Los dialectos no tienen gramática

Leo indignada en el soporífero viaje en tren de vuelta a casa que la Sociedad para el Estudio del Andaluz ha promovido una idea ridícula: que los andaluces escriban como hablan. Y lo podéis leer aquí. De todas formas, para quien no quiera abrir una nueva pestaña, le pongo un fragmento, breve, eso sí, que hace daño a la vista:

“Lah normah gráfikah ke ze prehentan en ehte dokumento zon, komo reza er zuhtítulo, una propuehta, abierta y flezible, pa empezà a trabahà”. Azí comienza la propuehta de normah ortográfikah pa la lengua andaluza elaborá por el ehkritó Huan Porrah, uno de loh integranteh de la Zoziedá pal Ehtudio’el Andalú.”

Sinceramente, me parece una auténtica estupidez. Vamos a ver, la norma gramatical y ortográfica está para algo, precisamente para que, independientemente de los rasgos lingüísticos de cada zona, acentos o refranero popular zonal, nos entendamos todos. En la lengua hablada nos entendemos gracias a elementos no verbales, y aún así, a veces un gallego y un andaluz pueden encontrarse en una situación en la que les cueste entenderse, no obstante, eliminando ciertos vocablos dialectales, se puede llegar a un buen entendimiento. Y eso por no hablar de si cruzamos el charco…

Además, si cada uno escribiese como habla sería un caos, pero no sólo de una punta a la otra del mapa, sino dos mismos andaluces. En este texto encontramos por ejemplo el ceceo, y aunque es propio de la zona, no todos cecean. Sí, se comen las eses al final de las palabras, pero no todos tienen el mismo deje. Me parece una paletada. Es como si ahora decidiésemos escribir como en los mensajes de texto del móvil, que hay algunos que ya no saben escribir de otra forma…¡¡Venga!! Y a ver qué abreviaturas usamos, ¿las de Fulanito, las de Menganito? Ya de por sí era un caos usar los apuntes de otro hasta que descifrabas su código taquigráfico…

En fin, que me parece un atentado al castellano, porque señores de la Sociedad para el Estudio del Andaluz, el andaluz como lengua no existe, sino que es un dialecto por no tener gramática, que es básicamente la diferencia entre ambos conceptos.

Me parece que todo esto se basa en la teoría de ¡¡seamos diferentes!! Durante la época franquista no se permitían las lenguas vernáculas ni los acentos. Pobre Fraga con lo mal que habla castellano… Con la democracia y la libertad se pasó a todo lo contrario hasta llegar al punto de este momento en que hay que usar lo más paleto y en desuso, simplemente porque es característico de una zona. Y ojo, que esos rasgos dialécticos, geosinonimias y demás me parecen muy respetables (e interesantes desde el punto de vista lingüístico), pero una cosa es usar coletillas, dichos y diretes, y otra muy diferente es hablar como nuestros bisabuelos…Ay, esto de la crisis está haciendo que la gente se ponga a pensar y no sé si es bueno,  porque estas ideas no tienen ni pies ni cabeza…¿Os imaginais un idioma sin norma ortográfica ni concierto? Pues sería más o menos así:

“Los comisionados de la Unión Europea han anunciado el acuerdo que ha sido alcanzado para adoptar el castellano como el idioma preferido para Europa, por encima del alemán, el cual fue el más fuerte candidato. Como parte de las negociaciones, las autoridades europeas reconocieron que la ortografía castellana tiene algunas reglas que deben mejorarse y se ha aceptado un plan a cinco años el cual será conocido como el EuroCastellano (Euro en forma abreviada)

En el primer año, la “Z” será usada en vez de la “C” suave y la “S”, ziertamente, loz zervizioz zivilez rezibiran eztaz notiziaz con alegría. También la “C” fuerte y la “QU”serán remplazadaz con la “K”. no zolo ezto zerá más klaro y evitará confusiones, también loz teklados tendrán menoz letraz.

