Country Heat

Desde Cize no había probado más programas de ejercicio enfocados al baile y tenía un poco de mono. Así que, cuando tuve oportunidad, me lancé a probar Country Heat, aunque Autumn Calabrese no me termina de convencer porque su voz me resulta algo molesta. Ya probé en su día 21 Day Fix, pero no me gustó el estilo ni el tipo de ejercicios. Pero bueno, por qué no dar una segunda oportunidad a Autumn, quizá aquí sí que me convenciera.

El programa completo dura 30 días, en los que cada semana se ejercita seis días a la semana. Basado en la danza en línea, cuenta con 6 programas diferentes en los que, además de los pasos estándar, existe una versión modificada de menor impacto.

Como todos los programas de Calabrese, los vídeos van acompañados de unas pautas nutricionales. En concreto se trata de su sistema de control de las porciones siguiendo los recipientes de colores.

Para empezar cada vídeo dura una media hora, lo cual está muy bien. Yo ya me he declarado fan de los programas cortos, que me permiten mantener mejor la constancia y me da menos pereza mantener una rutina. Además, no se necesita ningún tipo de equipamiento específico, así que vamos bien.

No obstante, en la práctica, me desilusionó bastante, y es que las canciones me parecen algo sosas (quizás porque no es mi estilo) y el ritmo es bastante lento. Los ejercicios están creados de forma progresiva, por lo que permite ir aprendiendo poco a poco los pasos con bastantes repeticiones. Y tras combinar un par de pasos, se pasa al siguiente. A mí me gusta más el estilo de Shaun T que va añadiendo pasos y pasos hasta crear una rutina de baile. Además, los pasos de Cize son más de coreografía, como más profesionales.

Creo que va dirigido a un público principiante, que quizá no busca ejercicios muy intensos y quiere ganar algo de coordinación y agilidad a la vez que gana algo de forma física. No digo que no esté mal. Pero no es para mí.

22 Minute Hard Corps

En la ronda de entrenamientos cortos probé 22 Minute Hard Corps, que, como dice su nombre, dura 22 minutos. El monitor es Tony Horton, creador de P90X, P90X2 y P90X3, y que se ha pasado 15 años entrenando a las tropas de las fuerzas armadas de EEUU.

De esta experiencia formando militares surge 22 Minute Hard Corps al más puro estilo campamento militar estructurado en 8 semanas. Los movimientos son básicos pero intensos, lo importante es no perderse en aprender un ejercicio, sino ir al meollo y maximizar ganancia de fuerza y pérdida de peso. Para ello se alterna la resistencia con el cardio.

El programa consta de 6 ejercicios:

  • Cardio 1: Entrenamiento básico estructurado en 3 rondas con cada 7 ejercicios cada una.
  • Cardio 2: Similar al atención, pero añadiendo mayor dificultad.
  • Cardio 3: Para complicarlo aún más, alterna ejercicios de suelo con pliométricos.
  • Resistance 1: Siguiendo la misma estructura de 3 rondas, cada una de ella consta de 5 ejercicios.
  • Resistance 2: Sube la intensidad de los movimientos.
  • Resistance 3: Al igual que cardio 3 con respecto a los dos anteriores, este añade ejercicios pliométricos.

Además, hay dos vídeos extra centrados en el abdomen:

  • CORE 1: 10 movimientos en los que se trabaja la parte baja de la espalda así como el abdomen y los oblicuos.
  • CORE 2: Se intensifica el ejercicio duplicando las repeticiones para maximizar resultados.

Como siempre, hay una versión modificada con ejercicios de menor impacto, aunque no siempre enfocan a la persona que adapta los movimientos y no sabes muy bien qué hay que hacer. Deberían copiar la pantalla partida de Insanity Max:30.

En general no se necesita material, aunque para determinados ejercicios se usan sacos de arena, una barra para hacer dominadas y cuerdas elásticas.

El programa no está mal, es corto, con ejercicios sencillos sin mucha complicación. Sin embargo, no por ello deja de ser intenso y propiciar la quema de calorías. No obstante, quizá le falta algo más de variedad, puesto que solo se alternan vídeos de cardio y resistencia (y core como caso excepcional). Además, el hecho de que los movimientos sean básicos me acaban aburriendo. Seguramente no sea un programa al que recurra con asiduidad, quizá en épocas que vaya más apurada de tiempo, por aquello de los 22 minutos. Pero, en general, sigo siendo más de ShaunT. Incluso me gustó más Core de Force por la descarga de adrenalina y la combinación de golpes.

