Vuelta a Madrid

Amaneció nuestro último día de viaje. Teníamos el vuelo a las 13:30, por lo que en un principio, al planificar la ruta, di por hecho que nos daría tiempo a ver algo, como por ejemplo el barrio de Muranów. Pero claro, eso era teniendo en cuenta que había marcado mal el hotel en mi ruta, y ahora estábamos en una zona completamente diferente y ya no teníamos que volver a la estación central para ir al aeropuerto.

Así pues, la noche anterior repasamos nuestras opciones. Si consideramos que tendríamos que estar en el aeropuerto un par de horas antes, habría que salir de la estación sobre las 10:45 – 11 como muy tarde. Pero había que llegar antes a esa zona, y recorrer Muranów cargados (o dejar las mochilas en la estación). Así que al final pensamos que era un madrugón innecesario. Que intentar verlo a la carrera no merecía la pena.

Por tanto, nos levantamos, desayunamos tranquilamente, terminamos de empacar y salimos del hotel. En lugar de ir a la estación central, descubrimos que en la misma parada en que nos habíamos bajado al llegar a la ciudad teníamos un bus que llevaba directamente al aeropuerto, así que para allá que nos fuimos.

La verdad es que el transporte público se extiende por casi toda la ciudad. Entre autobuses, tranvías, tren ligero y metro, es raro el sitio donde no se puede llegar. Los autobuses tienen la numeración en base a su recorrido. De forma que por ejemplo del 101 al 199 circulan por el centro, los numerados del 400 al 500 conectan el centro con los barrios aledaños, los nocturnos van del 600 al 699, del 700 en adelante van desde el centro a las afueras y los que llevan la E antes del número son los express.

Esta vez el conductor no llevaba billetes de la tarifa general, por lo que nos dio dos por persona de la reducida. Al final el precio era el mismo.

Billete reducido

El trayecto hasta el aeropuerto Varsovia-Frederic Chopin no fue tan largo como pensábamos. En apenas media hora estábamos allí. Este es el principal aeropuerto de la ciudad ( y del país) y se encuentra a unos 10 kilómetros de Varsovia. A 35 se localiza el aeropuerto de Varsovia-Modlin, inaugurado en 2012 y en el que principalmente operan las Low Cost.

Aeropuerto Varsovia-Frederic Chopin

No obstante, en la terminal principal del Chopin también hay una parte de la terminal dedicada a compañías de bajo coste. La T2 sirve vuelos nacionales e internacionales de la Star Alliance.

Aeropuerto Varsovia-Frederic Chopin

Nuestro vuelo era con Norwegian, así que seguimos las indicaciones y nos dirigimos hacia el hall en busca de unas pantallas en las que localizar nuestro vuelo y saber dónde podíamos facturar la mochila grande. Pero, sorpresa, resulta que nuestro vuelo a pesar de salir, no tenía mostrador asignado. De hecho, mirando el resto de vuelos, me di cuenta que ninguno de Norwegian lo tenía.

Aeropuerto Varsovia-Frederic Chopin

Así que, como íbamos bien de tiempo, nos dimos una vuelta por la pequeña terminal a ver si era cuestión de tiempo, pues aún era algo pronto. Pero nada, un rato más tarde, seguía sin aparecer mostrador. Y los vuelos que llegaban a su hora de despegue (de Norwegian) tampoco lo mostraban. Y como más vale prevenir que ir a la carrera, me acerqué al puesto de información a preguntar.

Aeropuerto Varsovia-Frederic Chopin

Y parecía que sí había mostrador asignado, porque la chica me lo buscó y facilitó al momento. Era la primera vez que volábamos con Norwegian y estaba empezando a ponerme nerviosa, no sabía si tomármelo como mala señal.

Sin embargo, aquello mejoró. Estábamos en la cola cuando abrieron la facturación e inmediatamente me llegó el sms de la compañía informando de ello. Bien, vamos mejorando.

La facturación fue rápida pues teníamos la maleta pagada ya desde la reserva. Así que después de descargar, nos fuimos a la sala a esperar el embarque, que hicimos desde la pista, con escalera.

Norwegian

El avión parecía bastante nuevo. Los asientos eran de imitación cuero, pero me recordaron por grosor a los de easyjet. Podríamos decir que el tipo de avión, espacio, acomodación y equipación era similar. Lo justo para un vuelo de corta distancia.

Avión Norwegian

Avión Norwegian

Avión Norwegian

La anécdota del día la tuvimos cuando íbamos a acomodarnos en nuestra fila. El azafato que estaba en nuestra zona dando la bienvenida y ayudando a subir el equipaje en los maleteros había sido compañero mío en la facultad. ¡El mundo es un pañuelo!

El vuelo transcurrió tranquilo y más rápido que nunca gracias a la WiFi gratuita de Norwegian. Había oído y leído sobre ella, pero es de estas cosas que hasta que no las vives en directo, no te las terminas de creer. Pero sí, doy fe de que existe y de que funciona. Cuando se apaga la señal luminosa de “abróchense los cinturones”, simplemente hay que buscar la red “Norwegian Internet Access” y conectarse. Al abrir el navegador pedirá aceptar condiciones y listo. Yo usé sin problemas tanto ordenador como móvil.

La misma web de Norwegian también permite ver la televisión en directo (Bloomberg Television y TV 2 News) o vídeos a la carta entre una selección de películas y series. Por lo que vi, algunas opciones son gratuitas, para otros casos hay que pagar 5€ y el acceso al contenido es válido para 24 horas, por lo que se puede seguir viendo en segundo vuelo, por ejemplo en una conexión.

Esta opción de entretenimiento equipara cualquier dispositivo con las pantallas multimedia en los respaldos, algo que no suele existir en los vuelos de corta distancia. La mayoría ya volamos con un dispositivo (si no más) a bordo, así que, está bien tener la opción.

En el menú también podemos acceder al mapa que nos localiza por dónde volamos en ese preciso momento, así como la distancia recorrida/por recorrer, la altura y otro tipo de datos.

Mapa

Nosotros sobrevolamos los Alpes y aún había nieve.

Por último, podemos pedir la comida directamente, pagar, y la tripulación te la acercará a tu asiento. Imagino que tendrán algún tipo de dispositivo en el que les saldrá la alerta de que el pasajero del 23F ha pedido X. Porque eso sí, la comida no está incluida, porque no hay que olvidar que se trata de una low cost. Nosotros habíamos gastado los últimos zlotys que nos quedaban en comprar unos sándwiches y una chocolatina, así que con eso nos apañamos hasta llegar a casa.

Así que entre comer, trastear con la web de Norwegian, ver lo que ofrecían, navegar y hablar WhatsApp y Telegram, el vuelo se pasó volando, nunca mejor dicho, y a las 17:10 estábamos aterrizando en Madrid dando por concluidas nuestras vacaciones de verano. Pero aquí no acababa nuestro año viajero. Ya teníamos reservado el siguiente para noviembre.

En breve comenzará una nueva serie viajera.

Anuncios

Road Trip por Escocia. Día 14: Regreso a Madrid

Y llegó el día del regreso. Todo tiene su fin. Teníamos el vuelo a las 12:05 de vuelta a Madrid, con lo que teníamos que levantarnos pronto, porque necesitábamos una hora para tomar el bus al aeropuerto, y un par de horas antes que has de estar allí…

La noche antes ya habíamos dejado la maleta hecha, nos faltaba finiquitar los últimos detalles antes de partir. Como no teníamos desayuno en el Easyhotel, salimos a un costa café que teníamos cerca y nos tomamos un café / té chai, un zumo y una magdalena tranquilamente.

Desayuno

Después volvimos al hotel, nos cercioramos de que llevábamos todo, recogimos, y nos fuimos hasta Waverley Bridge para coger el bus. Como ya habíamos comprado el billete de ida y vuelta, tan solo tuvimos que enseñarlo al subir.

Bus aeropuerto

Facturamos la maleta y nos dimos un paseo por la pequeña terminal buscando algo que comprar para comer ya que en el vuelo si queríamos comer algo, tendríamos que pagar igualmente y las opciones son menos variadas. Aunque tampoco es que tuviéramos mucho dónde elegir.

Y nos despedimos de Escocia con un nuevo viaje ya en mente, pues mientras hacíamos cola para embarcar en nuestro avión mi hermano nos escribió comentando que estaba hablando con un amigo para hacer una escapada en diciembre… Y como estábamos un poco nostálgicos, nos unimos a la aventura.

Pero para ese nuevo periplo habrá que esperar aún.

Escocia desde el avión