Road Trip por Islandia XXIV: Día 10 II Parte. Cascada Svartifoss

De vuelta en el centro de visitantes del parque y tras haber comido, iniciamos la segunda ruta del día. Esta vez la S2, que conduce a la cascada Svartifoss.

Nos íbamos a meter unos buenos kilómetros en el día de hoy, pero es que no nos podíamos saltar esta cascada, considerada una de las mejores de toda Islandia. Se encuentra a algo más de kilómetro y medio del aparcamiento y su ruta está clasificada con el color azul, lo cual quiere decir que es de dificultad baja. No obstante, esta catalogación hace más referencia a que no tiene obstáculos en el camino, ya que fácil fácil realmente no es, pues cuenta con un desnivel importante y hace falta cierta forma física o al menos tomárselo con calma. No es tan exigente como la ruta de Hengifoss, pero desde luego no es un paseo en llano. Eso sí, al menos está preparada con una malla para evitar barro y deslizamientos del terreno.

El sendero quedaba protegido por la vegetación aunque en algunos tramos se despejaba y se podían ver los alrededores.

Asimismo íbamos viendo el río y encontrándonos con algunos saltos de agua menores.

Cuando llevábamos algo más de un kilómetro ya comenzamos a ver la cascada precipitándose por el precipicio bordeado por el verde intenso de la vegetación, pero aún nos quedaba un trecho por recorrer.

Una vez en la explanada en la que se bifurcan las rutas ya pudimos atisbarla totalmente de frente y sin obstáculos ante nosotros.

No es la más alta (mide 20 metros) ni la más ancha, le ocurre como a Hengifoss que lo que la hace destacar es su entorno, ese desfiladero de columnas basálticas. Estas columnas hexagonales son como las de Litlanesfoss, de origen volcánico, y se cristalizaron cuando el flujo de lava se enfrió de manera extremadamente lenta.

Hay unas escaleras que bajan a la base de la cascada, pero acaba en un lateral, por lo que si se quiere contemplar de frente hay que salir de este camino marcado y meterse en el cauce del río. En verano esto es fácil porque hay partes secas y otras donde no cubre mucho. En invierno y primavera ha de ser más peligroso porque las rocas estarán resbaladizas por el hielo. De hecho la propia cascada va formando estalactitas.

Parece ser que esta cascada sirvió de inspiración para la moderna Hallgrímskirkja, en Reikiavik. Aunque en realidad desfiladeros de columnas basálticas hay muchos repartidos por el país, por lo que cualquiera podría haber dado lugar a la idea.

Después de un rato haciendo fotos, emprendimos el descenso para volver de nuevo al aparcamiento. Se puede cruzar el puente y hacer la ruta circular, o bien bajar por el mismo camino que se sube. Esta segunda opción es la que elegimos nosotros, llegando al camping, que por aquellas fechas estaba bastante vacío. Aunque claro, imagino que lo que suele predominar son las caravanas y furgonetas camperizadas y no tanto las tiendas de campaña, sobre todo ya en septiembre.

Junto al camping, un poco antes de llegar al aparcamiento hay un puesto de comida en el que predomina la sopa de langosta y fish and chips. Eso sí, a precios islandeses.

De nuevo en el coche volvimos a la Ring Road y pusimos rumbo a Kirkjubæjarklaustur, que es donde íbamos a pasar la noche.

Durante el camino nos acompañan las montañas, a veces cubiertas por la nubes, y diferentes masas de agua procedentes del parque nacional y que van a dar al océano.

Poco antes de llegar a Kirkjubæjarklaustur encontramos uno de tantos campos de lava cubiertos de verde que ya habíamos visto en otras partes de la isla. En este caso la lava fue expulsada en 1783 por el cercano volcán Laki.

Se piensa que este volcán propició graves cambios climáticos en toda Europa en los años sucesivos, siendo incluso el responsable de la causa de las malas cosechas en la Francia de Luis XVI que originaron malestar en la población y llevarían a la Revolución Francesa. Y es que no fue una erupción sin más, sino que fue LA ERUPCIÓN. La grieta de más de un centenar de cráteres estuvo expulsando de forma continuada lava durante 8 meses. El viejo pueblo quedó sepultado en gran parte y murió mucha gente.

Unos kilómetros antes de llegar al hotel nos topamos con máquinas trabajando en la carretera. Me sorprendió que estuvieran asfaltando en una época de tanto movimiento turístico, pero claro, teniendo en cuenta que en dos días tendrían inaugurarían la temporada de lluvia y nieve, no es que les queden muchas opciones para el mantenimiento vial.

A las 18:30 y con 209,3 kilómetros en el contador llegamos al Hótel Laki, donde teníamos que recoger las llaves de nuestra cabaña en los Efri-Vík Bungalows, sin embargo, al hacer el registro nos sugirieron cambiar la reserva al edificio principal. El chico de recepción nos comentó que estaríamos más cómodos y que además tendríamos conexión a internet, algo que no llega a los bungalows. Dado que la zona de estos estaba un tanto embarrada y el día siguiente se presentaba lluvioso y que además el desayuno tendríamos que hacerlo en el hotel, pues aceptamos el cambio. 

Por comentarios que leí en internet parece que suelen hacer bastante a menudo esta oferta. Imagino que cuesta más mantener estas cabañitas en el aspecto higiénico y térmico y si tienen habitaciones disponibles en el edificio principal eso que se ahorran. Nos dieron una habitación en la planta baja de un ala que parecía un anexo posterior a la construcción original del hotel. No estaba nada mal de espacio, incluso con un pequeño rincón con calentador de agua.

Es cierto que el baño era un tanto básico y no era precisamente moderno, pero cumplía perfectamente su función.

Aunque era pronto, dimos por concluido el día, pues había sido bastante completo con la excursión al glaciar y después la ruta hasta Svartifoss. Así, nos dimos un descanso antes de repasar la planificación, cenar y acostarnos pronto.

4 comentarios en “Road Trip por Islandia XXIV: Día 10 II Parte. Cascada Svartifoss

  1. Pingback: Road Trip por Islandia XXIII: Día 10. Excursión al glaciar Falljökull | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Preparativos para un Road Trip por Islandia II: Itinerario y Alojamiento | Una cosa te voy a decir
  3. Pingback: Road Trip por Islandia XXV: Día 11. De Kirkjubæjarklaustur a Skógafoss | Una cosa te voy a decir
  4. Pingback: Alojarse en Islandia | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .