Nueva serie a la lista “para ver”: Mira lo que has hecho

La época estival es buen momento para ver pilotos de las últimas novedades y descubrir si hay algo interesante que nos llame la atención. Una de las series por las que tenía curiosidad es Mira lo que has hecho, o por como todo el mundo la conoce: “la serie de Berto”.

No sigo mucho la ficción nacional, pues suele estar plagada de clichés y siempre con el mismo patrón. Sin embargo, hay que reconocer que en los últimos años la cosa ha mejorado bastante. Supongo que mucho tiene que ver la era digital y el dinero que aportan plataformas que se rigen por otros parámetros diferentes a las tradicionales productoras. En cualquier caso, decidí darle una oportunidad.

Basada en la propia experiencia de Berto Romero (y en alguna prestada), Mira lo que has hecho afronta una visión realista y poco edulcorada de la m/paternidad. Le quita ese halo idílico que ha tenido durante años y muestra lo difícil que es acoplarse a la llegada de un recién nacido. Me sorprende que haya gente que cuando afronta esta etapa descubre de golpe que la criatura viene acompañada de falta de sueño, de frustración por no saber qué le pasa y de altibajos emocionales (y no solo de la recién parida). Además de que afecta a la forma que tenemos que relacionarnos. No solo a nivel de pareja, sino con la familia y amigos. Yo lo he visto siempre muy claro. A lo mejor por aquello que desde fuera y con perspectiva las cosas se ven más claras. Pero creo que tiene mucho que ver con mi forma de ver la maternidad, analizada por todos los flancos. No dudo de que la aventura de ser padres tenga sus cosas buenas y satisfacciones como suele decirse; pero es hora de hablar de la cara menos visible sin miedo, vergüenza ni tabús. No pasa nada por fallar, cada persona es un mundo y no nacemos con manual de instrucciones. Por muchos libros sobre embarazo, lactancia y crianza que se hayan escrito. Y qué mejor manera de afrontar el tema que reflejarlo en una comedia para quitarle toda esa solemnidad.

Así, la serie comienza con la pareja protagonista en el paritorio. Mientras Sandra, anestesista, está en proceso de dar a luz, su marido Berto, cómico y presentador de televisión, intenta no perder detalle con el móvil para grabar el nacimiento de Lucas. No comienza mal, pues hay buena química entre Berto Romero y Eva Ugarte, lo que hace más fluidas las escenas en las que están ellos solos. Es un acierto que aunque discutan o no estén de acuerdo el uno con el otro no se convierta en un capítulo de matrimoniadas. La relación de la pareja es de búsqueda de acople a la nueva situación, no de reprochar al otro los métodos que emplea.

Sin embargo, mientras que la configuración de los principales personajes es acertada, la cosa cambia cuando entran en escena las familias. Ramón, el padre de Sandra es insoportablemente clasista y Rosa, la hermana/cuñada no aporta nada, es un personaje plano que se podría sustituir por una planta. Haría el mismo efecto. No sé si mejorará este aspecto en los cinco capítulos restantes.

Los diálogos son ágiles, aunque también son importantes los silencios, las miradas y el lenguaje no verbal. Sin embargo, a veces me pareció que se pasaba de frenada con las bromas sexuales, como si estuviera metido con calzador recurriendo de nuevo a la típica comedia española de brocha gorda. Esperaba algo más de sutileza, de doble sentido, de humor algo más inteligente. Quizá por esto no me ha resultado tan divertida como había esperado.

No me ha conquistado del todo. Aunque reconozco que en apenas veinte minutos es complicado calificarla, pues intenta presentar demasiadas cosas. Tiene potencial para crecer, sobre todo si da más presencia a Berto y Sandra y sigue recurriendo a la tragicomedia. Pues desde luego temas para tratar tiene: los llantos, la lactancia, las vacunas, los métodos de crianza que se usaban en otras generaciones vs los actuales, la ingenuidad de los padres primerizos, la intromisión de las familias a pesar de que traten de ayudar, la elección de guarderías…

Supongo que Berto tiene material para seguir ahondando, ya que tiene tres hijos y antes de la serie ya publicó con Rafel Barceló ‘Padre, el último mono’, donde recogía anécdotas vividas cuando su hijo tenía un año. El mismo Barceló es junto con Berto y Enric Pardo creador y guionista de Mira lo que has hecho. De momento, antes de que llegue la segunda temporada, me quedan por ver los cinco restantes de la primera. Pero con la duración que tienen, se ven en una sentada.

Anuncios