21 Day Fix

Vuelvo a los programas deportivos de cardio. Y de nuevo uno que va en la línea de los 30 minutos. Pero además, 21 day fix es un programa corto. Como su nombre indica se centra en 21 días. Se basa en la idea de crear un hábito, para el que se necesitan tres semanas. Sea el tipo de hábito que sea, es lo que necesita el cuerpo (y la mente) para asumir una nueva tarea. No hace falta que te pongas una gran meta, sólo el hecho de empezar a moverte, de incluir ejercicio en tu día a día. Acompañado de unos hábitos saludables en alimentación también, claro. Y es que ahí está la mayor parte del programa.

Porque es en la alimentación donde hace hincapié 21 day Fix. Se basa en la idea de que hay mucha gente que dice “no, si sólo he comido una ensalada”, pero claro, ¿qué llevaba la ensalada? ¿Cómo de grande era? Así que, hay un lema: Control de las porciones.

La metodología puede resultar algo compleja. Han intentado simplificarlo de forma que no tengas que contar calorías (absurdo en cualquier dieta, ya que lo que cuenta son los nutrientes. No son iguales las calorías de una chocolatina que de un filete a la plancha y ensalada, aunque sea el mismo número) o eliminar nada de la dieta, tipo carbohidratos. El pack viene con unos recipientes de colores y cada color está asociado a un tipo de alimento: fruta, proteínas, verduras, hidratos, grasas… Así pues, en función de tu metabolismo, calculas las calorías que tendrías que tomar, y en base a eso, sabes la combinación de recipientes que has de seguir. Es un poco lío al principio, pero una vez que sabes en qué franja estás, es sencillo, pues te puedes distribuir la totalidad a tu gusto.

El rojo es para las proteínas, el verde para las verduras, el morado para la fruta, el amarillo para los carbohidratos, el naranja para el aceite, el azul para las grasas saludables y queso y finalmente un par de cucharas para medir salsas.

Además, las especias o el vinagre son libres, ya que no aportan nada malo. Al contrario, las especias evitan un alto consumo de sal. También lógicamente son de consumo sin medición el agua, el limón o el ajo.

Así pues, con esta lista, podemos decir que se puede comer de todo, siempre y cuando te organices, te controles y cocines. Muy importante lo de cocinar para saber qué comemos. Puedes picotear a media tarde zanahorias con guacamole, por ejemplo. Al final el guacamole es cebolla, tomate, aguacate y limón. Todo muy sano.

Puede parecer que con los recipientes de colorines se pasa hambre, pero engaña puesto en un plato. Lo realmente complicado es la combinación, jugar con los menús y hacer comidas escalonadas.

En cuanto a los vídeos he de decir que es algo repetitiva la forma en cómo está estructurado el calendario, ya que hay 7 vídeos dispuestos a lo largo de la semana y las 3 semanas dispuestos de la misma forma. No hay combinación “aleatoria”. Así que puedes acabar odiando algún día. Además sí que es necesario algo de material, como varios juegos de mancuernas de diferentes pesos.

Fix Total Body Cardio: Es ejercicio global, como su nombre indica, para mover todo el cuerpo.

Upper Fix: Dedicado al tren superior, con ayuda de pesas o unas bandas elásticas, se realizan ejercicios para fortalecer hombros, pecho, brazos y abdominales.

Lower Fix: Tren inferior. Con sentadillas y ejercicios de piernas.

Pilates Fix: Centrado en fortalecer la musculatura, muchos ejercicios de plancha. Nada que ver con PiYo.

Dirty 30: Son 4 rondas de ejercicios exigentes, o eso dice en el programa, pero no me pareció muy agotador.

Cardio Fix: Movimiento continuo para mantener altas las pulsaciones.

Yoga Fix: Yoga. Relajación y estiramientos. Se hace el último día de la semana, algo así como el Strength de T25.

La conductora del programa es Autumm (Otoño, sí) Calabrese, competidora en concursos de bikini en Estados Unidos. A lo largo de sus años de preparación ha conseguido llegar a esta mezcla de ejercicio y alimentación equilibrada. Unas pautas en las que no descubre el fuego, todo sea dicho, porque se basa en hidratación, comida fresca, frutas y verduras sobre todo, proteína para poder llevar a cabo el ejercicio, pero también comiendo de vez en cuando una galleta, un trozo de tarta o un vaso de vino. Al final el truco es controlar las porciones y las veces que comes algo que no es tan nutritivo (véase un refresco, alcohol, bolsas de snacks, chocolatinas, dulces….). Como peculiaridad, tiene una voz que taladra, muy aguda, se le puede acabar cogiendo manía. Y eso que Chalene Johnson no es que tenga una voz muy agradable.

Como todos los programas que he ido comentando, es para todo el mundo, ya que hay una modificadora que adapta si hay ejercicios de más impacto, con saltos, o levantamiento de pesas… Quizá es indicado para empezar a animarse a coger una rutina, o cuando ves que te has desviado del camino de la buena alimentación. Tal vez como un primer paso en el camino. Pero como programa en sí, se queda corto y es algo repetitivo.

Tiempo después, en Febrero de 2015 se lanzó el 21 day Fit Extreme. El mismo programa, pero una versión algo más intensa. Se estructura en 6 vídeos:

Plyo Fix Extreme: Ejercicios pliométricos centrados en el tren inferior.

Cardio Fix Extreme: Movimientos de cardio reforzado con pesas

Lower Fix Extreme: Ejercicios para fortalecer glúteos y piernas

Upper Fix Extreme: Centrado en la espalda, hombros, brazos y torso.

Pilates Fix Extreme: Indicado para fortalecer el abdomen.

Yoga Fix Extreme: Ejercicios de yoga

Al igual que en la versión original, se necesitan mancuernas, y para el vídeo de pilates, además una banda elástica. Incorpora como novedad que en el plan nutricional no permite ningún tipo de excepción como galletas, refrescos o copa de alcohol. Quizá es buena idea empezar con el primero, y continuar con la versión Extreme una vez que ya hemos aprendido movimientos y adquirido una pauta nutricional.

No son malos programas, pero a mí no me terminan de encajar. Aunque intercalados entre un Insanity y un PiYo no es mala idea como reseteo por su corta duración. O quizá en estas fechas en que volvemos a la vida normal tras las vacaciones y necesitamos regresar a una rutina saludable. Pero los veo como programas de inicio o transición, no como un entrenamiento continuado. Pero todo depende del gusto del consumidor. Que no sea por programas donde elegir.