Jugando a egiptólogos

Nos gustó tanto la experiencia de los juegos de escape, que decidimos repetir. Parecía complicado elegir con tantas opciones y con la limitación de participantes, que suele ser de 2 a 5 y nosotros pensábamos que seríamos 8. Sin embargo, nos quedamos en 4, bien por incompatibilidad de horarios laborales o por algún cambio de opinión.

No obstante, hay varias empresas que ofrecen la posibilidad de competir al mismo juego a la vez en dos equipos. Es decir, tienen varias salas iguales, y es una manera de que todo el mundo participe cuando se trata de grupos de más de 5. De esta forma tienes un aliciente más al de salir de la sala: ganar a tus amigos en la otra sala.

El número de integrantes lo suele determinar el tamaño de la sala y también es aconsejable que no sean grupos muy numerosos para que todo el mundo pueda aportar algo y no se pierda el desarrollo del juego, que incluso con 4, ocurre.

En fin, que allá que nos lanzamos los 4 a la búsqueda de un nuevo reto. Para esta vez nos decidimos por la temática egipcia y reservamos en La Pirámide, de Escape Room Madrid. No tuvimos mucho problema, ya que en medio del puente de agosto, Madrid estaba medio vacío.

pirámide

Al igual que en el caso anterior, teníamos 60 minutos para resolver los distintos enigmas, puzles y acertijos y conseguir así salir de la sala. Si en algún momento te quedas atascado, puedes solicitar alguna pista, ya que el grupo estará siendo monitorizado. Aquí encontramos una diferencia, y es que en Fox in a box si te ven atascado te van preguntando si quieres alguna ayuda; en Escape Room, no, sólo si la solicitas. Además, en el búnker podíamos oír y nos podía oír la persona que seguía nuestros avances, mientras que en La Pirámide la monitorización solo era visual, sin audio. De todas formas, no nos hizo falta ninguna pista ya que tuvimos un día muy inspirado.

Nos metimos dentro de un equipo de egiptólogos que se había quedado atrapado en la pirámide de un faraón. Este mandó construir su tumba con enigmas y retos, por lo que al derrumbarse la entrada no quedaba otra solución que resolver sus pruebas para encontrar una salida. Y nos lo tomamos tan en serio que nos sobraron más de 19 minutos. ¡Olé nosotros!

Fue divertido y nos lo pasamos muy bien. La dinámica era diferente al búnker, ya que aquí no había llaves que abrieran candados, sino que todo iba mediante enigmas y resoluciones. Pero está bien ya que así no sabes a lo que vas, vuelve a ser novedoso y diferente.

Como detalle, te llevas un diploma. Una pena que no ponga el tiempo de resolución.

Pirámide diploma

En Escape Room Madrid tienen tres juegos de escape diferente, y con este vale descuento, seguro que volvemos y repetimos. Parece que suena diciembre. Ya os contaré, porque parece haberse convertido en una costumbre, ya que nos gusta poner a prueba nuestras capacidades de observación, nuestro ingenio, imaginación y agilidad mental. ¿se nos sumará alguien más?

Anuncios