un pobre granjero de Byrgi y una chica pudiente que se casaran pese a la prohibición de sus familias. Para intervenir en su favor, a cambio la chica tenía que liberar al enamorado del hada (que había sido convertido en bestia por una criatura que vivía en los acantilados) tirándole a sus fauces sus más queridas posesiones.

El cañón tiene forma de herradura y una longitud de unos 3,5 kilómetros de largo por 1 de ancho. No se ve desde la carretera, ya que las altas paredes del cañón y la vegetación impiden ver su cara interior. Para ello hay que adentrarse a pie. Así pues, hicimos una parada en el centro de atención al visitante para que nos explicaran qué rutas podíamos. Había para todo tipo de públicos, desde los que quieren dar tan solo un paseo, hasta los que quieren dedicar toda una jornada, ya que están clasificadas por niveles de dificultad y tiempo requerido. Había unas más llanas y otras con más inclinación. Alguna incluso subía hasta la parte alta del cañón.

A nosotros nos pareció que lo más adecuado era elegir la más sencilla de todas, de un kilómetro y una media hora. Y es que la siguiente, de 4.5 kilómetros, ya nos parecía un tanto larga para el día que teníamos por delante. Así pues, dejamos el coche en el aparcamiento y nos adentramos en el bosque siguiendo las indicaciones de nuestra ruta, la A1.

Pronto llegamos al río, a un tramo en el que transcurre con bastante calma. Y al fondo el cañón de roca basáltica.

Apenas había gente y pudimos pasear tranquilamente disfrutando de la humedad y de la quietud de la naturaleza siguiendo la ruta circular que habíamos elegido. Y en una media hora estábamos de vuelta al aparcamiento para seguir con nuestro día.

Retomamos la carretera 85 para después desviarnos por la 864 dirección sur. Nos dirigíamos a las cascadas Dettifoss y Selfoss cuando vimos un camino que parecía dirigirse a un punto de interés, así que lo tomamos. Si ya de por sí la carretera 864 estaba llena de baches y grava, durante este tramo temí que nos quedáramos atascados, pues había unos buenos socavones encharcados y nuestro Ford Ka+ no era alto. Afortunadamente conseguimos llegar al aparcamiento de Hafragilfoss sin alguna incidencia más allá de que el coche acabara lleno de barro y tierra rojiza.

Así de primeras parecíamos estar en un paisaje lunar, y no parecía haber ninguna cascada en los alrededores, sin embargo, nos cruzamos con gente, por lo que tomamos el camino por el que venían campo a través.

Es entonces cuando el cañón se abre y vemos el río a nuestros pies. Y aunque aún seguíamos sin ver claramente la cascada Hafragilfoss, ya la oíamos en la lejanía y se intuía al fondo.

El cañón Jökulsárgljúfur es el más largo y espectacular de toda Islandia. Mide aproximadamente 25 kilómetros de largo y medio kilómetro de ancho. En muchas partes de su recorrido llega a alcanzar los 100 metros de profundidad. Se cree que se formó como consecuencia de catastróficas inundaciones del río glaciar Jökulsá, que se originó en la cara norte del Vatnajökull después de la última era glaciar. La parte oeste de Jökulsárgljúfur fue declarada Parque Nacional en 1973 y en 2008 se integró dentro del Parque Nacional Vatnajökull. El área está protegida desde 1996.

Subiendo a unas rocas que hacían de mirador pudimos, por fin, ver la cascada en todo su esplendor casi a vista de pájaro. Situada en una de las zonas más profundas del cañón, tiene 27 metros de altura y una anchura de 91 metros. Hay una ruta que permite bajar a nivel del río. Pero nosotros nos conformamos con esta panorámica.