Pero bueno, por alternativa que no sea para que el cuerpo no se acostumbre a hacer siempre los mismos movimientos.

21 Day Fix

Vuelvo a los programas deportivos de cardio. Y de nuevo uno que va en la línea de los 30 minutos. Pero además, 21 day fix es un programa corto. Como su nombre indica se centra en 21 días. Se basa en la idea de crear un hábito, para el que se necesitan tres semanas. Sea el tipo de hábito que sea, es lo que necesita el cuerpo (y la mente) para asumir una nueva tarea. No hace falta que te pongas una gran meta, sólo el hecho de empezar a moverte, de incluir ejercicio en tu día a día. Acompañado de unos hábitos saludables en alimentación también, claro. Y es que ahí está la mayor parte del programa.

Porque es en la alimentación donde hace hincapié 21 day Fix. Se basa en la idea de que hay mucha gente que dice “no, si sólo he comido una ensalada”, pero claro, ¿qué llevaba la ensalada? ¿Cómo de grande era? Así que, hay un lema: Control de las porciones.

La metodología puede resultar algo compleja. Han intentado simplificarlo de forma que no tengas que contar calorías (absurdo en cualquier dieta, ya que lo que cuenta son los nutrientes. No son iguales las calorías de una chocolatina que de un filete a la plancha y ensalada, aunque sea el mismo número) o eliminar nada de la dieta, tipo carbohidratos. El pack viene con unos recipientes de colores y cada color está asociado a un tipo de alimento: fruta, proteínas, verduras, hidratos, grasas… Así pues, en función de tu metabolismo, calculas las calorías que tendrías que tomar, y en base a eso, sabes la combinación de recipientes que has de seguir. Es un poco lío al principio, pero una vez que sabes en qué franja estás, es sencillo, pues te puedes distribuir la totalidad a tu gusto.

El rojo es para las proteínas, el verde para las verduras, el morado para la fruta, el amarillo para los carbohidratos, el naranja para el aceite, el azul para las grasas saludables y queso y finalmente un par de cucharas para medir salsas.

Además, las especias o el vinagre son libres, ya que no aportan nada malo. Al contrario, las especias evitan un alto consumo de sal. También lógicamente son de consumo sin medición el agua, el limón o el ajo.

Así pues, con esta lista, podemos decir que se puede comer de todo, siempre y cuando te organices, te controles y cocines. Muy importante lo de cocinar para saber qué comemos. Puedes picotear a media tarde zanahorias con guacamole, por ejemplo. Al final el guacamole es cebolla, tomate, aguacate y limón. Todo muy sano.

Puede parecer que con los recipientes de colorines se pasa hambre, pero engaña puesto en un plato. Lo realmente complicado es la combinación, jugar con los menús y hacer comidas escalonadas.

En cuanto a los vídeos he de decir que es algo repetitiva la forma en cómo está estructurado el calendario, ya que hay 7 vídeos dispuestos a lo largo de la semana y las 3 semanas dispuestos de la misma forma. No hay combinación “aleatoria”. Así que puedes acabar odiando algún día. Además sí que es necesario algo de material, como varios juegos de mancuernas de diferentes pesos.

Fix Total Body Cardio: Es ejercicio global, como su nombre indica, para mover todo el cuerpo.

Upper Fix: Dedicado al tren superior, con ayuda de pesas o unas bandas elásticas, se realizan ejercicios para fortalecer hombros, pecho, brazos y abdominales.

Lower Fix: Tren inferior. Con sentadillas y ejercicios de piernas.

Pilates Fix: Centrado en fortalecer la musculatura, muchos ejercicios de plancha. Nada que ver con PiYo.

Dirty 30: Son 4 rondas de ejercicios exigentes, o eso dice en el programa, pero no me pareció muy agotador.

Cardio Fix: Movimiento continuo para mantener altas las pulsaciones.

Yoga Fix: Yoga. Relajación y estiramientos. Se hace el último día de la semana, algo así como el Strength de T25.

