Nueva Serie a la lista “para ver”: Big little lies (Pequeñas mentiras)

Este principios de 2017 se han estrenado varias series que han resultado tener muy buenas críticas. Una de ellas es Big Little Lies, una miniserie de siete episodios creada por David E. Kelley, creador de Ally McBeal, El abogado, Boston Legal o GoliathEstá basada en la novela homónima de la escritora australiana Liane Moriarty.

El cartel protagonista está lleno de estrellas de renombre en la gran pantalla como Nicole Kidman y Reese Witherspoon. Ambas son productoras también, y es que Witherspoon montó su propia productora harta de ver que no hay suficientes papeles interesantes para las actrices. Como en otros ámbitos de la vida, quedan relegadas a interpretar madres, novias, esposas, víctimas… siempre asociadas a un personaje principal masculino. HBO compró la idea y al parecer la serie ha funcionado tan bien que se están planteando en una segunda temporada. Aunque dado que es una historia cerrada, imagino que tendrán que abrir nuevos frentes.

La historia nos acerca a Monterrey, en California, a una comunidad de gente con alto nivel adquisitivo. Allí viven las protagonistas. Celeste es abogada, pero dejó su trabajo para quedarse en casa cuidando de sus gemelos. Vive con su marido, arquitecto, y parece tener un matrimonio perfecto y empalagoso, pero se intuyen ciertos nubarrones en el ambiente. Madeline está casada en segundas nupcias y tiene dos hijas, la primera de ellas de su primer matrimonio. Esta hija adolescente parece distanciarse cada vez más de ella mientras se acerca más a su padre, ya que parece idolatrar a la nueva pareja de este. A ellas se les une Jane, una madre soltera que llega a la ciudad con su hijo y que parece esconder un secreto, pues duerme con un arma bajo la almohada.

Paralelamente, de forma fragmentada, vamos uniendo los detalles de las vidas de estas mujeres que conocemos a través de ellas, con los detalles que van relatando diferentes miembros de la comunidad en una sala de interrogatorios. Sin embargo, esta investigación policial transcurre en otro tiempo, quizá en el presente, tomando como pasado lo que vamos conociendo de las protagonistas. Todo ello nos conduce a un brutal asesinato ocurrido durante una gala benéfica de la escuela a la que van los hijos de Celeste, Madeleine y Jane. Poco más conocemos. Se nos ha ido presentando a personajes secundarios, como Renata, una de las pocas mujeres del círculo que además tiene éxito laboral y que se siente juzgada por ello, por no quedarse en casa cuidando de su familia. La hija de esta además sufre una agresión en el primer día de colegio y acusa al hijo de Jane, quien niega ser culpable.

En un principio puede recordarnos a Mujeres Desesperadas al tratarse de un grupo de mujeres que viven de forma desahogada y cuyas vidas se ven zarandeadas con una muerte en la comunidad. A raíz de este trágico suceso se comienza a contar la vida de las protagonistas, sus secretos, sus conflictos. Sin embargo, la serie de Wisteria Lane era mucho más superficial, en Big Little Lies hay cierto tono de thriller.

No obstante, reconozco que cuesta entrar en la dinámica que plantea la serie, pues para ser un piloto es un tanto lento y puede llevar a dejar la serie de lado y no concederle una oportunidad. Sin embargo, una vez reposado, tiene ciertos detalles que decantan la balanza. Cuenta con un buen reparto, tiene buena fotografía y una narración interesante con esa fragmentación que recuerda en cierta medida a The Affair.

Habrá que ver los seis restantes episodios para conocer más sobre estas familias de clase alta que viven permanentamente pensando en las apariencias mostrando ser familias felices y perfectas, pero que ocultan inseguridades, problemas y secretos. Y mientras tanto, descubriremos quién es la víctima y quién es el asesino. Aunque quizá el crimen sea lo de menos en toda esta historia.

Nueva serie a la lista “para ver”: This is us

Es una auténtica sorpresa dar con series como This is us. En una época en la que parece que hay falta de imaginación y todo son superhéroes, remakes o series basadas en novelas/cómics/películas, se agradece que aparezcan historias como la de la serie que traigo hoy.

El argumento es muy simplón: la vida de cuatro personas que cumplen años el mismo día, 36 en este caso. Por un lado tenemos a Jack (Milo Ventimiglia) que pasa su cumpleaños en el hospital cuando su mujer se pone de parto antes de lo previsto. Se trata de un embarazo múltiple considerado de riesgo, y al final las cosas se complican y uno de los trillizos no sobrevive al parto.

Por otro lado tenemos a los mellizos Kevin (Justin Hartley) y Kate (Chrissy Metz). Él es el típico actor guapete que siente que se ha encasillado en papeles demasiado insulsos en los que siempre hace de guaperas tonto. Le gustaría trabajar en el teatro y demostrar sus aptitudes, pero se ve atrapado en una sitcom. Harto de todo, decide romper con esa vida y demostrar a todo el mundo que también tiene otros talentos. Su hermana Kate vive también atrapada en su físico, pero en lado opuesto. Padece obesidad y se da cuenta de que no vive la vida que querría, sino una limitada. También quiere dar un giro de 180º y con el apoyo de su hermano se propondrá adelgazar. Para ello se apunta a un grupo de terapia donde conoce a Toby (Chris Sullivan), con quien conecta gracias a su sentido del humor y la perspectiva que le da al exceso de peso que él mismo tiene.

El cuarto protagonista es Randall (Sterling K. Brown), bien posicionado económicamente, casado y con dos hijas. Pero no todo es tan idílico, ya que vive con la espinita de no conocer a su padre biológico. Cuando un investigador le dice que lo ha encontrado, decide ir a conocerle para restregarle su éxito y decirle que no le necesita. Sin embargo, una vez que descubre que le queda poco tiempo de vida, decide llevárselo a casa para que pase sus últimos días en familia.

Hasta aquí la serie tiene de especial la manera de contarlo, entrelazando los personajes, sus problemas, sus dilemas, cuidando la estética, el tono intimista, con un toque muy dramático, lleno de emociones, pero con pinceladas cómicas que alivian la narración. Pero lo que hace especial a This is us es que sabes que los cuatro personajes independientes están unidos de alguna manera, pero hasta llegar al final del capítulo no sabes cómo. Al menos yo no lo vi venir. Es uno de los mejores finales de episodio que he visto, me dejó con una cara de estupefacción y por supuesto con ganas de más.

De repente todo cobra sentido, vemos cómo se relaciona todo, pasado y presente, cómo influyen las personalidades de unos personajes en otros, cómo “no existe un limón tan amargo del que no puedas hacer algo parecido a limonada”.

This is us es un soplo de aire fresco en los estrenos de esta temporada otoño/invierno 2016. A ver si superada la sorpresa inicial, es capaz de mantener el nivel durante toda la temporada.