Obras en casa XVIII: Dándole un lavado de cara al pasillo VII

Cuando empezamos a decorar la casa teníamos claro que las fotografías y cuadros que adornarían las paredes serían de nuestros viajes. Esto en la teoría está muy bien, pero en la práctica lleva mucho trabajo de visionado, filtrado, impresión y colocación.

En 2016 le dimos un lavado de cara al pasillo, cambiando el suelo y reparando las paredes. Además, actualizamos la entrada. Impulsados por estas reformas, encargamos un par de vinilos, sustituimos el felpudo y aproveché para crear unos cuadros con recuerdos que tenía olvidados en un cajón.

Quedamos bastante satisfechos con las mejoras, pero nos quedaron dos paredes pendientes. Una que de momento se quedó cubierta por una lámina de un bosque, y otra desnuda. Pues bien, por fin esta pasada primavera nos hemos puesto con ellas.

Tenía varias ideas para la pared que habíamos dejado totalmente vacía, pero ninguna me terminaba de convencer, ya que se trata de la zona en la que hay más paso por encontrarse junto a la puerta de entrada, frente al baño, además de conducir al resto de la casa.

Finalmente descubrí una solución ligera y original. Y sobre todo que permite el ir modificando al gusto a medida que pasa el tiempo.

Encontré en amazon un hilo de acero que tan solo hay que sujetar con un par de clavos en los extremos. Viene con unos imanes (aunque también lo hay con pinzas) para sujetar las fotos. Así pues, no requiere de mucho bricolaje, decora pero no recarga, y se pueden cambiar las fotos con un simple gesto. Pensaba poner tres o cuatro filas, pero dado que se trata de zona de paso, a determinada altura son objeto de roces con los hombros o los brazos. Por tanto, acabamos comprando solo dos.

Elegimos la altura y la distancia, seleccionamos las fotos, clavamos las puntas, enganchamos el hilo de acero y colocamos las fotos. Et voilà:

El único problema es que las fotos acaban cogiendo forma con el paso de los meses y se doblan, pero bueno, también nos permite ir renovándolas (y mientras ponerlas entre libros para que vuelvan a su ser por si queremos reutilizarlas)

Nos ha costado unos años desde que nos mudamos, pero ya la casa va teniendo otro aire.

Anuncios

Obras en casa XVII: Dándole un lavado de cara al pasillo VI

Poco más me queda de enseñar del pasillo. Bueno, una pared que de momento está vacía. No hemos querido ocupar todo, porque esperamos completarla con el tiempo. Veremos si con más cuadros de recuerdos, o con fotos, otro vinilo, o a saber qué ocurrencia.

Pared vacía

Pero sí que quería traer, a modo de recopilación el antes y el después del pasillo.

Recuerdo que teníamos un pasillo pintado en dos verdes, pero que apenas se apreciaba. Pero el mayor problema era que las paredes estaban agrietadas y repelían la pintura.

pasillo marzo 16

Eso quedó zanjado con el lijado, la fibra de vidrio y posterior pintura. Ya tenía otro lustre.

Aplicación fibra
Además, se nos ocurrió darle otro aspecto a la entrada con un revestimiento y espacio para colgar.

pasillo

Entrada

Y aprovechamos para mejorar la altura del espejo. Nunca le pidáis a la persona más baja de la casa que os dé referencia de si se ve bien en el espejo. Nosotros lo hicimos así y el resultado fue que yo me veía entera, pero los que medían más de 160 se veían la cabeza cortada, o directamente sin cabeza (según su estatura y la distancia, claro). Esta vez ya lo pusimos a una altura adecuada para que todo el mundo se pudiera ver correctamente.

espejo

¿Y qué decir de nuestro vinilo que nos recibe según abrimos la puerta y nos conectamos automáticamente?

Vinilo

Las dos paredes más dañadas ahora están perfectas y la combinación de cuadros y vinilo nos encanta. Hay tantos recuerdos…

Pasillo

Pasillo Viajes

Pasillo Viajes 2

Aunque quedan cuadros por hacer y colgar. A ver si saco tiempo.

El bosquese ha vuelto a colocar en el mismo sitio. Y hemos añadido unos guardavivos para proteger las esquinas.

bosque2

bosque

Y así concluyo esta serie del lavado de cara del pasillo (al menos de momento). Que dure muchos años.

Obras en casa XVI: Dándole un lavado de cara al pasillo V

Ya dije que teníamos un pasillo muy largo, así que encontramos varias zonas, y, por tanto, varios proyectos para llamar la atención de diferente forma y que no sea simplemente una zona de paso insulsa. Adelante.Felpudo

Por un lado tenemos la entrada, que es lo que primero se ve. En ella pusimos el vinilo que nos da la bienvenida a casa. El felpudo también le da su punto, ¿verdad?

Vinilo

Al lado tenemos el recibidor, donde hemos creado una zona acogedora y luminosa en la que poder descalzarnos y dejar nuestras cosas al llegar. Pero también está lista para prepararnos para salir, claro, y además, nos podemos echar un vistazo antes en el gran espejo que tenemos. Ahora sí a la altura adecuada.

Entrada

zapatero y espejo

Si seguimos el pasillo para el extremo opuesto nos lleva hacia diferentes estancias, y hemos creado varios puntos focales. En las paredes más estrechas hemos reubicado varios cuadros, unos comprados, y otros que ya teníamos, pero actualizando nuestras fotos.

Pasillo

Pero sin duda, lo que llama la atención son los cuadros con recuerdos de nuestros viajes. Este DIY que encontré de casualidad me inspiró para exponer entradas, monedas, mapas y diversos objetos que normalmente se quedan guardados. Aproveché para repasar álbumes y buscar todo aquello que quería exponer, me hice en ikea con unos cuadros Ribba (además en oferta, por lo que me llevé 12 a casa), con las herramientas, busqué el tutorial y me puse manos a la obra en ratitos.

No necesitamos mucho: básicamente los cuadros y lo que queramos exponer. Pero para que al pasar de horizontal a vertical no se descoloque todo es recomendable hacerse con una pistola de silicona.

Materiales

Yo fui variando los fondos de cada cuadro. En algunos casos aproveché mapas de la ciudad o planos de metro, en otros casos una cartulina blanca. Intenté que cada uno fuera diferente. Todo depende del punto creativo de cada uno.

Se trata de exponer lo más significativo y llamativo del viaje. Lo que traiga mejores recuerdos. Hay que jugar con la composición para destacar lo que queremos mostrar. Y después, se coloca con un punto de silicona, se deja secar y para finalizar se cierra el cuadro y se cuelga.

Ojo que hay algunos tickets que se borran con el calor de la silicona, depende de si son termosensibles.

Cuadros

Cuadros 2

Y poco a poco hemos ido llenando la extensa pared. Y para completarla, otro vinilo que compramos junto con el anterior.

Pasillo Viajes

Pasillo Viajes 2

En la pared contraria volvimos a colocar el bosque, que le da profundidad. Y añadimos unos guardavivos para proteger las esquinas.

bosque2

bosque

Vaya cambio.