La conductora del programa es Autumm (Otoño, sí) Calabrese, competidora en concursos de bikini en Estados Unidos. A lo largo de sus años de preparación ha conseguido llegar a esta mezcla de ejercicio y alimentación equilibrada. Unas pautas en las que no descubre el fuego, todo sea dicho, porque se basa en hidratación, comida fresca, frutas y verduras sobre todo, proteína para poder llevar a cabo el ejercicio, pero también comiendo de vez en cuando una galleta, un trozo de tarta o un vaso de vino. Al final el truco es controlar las porciones y las veces que comes algo que no es tan nutritivo (véase un refresco, alcohol, bolsas de snacks, chocolatinas, dulces….). Como peculiaridad, tiene una voz que taladra, muy aguda, se le puede acabar cogiendo manía. Y eso que Chalene Johnson no es que tenga una voz muy agradable.

Como todos los programas que he ido comentando, es para todo el mundo, ya que hay una modificadora que adapta si hay ejercicios de más impacto, con saltos, o levantamiento de pesas… Quizá es indicado para empezar a animarse a coger una rutina, o cuando ves que te has desviado del camino de la buena alimentación. Tal vez como un primer paso en el camino. Pero como programa en sí, se queda corto y es algo repetitivo.

Tiempo después, en Febrero de 2015 se lanzó el 21 day Fit Extreme. El mismo programa, pero una versión algo más intensa. Se estructura en 6 vídeos:

Plyo Fix Extreme: Ejercicios pliométricos centrados en el tren inferior.

Cardio Fix Extreme: Movimientos de cardio reforzado con pesas

Lower Fix Extreme: Ejercicios para fortalecer glúteos y piernas

Upper Fix Extreme: Centrado en la espalda, hombros, brazos y torso.

Pilates Fix Extreme: Indicado para fortalecer el abdomen.

Yoga Fix Extreme: Ejercicios de yoga

Al igual que en la versión original, se necesitan mancuernas, y para el vídeo de pilates, además una banda elástica. Incorpora como novedad que en el plan nutricional no permite ningún tipo de excepción como galletas, refrescos o copa de alcohol. Quizá es buena idea empezar con el primero, y continuar con la versión Extreme una vez que ya hemos aprendido movimientos y adquirido una pauta nutricional.

No son malos programas, pero a mí no me terminan de encajar. Aunque intercalados entre un Insanity y un PiYo no es mala idea como reseteo por su corta duración. O quizá en estas fechas en que volvemos a la vida normal tras las vacaciones y necesitamos regresar a una rutina saludable. Pero los veo como programas de inicio o transición, no como un entrenamiento continuado. Pero todo depende del gusto del consumidor. Que no sea por programas donde elegir.

Tres programas para ejercitarse con tintes de artes marciales

Además de programas de ejercicio que se basan en el baile, o los clásicos centrados en el cardio, también he probado otros estilos como el de los que incorporan movimientos de artes marciales.

El primero que probé hace años, muy al principio, más o menos en la época de Hip Hop Abs (se ve que es antiguo en la calidad de imagen) fue Turbo Jam, de Chalene Jonhson.

Fue lanzado en 2005 y se promocionaba como un programa que combinaba baile con kickboxing. Consta de 5 vídeos:

Learn and Burn (aprende y quema): Es un vídeo de introducción en el que aprendes los 11 movimientos que desarrollarás a lo largo del calendario marcado.

Turbo Sculpt (para moldear la figura). Son ejercicios para tonificar, sobre todo piernas y brazos, dura unos 40 minutos y está dividido en dos partes: una primera con pesitas (opcional) de unos 25 minutos, y otros 10 minutos en el suelo con ejercicios abdominales en la alfombra.

20 minute workout : Una combinación de los 11 movimientos aprendidos en el vídeo de iniciación.

Cardio Party: Es parecido al anterior, sólo que dura el doble de tiempo, pero prácticamente los mismos moimientos.

Ab Jam (centrado en abdominales): Son 20 minutos de vídeo, la mitad de él con la alfombrilla.

Cuando me decidí por este programa, pensé que sería más o menos de los del estilo de Shaun T, quizá con algo menos de baile, pero sí con movimiento. Sin embargo, los ejercicios son más estáticos, y apenas 11 técnicas que se repiten continuamente, que si gancho, puñetazo, levantar rodilla y patada trasera/lateral. Poco más. Así que se hace algo cansino.

Está indicado para todo tipo de edades y forma física,  hay en vídeos en los que sale un señor de unos 60 y tantos. Pero a mí me pareció muy básico y algo aburrido por repetitivo. Así que había días que hacía otros vídeos, o recurría a alguno de Shaun T, y es que no me gustan los ejercicios de suelo, prefiero mil veces los 6 minutos de abdominales bailando de Hip Hop Abs, o los 10 de Rockin’ Body.

Tras dejar a medias Turbo Jam por aburrido, decidí darle una segunda oportunidad a Chalene Johnson y empezar Turbo Fire.

Es la evolución de Turbo Jam, se lanzó en 2010 y se nota la actualización. Es un programa más cañero, pero reconozco que me sirvió el haber probado el primero, pues los nombres de los movimientos ya los conocía e iba menos perdida. A diferencia de Shaun T esta mujer es un poco colibrí y te mete el movimiento sin más, no te va explicando despacio, repitiendo. No, va a cañón y la tía no para de moverse en todo el vídeo. Y si ella no se cansa, tú tampoco, y ya se encarga de repetírtelo chillándote Guess what? You’re not tired! (Adivina qué ¡no estás cansado!).

La verdad es que el programa es bastante completo. El calendario básico se supone que son 12 semanas, pero si quieres seguir adelante, tienes 20. Se alternan bastante los vídeos, por lo que se hace menos cansino y más variado. Se basa en cardio kickboxing con música, estilo aerobic pero más hiperactivo. En ocasiones parece que estás en una fiesta Radikal.

Se estructura en varios tipos de vídeos:

FIRE: son ejercicios más bien cardiovasculares y puede ser de 30, 45, 55 y sus versiones EZ (en las que se detiene el reloj y explica los movimientos algo más lento). Si aguantas con el aerobic, te resultará fácil de seguir. Es un ritmo constante.

HIIT: Es un entrenamiento de intervalos de alta intensidad (High Interval Intensity Training). En principio es como un FIRE, sólo que en determinado momento tienes un minuto a toda pastilla y después descansas un minuto, sigues como FIRE, otro minuto a toda pastilla, y otro de descanso. Depende de la duración del vídeo tienes más o menos minutos de alta intensidad. Se supone que estos ejercicios sirven para quemar más energía, incluso una vez que estás descansando. Desde luego, acabas con palpitaciones en la boca del estómago y flojera en todo el cuerpo.

STRETCH: Son estiramientos. Hay uno de 40 minutos con ejercicios de yoga que me resulta tremendamente aburrido… Sí, está muy bien para estirar, y sudas con la tontería, porque mueves todo el cuerpo para colocar músculos. Pero me da bajón anímico.

CORE: Movimientos enfocados al tronco.

TONE: Ejercicios para tonificar. En estos vídeos se usan las bandas elásticas, o las cuerdas con agarraderas.

SCULPT: Ejercicios para modelar muscularmente. También se usan las bandas y cuerdas para añadir más resistencia.

ABS: Abdominales. Sin más, a saco. Aunque son solo 10 minutos.

UPPER: Enfocado a la parte superior del cuerpo. No sólo tronco, sino también hombros, brazos, espalda..

LOWER: Enfocado para la parte inferior. Piernas, vaya.

En general el programa es bastante completo, mueves todo el cuerpo, y como resultado gané masa muscular en brazos y piernas a la vez que noté cómo acabé con un abdomen más fortalecido. Y por supuesto, se gana en resistencia.

Al haber tantos vídeos no repites tanto, aunque sí tienes un mes de cardio, otro de HIIT, otro de cardio, otro de HIIT… y cuando es cardio, básicamente haces FIRE, HIIT, y un día a la semana CORE+STRETCH de yoga… día horribilis. En el mes HIIT, lógicamente son los vídeos de HIIT alternados con CORE+TONE o CORE+SCULPT.

A medida que vas a avanzando, van cambiando y sobre todo aumentando de tiempo. Con lo que a veces resulta complicado hacer una hora de ejercicio y hay que dividir el día estipulado en dos. Pero como es habitual, siempre hago adaptaciones en función de mi día a día y del tiempo del que disponga. Por tanto, no seguí el calendario de 6 días de ejercicio, sino que eran semanas de 5. Así que, tardé más tiempo en finalizarlo.

A finales del 2016 se lanzó Core de Force y pensé que quizá era hora de volver a probar con las patadas y puñetazos.

La principal novedad que incorpora es que nos encontramos con dos monitores: Joel y Jericho, que ya venían de otros programas en los que también habían trabajado juntos.

Core de Force se basa en una combinación de ejercicios de diversas disciplinas de artes marciales. MMA lo llaman (Mixed Martial Arts). Estructurado en cuatro semanas, el programa cuenta con 8 vídeos:

MMA Speed (27 minutos): Se centra en el tronco y el tren superior. Sobre todo son combinaciones de diferentes golpes de boxeo.

MMA Shred (37 minutos): Está inspirado en Muay Thai, también conocido como el boxeo tailandés, en el que predominan unos golpes con extraños movimientos de codos y patadas.

MMA Plyo (47 minutos): En este tercer vídeo se coordinan movimientos de los dos anteriores junto con ejercicios pliométricos. Bastante completo y exigente.

MMA Power (47 minutos): Se sigue recurriendo a golpes y patadas añadiéndole un toque de intensidad.

MMA Sculpt (37 minutos): Se basa en un entrenamiento por intervalos también con buena intensidad para fortalecer la musculatura.

MMA Mashup (27 minutos): Es un recopilatorio de movimientos de vídeos anteriores. Como un resumen reducido.

Dynamic Strenght (47 minutos): Este vídeo es más tranquilo, de bajo impacto, pero no se pierde efectividad. Además, es bastante largo. Con él se pretende definir.

Active Recovery (21 minutos): Son ejercicios de recuperación. Estiramientos para recuperar después del trabajo de la semana, pero también para preparar para la siguiente semana.

Core de Force Relieve (5 minutos): Es un vídeo bastante breve para estirar. Se puede usar como complemento para un día que el cuerpo necesita relajar los músculos más de la cuenta. También lo recomiendan para antes de ir a dormir.

Core Kinetics (16 minutos): Apenas un cuarto de hora en el que mediante ejercicios basados en las artes marciales se fortalecen los abdominales.

5 minutes on the floor (5 minutos): El típico ejercicio de suelo para hacer abdominales.

Los vídeos están estructurados en rondas de 3 minutos como si de un combate se tratara. Normalmente cada bloque se estructura en un movimiento que se realiza durante el primer minuto, otro durante treinta segundos y después vuelta a repetir el minuto y medio restante. No hay coreografía, por lo que se puede ir al ritmo que cada quien necesite. Hay música de fondo, pero es circunstancial, como en los Insanity. Entre cada ronda se vuelve a recuperar un poco el ritmo cardiaco mientras van explicando los siguientes ejercicios.

Como siempre, hay una versión modificada para quellos que quieran movimientos de menor impacto. Aunque se echa de menos una pantalla partida como en Insanity Max: 30 y a veces has de esperar a que comience el ejercicio para que enfoque la cámara a la modificadora.

Los entrenadores funcionan bien juntos. Al principio me chocó que hubiera dos monitores, pero se complementan y se alternan para explicar o mostrar los movimientos. Hay buena química entre ambos, lo cual favorece la dinámica y el ambiente.

Como es habitual en los programas de Beachbody, no se requiere equipamiento, quizá una esterilla, y esto es un punto a favor cuando vas a ejercitarte en casa con poco espacio.

Por otro lado, lo que menos me ha gustado es la duración de los vídeos, puesto que al final te vas casi cada día a los 50 minutos. Y venía acostumbrada a media hora. No es tanto una cuestión de cansancio, ya que el cuerpo se va adaptando, sino de pereza por tener que sacar una hora al final del día.

Si tuviera que elegir entre los tres programas, sin duda me quedaría con este último. Por supuesto Turbo Jam descartado por aburrido. Y entre los dos restantes, Turbo Fire es de un recorrido mucho más largo y unos vídeos también de bastante duración. El punto medio es Core de Force que no es de alto impacto, pero trabaja muy bien la musculatura. Tras finalizar el mes noté cómo se habían definido los brazos, hombros, piernas y abdomen. Además, los puñetazos y patadas ayudan a desestresar tras un día sentada delante del ordenador.