Comenzó a chispear y hacía bastante aire, por lo que decidimos continuar antes de quedarnos atrapados allí arriba. Volvimos a la 864 para seguir hasta Dettifoss, a algo menos de 4 kilómetros. Con esta cascada teníamos la duda inicial de si aproximarnos por la 862 o por la 864, y es que habíamos leído opiniones diferentes con respecto a ambas carreteras. Según parece la 862 es más corta y tiene algún tramo asfaltado, sin embargo, también tiene alguno en muy mal estado. Permite acercarse a la cascada desde su lado oeste, lo que da una vista desde arriba. Por su parte la 864 es toda de gravilla, pero ofrece una visión más cercana a la cascada. Ya que habíamos dejado atrás la 862 al dirigirnos al cañón de Ásbyrgi, nos pareció que tenía más sentido tomar la 864. Una decisión que no sé si fue mejor o peor, ya que el camino por la grava y los baches se me hizo interminable, pero es cierto que gracias a que tomamos este camino pudimos ver la Hafragilfoss y acercarnos al máximo a Dettifoss.

Esta cascada de unos 100 metros de ancho está considerada como la cascada más potente del continente europeo. Me lo creo. El estruendo al acercarse es abrumador y se puede ver claramente la nube que va dejando al precipitarse el río Jökullsá á Fjöllum con fuerza desde unos 45 metros de alto desde el cañón de Jökulsárgljúfur. Este río se origina bajo el glaciar Dyngjujökull en el extremo norte del gran glaciar Vatnakökull y es el segundo más largo de Islandia con 206 km. También es el de mayor cuenca (7750 km2), sin embargo, dado que esta es la región más seca del país, en este aspecto se queda en cuarto lugar. Se estima que Dettifoss mueve en su caída un caudal que oscila entre los 200 y 500 metros cúbicos por segundo (según la época del año y el deshielo).

Desde este lado este se puede observar desde varios puntos. Por un lado hay un mirador que permite una visión más panorámica del cañón y de la cascada. Por otro, si bajamos a un saliente bajo ese mirador, obtenemos una visión algo más recortada de la cascada (además de acabar mojado). Y finalmente, la aproximación total poniéndonos sobre las rocas desde las que se precipita.

Esta última opción es la más peligrosa ya que hay que tener mucho cuidado con las rocas húmedas. No obstante, imagino que este acercamiento no será siempre posible. En invierno estará todo helado y sería una locura pisar por ahí. Y en primavera y principios de verano supongo que llevará más caudal, por lo que esas rocas que nosotros veíamos, seguro irán bajo el agua.

Estuvimos una buena hora disfrutando de las tres perspectivas y tomando fotos con diferentes parámetros. Y cuando quedamos satisfechos, decidimos seguir con nuestra ruta rumbo a Selfoss. Volvimos pues al coche, sin embargo, cuando llevábamos un par de kilómetros descubrimos en el GPS que nos la habíamos pasado hacía rato. Cuando estábamos a los pies de Dettifoss habíamos visto un letrero que la anunciaba a un kilómetro a pie siguiendo el margen del río, pero pensábamos que había otra opción de llegar en coche, no solo andando. Al parecer, nos equivocamos, habríamos tenido que tomar aquella senda. Aunque según vimos en fotos se trata de una cascada tan espectacular o más que Dettifoss, decidimos continuar por la 864 en lugar de retroceder, pues eran casi las dos del mediodía y si regresábamos, nos tendríamos que dejar otras cosas por ver de la ruta del día. Una difícil decisión, pero, como ya sabíamos, no podríamos ver todo lo que llevábamos en la lista.

4 comentarios en “Road Trip por Islandia XIII: Día 6. Húsavík, Cañón de Ásbyrgi, Hafragilfoss y Dettifoss

  1. Pingback: Road Trip por Islandia XIV: Día 6 II Parte. Áreas Geotermales de Hverir y Krafla | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos para un Road Trip por Islandia II: Itinerario y Alojamiento | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por Islandia XV: Día 6 III Parte. Lago Mývatn | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Road Trip por Islandia XVI: Día 7. Excursión al Volcán Askja | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .