Nueva York. Marzo 2011

Como comenté en la entrada anterior, el año pasado estuve en Nueva York. La verdad es que el continente americano no lo tenía muy arriba en mis destinos próximos… aún me queda mucho por ver de España y Europa, pero carambolas de la vida… surgió el viaje y no tardé mucho en decidirme a cruzar el charco.

El viaje se gestó en el mes de octubre o noviembre de 2010 y el viaje fue en marzo, así que hubo tiempo para organizarlo. Esto puede sonar a que está todo calculado al milímetro, pero lo cierto es que es recomendable, al menos por el tema económico a la hora de reservar vuelo y hotel.

En nuetro caso aprovechamos un buen cambio, el dólar estaba, creo recordar, a 1.34. Y el vuelo nos salió Madrid – JFK/ JFK – Madrid por apenas 400€. Volando sin escalas y con Delta.

Vuelo a Nueva York

En cuanto al hotel, elegimos el Country Inn & Suites By Carlson, en Queens. La verdad es que la búsqueda fue difícil, porque amigos me habían recomendado todo tipo de alojamientos, que si con baño compartido, que si en pleno centro… pero yo buscaba algo económico y bien comunicado con el transporte. Gracias a los mil buscadores que hay por internet, encontré esta cadena, y este hotel, y la verdad es que una semana en marzo (con San Patricio de por medio) con desayuno incluido nos salió por 89$ la habitación por día, que por aquel entonces eran unos 65€.

Lo del desayuno podríamos haberlo evitado, porque no te faltan sitios para desayunar, pero sí que es cierto que te evitas perder tiempo, ya que bajas a desayunar, subes a la habitación, te preparas para salir y listo. De la otra forma busca un sitio en ayunas… El desayuno era buffet pero igual todos los días: yogures desnatados, plátanos, variedad de donuts, café, té, gofres (que te hacías tú mismo), tostadas y no recuerdo si había algo más. Pero bueno, hacía el apaño… y llevarte unos donuts para media mañana recuperar fuerzas, no viene mal.

Desayuno

La elección del barrio ya os digo que dependía de la buena comunicación al centro, creo que en metro se tardaba una media hora, 40 minutos, y con lo bien que funciona el metro, preferíamos algo más alejado que salía mejor de precio. Y más cuando en Madrid tardo más todos los días en ir y volver de trabajar.

Volviendo a los preparativos del viaje, una vez elegidos vuelo y hotel, lo siguiente es documentarte sobre la ciudad. Importante saber qué te interesa ver, y cómo desplazarte hasta esos puntos. Así pues, recomiendo hacerse con un mapa de la ciudad… con internet la tarea es muy simple.

Creo que en la semana que estuvimos nos dio tiempo a ver lo que teníamos pensado, es decir, ir al Bronx, a Queens, a Staten Island; cruzar el puente de Brooklyn y pasear por el barrio;

Puente de Brooklyn

Flashing Meadows

Staten Island

coger el ferry gratuito para ver la Estatua de la Libertad, pasear por Chinatown, Little Italy subir al Empire un poco antes del atardecer y ver antes, durante y después de atardecer;

Nueva York

subir al TOR (Rockefeller Center), pasear por Central Park, ir a un Outlet;

Central Park

ver el desfile de San Patricio….y el resto de Manhattan, claro.

Nueva York. Desfile San Patricio

Obviamente no vimos todo a fondo… te quedas con una esencia de los barrios… Central Park es tan grande que obviamente necesitas dedicarle tiempo. Tiempo que, por cierto, dedicamos de más al desfile, ya que desde las 11 de la mañana hasta las 2 que nos cansamos… y le quedaba la vida…. Ahí desfilaron hasta agrupaciones asturianas y gallegas…

En cuanto a la entrada al Empire y al TOR, dudábamos de si subir a ambos, y os recomiendo que si no os decidís, subáis a los dos… Es totalmente diferente… Eso sí, creo que lo mejor es subir a uno por ejemplo por la mañana y a otro por la tarde, para tener diferentes fotos, aunque no se ve lo mismo, desde el TOR ves Central Park en toda su inmensidad, y por supuesto, el Empire.

Vistas desde el Empire

Vistas desde el TOR

Para moverse por los barrios, y, por supuesto, por Manhattan sale a cuenta el sacarse un pase de transporte en función de los días que vayas a estar. Es como viajar por Madrid (salvando las distancias), ahorras tiempo si de un punto a otro vas en transporte público. A no ser, claro, que del punto A al punto B, haya algo interesante, si no, la línea más corta es la línea recta. Te permite ir al Norte, volver al centro a comer y después volver al Norte de nuevo…

Puente de Brooklyn

Puente de Manhattan

Ya tengo el viaje un poco lejano, casi un año, pero sí que recuerdo que no me sorprendió mucho la ciudad… no sé, se habla de una gran ciudad, con grandes edificios… sí, es verdad, pero claro, cuando lo has visto en tantas series y películas, pues no te impresiona igual. De hecho, la primera noche, nada más aterrizar, nos fuimos a recorrer la 5ª Avenida, y la verdad es que como si fuera por Gran Vía, es más, creo que se podía andar mejor por las aceras. Y me decepcionó un poco la iluminación, nosotros tenemos farolas, pero en plena 5ª Avenida la luz venía de las ventanas de los edificios. Creo que la luz de Nueva York se queda en Times Square, que eso sí, de noche, impresiona.

Iglesia San Patricio

Grand Terminal

Times Square

Los estadounidenses tienen la fama de hacerlo todo a lo grande, y la verdad es que es verdad, les encantan los rascacielos, los coches grandes (que si te pillan no te parten las piernas, sino la cadera), las camas grandes, la comida grande… madre mía… no sé cómo se extrañan del índice de obesidad que tienen el país…y más, teniendo en cuenta que sale más barata la comida basura que la sana.

Cena

Me gustó cruzar paseando el puente de Brooklyn, recorrer Central Park, subir a las alturas y contemplar la ciudad, coger el ferry y ver la Estatua de la Libertad, Times Square (no dejéis de visitar la tienda M&M’s), ir a la playa y pasear por el malecón… Fue un buen viaje.

Edificio de Friends

Bomberos

Anuncios