Balcanes I. Día 1: Vuelo y llegada a Zagreb

Los tres meses que transcurrieron entre nuestro Road Trip y el viaje a los Balcanes se hicieron duros, pero finalmente llegó el día del comienzo de nuestras vacaciones. Nuestro vuelo estaba programado para las 16:30, así que salimos de casa a las 2 de la tarde pues teníamos que facturar.

Esta vez íbamos a ser 3 (pues se venía con nosotros mi prima) y habíamos concentrado nuestro equipaje de forma que prácticamente el 85% quedara recogido en la mochila de 50 litros. Además, cada uno llevaríamos una mochila de mano: una de 25l con la ropa restante, otra de 30l en la que llevamos la electrónica (cargadores, baterías, cámara, cables…) y una tercera de estilo escolar con la documentación (billetes, reservas, información sobre el destino), una botella de agua y comida.

Tras facturar la mochila nos dirigimos al control y buscamos nuestra puerta de embarque. Y para hacer tiempo, nos sentamos tranquilamente a comernos nuestros bocadillos de tortilla francesa. En teoría teníamos una hora por delante de espera, pero acabó convirtiéndose en hora y media, porque el vuelo se retrasó y no salimos hasta las 16:50. Así, también tardamos algo más de lo previsto en llegar y, aunque recuperó en el trayecto, pisamos suelo croata a las 19:30. Después tuvimos que pasar por el control de pasaportes, lo que nos entretuvo fácilmente otra media hora.

Eso sí, cuando llegamos a la cinta para recoger el equipaje, nuestra mochila estaba ya allí dando vueltas, con lo que fue cogerla y buscar la salida.

Para llegar al alojamiento teníamos que coger un autobús, pero no llevábamos kunas, así que lo primero que hicimos fue buscar un cajero para sacar efectivo. La Revolut funcionó a la perfección en el cajero croata.

Tras un breve paso por la oficina de información para confirmar los datos del bus y hacernos con un mapa, nos fuimos directos a la dársena, pues el bus estaba ya con las puertas abiertas. El trayecto al centro de la ciudad nos costó 30 kunas por persona.

Al final, entre unas cosas y otras nos habían dado las 9 de la noche y teníamos que contactar con la anfitriona de nuestro alojamiento para hacerla saber que, aunque íbamos con retraso por el vuelo, estábamos al llegar. Nos costó contactar y encontrarnos por un malentendido con el número de portal, pero finalmente lo conseguimos. Después de enseñarnos el piso, comentarnos algunos detalles (como que cerráramos las ventanas si llovía porque entraría el agua dentro) y tomar nuestros datos para el registro, nos dejó solos.

El piso era bastante amplio, con un salón conectado a la cocina (parece que habían tirado una parte de la pared que los separaba), un baño y dos habitaciones. Era algo viejo, pero se veía que habían hecho algo de reforma y reacondicionamiento.

Pero tampoco nos entretuvimos mucho, pues era tarde y además de querer pasarnos por la estación para intentar sacar los billetes a Liubliana había que buscar cena.

Dadas las horas, las taquillas de la estación no estaban abiertas y el billete, al ser internacional, no se podía sacar en máquina, por lo que solo nos quedaba encontrar algo de comer. Siendo sábado por la noche solo había abiertos locales de comida rápida tipo kebab o pizzerías, así que acabamos en uno que además tenía una especie de bocadillos con pan parecido al de pita y tras comprar uno para cada uno y algo de beber (87 kunas), volvimos al apartamento.

Mientras cenamos nos replanteamos nuestros planes. Nos dimos cuenta de que habíamos cogido el apartamento para un día menos de lo que pensábamos estar en la ciudad  (cosas que pasan a veces), por lo que tuvimos que buscar otras opciones de alojamiento. Sin embargo, dado que vimos que había bastantes apartamentos disponibles en diferentes webs, lo pospusimos para el día siguiente para hablar con nuestra anfitriona y ver si podíamos alargar un día más en su casa. Si no, pues al menos sabíamos que tendríamos dónde elegir.

Otro tema a tratar fue la excursión a Liubliana, que teníamos pensada hacer el domingo (al día siguiente). No obstante, nos encontrábamos con dos problemas. Por un lado la previsión meteorológica amenazaba con un diluvio, y por otro el tren salía a las 7 de la mañana y no teníamos los billetes. Sin embargo, en Zagreb, aunque parecía que también iba a llover, la previsión auguraba tormentas intermitentes y de menor intensidad. Así pues, alteramos el orden y dejamos el viaje a la capital eslovena para el lunes, que ya la lluvia se habría marchado. De este modo podríamos sacar también con tiempo los billetes.

Tras deshacer las mochilas para repartirnos la ropa y unas duchas rápidas, nos fuimos a descansar entre truenos y relámpagos. Parece que sí que llegaba la lluvia. Eso sí, habíamos cerrado las ventanas y bajado las persianas para que no lloviera dentro.

2 comentarios en “Balcanes I. Día 1: Vuelo y llegada a Zagreb

  1. Pingback: Preparativos de nuestro viaje a los Balcanes | Una cosa te voy a decir
  2. Pingback: Balcanes IV. Recorriendo Zagreb: Donji Grad (Ciudad Baja) | Una cosa te voy a decir

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.