Krezerá el entuziazmo públiko en el zegundo año, kuando problemaz komo la “Ñ” y loz azentoz dezaparezcan. La “Ñ” zerá remplazada por el zímbolo * y loz azentoz y laz diéreziz no ze deberán ezkribir. Azi palabraz komo año zera ezkrita komo a*o evitando konfuzionez kon ziertaz zonaz del kuerpo humano que podria da*ar la moral publika.

En el terzer a*o, la azeptazion publika de la nueva ortografia puede eztar ezpektante de alkanzar la nueva etapa kuando kambioz maz komplikadoz zean poziblez. Loz gobiernoz alentaran a eliminar laz letraz doblez, laz kualez ziempre han zido un falo para la ortografia korekta. Tambien todoz eztaran de akuerdo de eliminar la letra muda “H”, cambiar la “B” por la “V” y la “I” por la “Y”. de ezta forma ze reduzyran loz tama*oz de loz tekladoz y ze perdera menoz tyempo penzando komo devo ezkryvyr la palavra eroe.

Para el kuarto a*o, el puevlo zera rezeptyvo al zyguyente pazo komo ez el remplazo de laz “N” por laz “M”, laz “R” al fymal de la palavra por la “L” (vuzkamdo um azercamyemto con Ameryka Latyna).

Duramte el kymto a*o ze prozedera a elymymal todas laz komzomamtez al fymal de laz palavraz memo lo vervo. Para de ezta forma todo lo payze comtryvuya a buzkal um azerkamyemto ydyomatyco.

Zy lo kambyo mo gemera muka comfuzyome, ma camvyo zera aplykado e e futuro

Keda de uztede, atemtamemte

KOMYZYOMADO DE YDYOMA DE LA UMYO EUROPEA”

Series terminadas: Club contra el crimen y Moonlight

Aquí estoy otra vez dando la lata con mis series (aunque haya quien prefiera que hable de fútbol). Y es que ya he terminado otras dos de única temporada. De la primera que os quiero hablar es de Women’s Murder Club, que en España la han bautizado como Club contra el crimen. Como imaginaréis, se trata de una serie policíaca, otra más para la saca. Es una serie ambientada en San Francisco y protagonizada por cuatro mujeres: la inspectora de homicidios Lindsay Boxer, la forense Claire, la ayudante del fiscal del distrito Jill y la periodista Cindy. En sí no se trata de un club, las tres primeras trabajan juntas, y la cuarta, la periodista, al investigar en el primer capítulo hace alusión a que las tres amigas forman una especie de club. Cada una aporta su granito de arena a la hora de resolver los casos: los contactos, las experiencias personales, la determinación, la obsesión por el trabajo…

El resto del elenco lo completan el compañero de Lindsay, Jacobi, un inspector experimentado; el novio de Jill, Luke, que es médico; el marido de Claire, que está en silla de ruedas tras un tiroteo; y el teniente Tom Hogan, exmarido de Lindsay.

La trama central de la serie es encontrar a un asesino que cose los labios de sus víctimas. Aunque en realidad, eso es lo que parece al principio, pero creo que los guionistas se olvidaron del caso. Si se supone que el personaje está atormentado por los crímenes de ese psicópata, deberían verse más referencias. Pero imagino que la huelga de guionistas influyó mucho al respecto. Sólo consta de 13 capítulos y es una mezcla de cualquier serie policíaca con un toque de Sexo en Nueva York, sobre todo los encuentros de las cuatro mujeres en el restaurante. No sé el motivo, pero existe últimamente una obsesión por hacer series de mujeres. Ésta, no triunfó. El final no es concluyente, pero tampoco deja demasiadas cosas abiertas. Es más como un final de temporada, supongo que esperando una renovación. De todas formas, hay una pregunta que me surge muchas veces, ¿cómo se puede cerrar dignamente una serie? Pero dejaré la divagación para otro momento.

Paralelamente he seguido la serie Moonlight, que también es breve, una única temporada de 16 episodios. La serie  pero da la sensación de que adelantaron demasiado las tramas. El protagonista es Alex O’Loughlin, Mick St. John, un vampiro que trabaja como detective privado en Los Ángeles. Se convirtió en vampiro en su noche de bodas y a lo largo de su vida como vampiro toma la decisión de no beber la sangre directamente de los humanos, sino que se la proporciona un forense. Su gran amigo, que no comparte esa filosofía es Josef, pero fíjate que yo sigo viendo a Logan Echolls. En sus inicios como vampiro salva a una niña que casualmente años después resulta ser la periodista que le ayudará en sus casos. La relación es interesante, pero creo que sale a la luz demasiado pronto, además de ser un quiero y no puedo. Pero al igual que con la anterior, no sé si se puede juzgar el desarrollo de los capítulos, ya que la huelga de guionistas hizo mucho daño. En un principio tenían prevista ya la segunda temporada, pero con la huelga decidieron que la serie volviera y que finalizara con 16 capítulos y no con 22 como estaba previsto. De ahí que todo haya ido tan rápido (y a la vez tan lento). La idea no era mala, de hecho la estética de la serie está cuidada, pero ya sabemos cómo va lo de las audiencias. Aunque hay que decir que tras su cancelación hay un movimiento para recuperar la serie por parte de los fans (e incluso el prota se ha unido a la iniciativa) en el que están donando sangre para llamar la atención. Pero al parecer no hay intención de seguir con ella por parte de la CBS.

En fin, a ver si este año no tenemos ningún tipo de incidente como el año pasado y hay más suerte con las nuevas series. Aunque no todos los estrenos del 2007 han tenido tan fatídico resultado. En otro momento ya os hablaré de Samantha, Who? o Life.

Serie terminada: Painkiller Jane

El otro día os hablé de series que he terminado de ver. Series más o menos largas que terminaron por diversas circunstancias, pero que tuvieron cierta continuidad.

Bien, pues otra opción, en cuanto a las series canceladas, es la de ver una serie que ha sido cancelada mucho antes, es decir, no han llegado ni mucho menos a las 4 temporadas. Tal es el caso de Painkiller Jane, que sólo tiene una temporada. Es una serie de acción en la que un grupo secreto del Gobierno se dedica a reclutar neuros (unos seres con poderes neurológicos). Nadie sabe de dónde vienen, ni por qué sus alteraciones genéticas. Jane, la protagonista, se incorpora a este grupo casi por obligación después de ser expulsada de Narcóticos. En su primera misión descubre que no puede morir (a lo Claire Bennet en Héroes), aunque eso no implica que no sienta dolor, pero ella tiene una voluntad de hierro, por eso su padre le puso el sobrenombre de Painkiller (analgésico).

La serie sólo cuenta con una temporada de 22 capítulos, y menos mal, porque la verdad es que deja mucho que desear, la intención no es mala, pero no han sabido llevarla bien a la televisión. No sé, los efectos especiales, la fotografía…hay algo que no termina de convencer. Y eso es lo que les debió pasar con la audiencia. Aunque bueno, por lo menos ésta tiene un final concluyente.

La que no tiene un final concluyente es New Ámsterdam. Tan sólo consta de 8 episodios y está protagonizada por el actor danés Nikolaj Coster-Waldau, un total desconocido, al menos para mí.

Ésta no sé siquiera si ha salido en España, ya que yo la he visto en VOS. Es otra serie policíaca pero con la característica de que su protagonista (un inspector de policía) es inmortal porque salvó a una nativa india en 1642 durante la conquista de Norteamérica por el ejército holandés. Así que no se convertirá en mortal hasta que no conozca a la Elegida. Y así lleva 400 años, con profesiones, amigos, perros (a los que llama por el número), hijos y mujeres que se van quedando en el camino. Su aspecto sigue siendo el de un joven de 35 años, pero al mismo tiempo tiene un gran pasado que le permitirá resolver los casos. Sin embargo, el que más le preocupa es el suyo propio, esto es, el conocer a su verdadero amor. Y parece que lo ha encontrado cuando de repente en el metro le da un ataque al corazón. Este hecho le hace pensar que quizá se cruzó con la Elegida. En principio suena interesante, pero como ya dije, si os lanzáis a verla, que sepáis que dejan la trama inconclusa y te quedas un poco a cuadros.

Y como me está quedando un poco largo, en otro momento os hablo de un par de series más.