Japón por libre XXVIII: Día 14. Tokio: Shibuya, Roppongi y Asakasa

Sábado en Tokio. Tomamos la línea Yamanote que iba hasta arriba. Eso sí, los asientos reservados, libres. Como tiene que ser. Entró una señora y la hicimos hueco para que se sentara y empezó a sonreír y taparse la cara como el mono de Whatsapp (o Nikko) y a decir que no y señalarnos el sitio. Tras negar varias veces, sonrisitas y gestos, finalmente se sentó.

Seguíamos nosotros hablando de nuestras cosas, cuando la señora me toca el brazo y nos da un caramelo a cada uno. No entendimos muy bien el motivo, supongo que como agradecimiento, aunque no había nada que agradecer. Igual que coger el metro en Madrid, oye.

En fin, inauguramos la segunda semana en tierras niponas en Shibuya, la famosa estación donde se encuentra el perro Hachiko y el famoso cruce de peatones.

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Es uno de los distritos más bulliciosos, favorito entre los jóvenes, plagado de neones y luces, lleno de lugares de entretenimiento y centros comerciales con tiendas de ropa que marcan las tendencias. Es una zona muy animada con numerosas tiendas, bares y restaurantes. Y cerezos.

Estatua Shibuya

Cerezo en Shibuya

Hachiko es el punto de encuentro, algo así como el Oso y el madroño de Madrid. Es la estatua de un perro que esperaba a su amo a la salida de la estación cada día a que volviera de trabajar. Un día murió y el perro se quedó once años esperando.

Hachiko

Hachiko

Lo del cruce, ya veníamos con el chip de Shinjuku, así que, mirada al frente y paso ligero. Y que los demás vayan esquivándote.

Cruce de Shibuya

Cruce de Shibuya

Cruce de Shibuya

Cruce de Shibuya

Cruce de Shibuya

Como decía, la zona está llena de comercios, y a nosotros no nos interesaba mucho ir de compras, y menos un sábado, que había gente por todos sitios, así que callejeamos un poco para ver el entorno sin más intención que disfrutar de un paseo.

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Shibuya

Y tras el breve paseo, tomamos Roppongi Dori y nos dirigimos hacia el barrio del mismo nombre.

Roppongi es una zona de gran actividad nocturna, por el día destacan los museos. Quizá su mayor atractivo sea la Torre Mori,  un complejo comercial con observatorio. Cuesta 1500Y, aunque nosotros no subimos.

La verdad es que nos canteamos un poco con la caminata. Las distancias engañan y pensábamos que estaba más cerca un barrio de otro. Sin embargo, tras andar bastante entre edificios insulsos, se nos hizo la hora de la comida y sólo veíamos restaurantes caros. No había pequeños locales donde comer Ramen o de sushi. Ni siquiera supermercados o cadenas de comida rápida. Así que no nos gustó mucho el barrio. Poco que ver y hambre. Mala combinación.

Continuamos caminando por la zona en la que se encuentran la mayoría de las embajadas hasta llegar a Akasaka. En el barrio (aunque nos adentramos en Shiodome) se encuentra una de las grandes atracciones de Tokio: el templo Zojoji y la Torre de Tokio.

Templo Zojoji

Rascacielos

El Templo Zojoji está dedicado al fundador del Gobierno de Edo. Fue construido en 1393, aunque ocupa esta ubicación desde 1598. Ha sufrido incendios, terremotos y bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, así que ha sido reconstruido en su gran mayoría, a excepción de la puerta principal Sangedatsumon.

Templo Zojoji. Puerta Sangedatsumon

Mide 21 metros de alto, 28,7 metros de ancho y 17,6 metros de profundidady es Patrimonio Cultural de Japón.

Una vez que entramos en el recinto, a mano derecha encontramos la campana Daibonsho, que fue construida en 1673 y es una de las tres grandes campanas del período Edo.

Cerezos en Templo Zojoji

campana Daibonsho en Templo Zojoji

El atractivo del templo no son sólo sus edificios, la puerta o la gran campana, sino que los cerezos comenzaban a estar en flor y le daban cierto encanto.

cerezos en Templo Zojoji

Cerezos en Templo Zojoji

Cerezos en Templo Zojoji

Entorno Templo Zojoji

El Hanami es todo un acontecimiento para los japoneses y se pueden pasar mil horas haciendo fotos a los cerezos. Comprobado, imposible hacer una foto despejada, siempre hay alguien con cámara, móvil o tableta inmortalizando los pétalos. Me incluyo, claro.

Además, de los cerezos, es peculiar cómo contrasta lo antiguo con la modernidad de la Torre de Tokio al fondo o los rascacielos.

Templo Zojoji

Templo Zojoji

Templo Zojoji

Templo Zojoji y Torre de Tokio

Torre de Tokio desde Templo Zojoji

Se puede llegar a ella bordeando por el camino lleno de estatuas Jizo y un paseo entre árboles, cerezos en su mayoría.

Templo Zojoji. Estatuas Jizo

Templo Zojoji. Estatuas Jizo

Templo Zojoji. Estatuas Jizo

Torre de Tokio

Torre de Tokio

La Torre de Tokio es una copia de la Torre Eiffel de París (que no tengo el gusto), aunque es más alta que ésta. De hecho, es la torre más alta del mundo de acero autosoportada. Mide 333 metros y está pintada de rojo y blanco por normativa aeronaútica.

Torre de Tokio

Torre de Tokio

Construida en 1958, es una torre de transmisión de radio y televisión. Y por supuesto, atracción turística. Abre de 9 a 22 horas y cuesta 900Y. Pero hay dos miradores, uno a 150 metros y otro a 250. Si quieres subir al más alto has de pagar un extra de 700Y. Y se forman unas colas tremendas, por lo que mejor ir con tiempo.

Torre de Tokio

Torre de Tokio

En la planta segunda se puede acceder de forma gratuita y está llena de tiendecitas donde se pueden comprar recuerdos. Camisetas, imanes, figuras, palillos, pañuelos y todo tipo de cachivaches. Y no tienen mal precio.

Torre de Tokio

Torre de Tokio

Y en los pisos inferiores hay un museo de cera, un acuario y varias atracciones.

Para finalizar el día, nos dirigimos hacia la estación de Hamamatsucho. Y por fin nos sentamos a comer algo en un Subway cercano. Habíamos subsistido con unos sándwiches de un Family Mart, pero eran las 5 de la tarde y teníamos hambre, así que en el primer sitio que vimos pasamos. Además, los subways nos gustan. Eso sí, varía el menú. Tienen opciones interesantes, como el bocadillo de gambas y aguacate. Y como curiosidad, sólo hay un tamaño.Y yo que estaba que me comía los codos ya.

Menú Subway

Comida Subway

En Japón les preocupa la salud y tienen control de las porciones y equilibrio en la alimentación. Ya os comenté que ponen la sal y el azúcar aparte. Si engordas, en tu empresa pueden darte un toque de atención, incluso despedirte, pues consideran que eres un riesgo andante, puedes tener alguna enfermedad cardiovascular que te lleve a necesitar una baja o intervenciones quirúrgicas.

Aunque era pronto, tomamos la línea Yamanote hasta Okachimachi y al hotel a cenar y descansar, que el día había sido realmente agotador.

Cerezos

Cerezos

Anuncios